Crónica DESERTFEST-BERLIN (Día 4)

La 10 edición de Desertfest Berlín llegaba a su última etapa tras tres jornadas intensas. En el último día actuarían: SÂVER, SLOMOSA, KALEIDOBOLT, STÖNER, PIGS PIGS PIGS PIGS PIGS PIGS PIGS, UFOMAMMUT, ROTOR, ELDER y BARONESS

SÂVER

La banda noruega desarrollaba su show entre una densa neblina creado por los efectos de humo presentes en casi todos los shows, pero llevando esta atmósfera mas allá. Alternando momentos de un aparente misticismo con golpes de post-metal y momentos hardcore. Contundentes y pesados, su gritón cantante acompañaba las embestidas de sus ásperos riffs en esa espesura inquietante y oscura. Seguramente no son la mejor banda para abrir una jornada, pero el trio se desenvolvió con solvencia para gozo de sus más fervientes seguidores.

(video gentileza de Mister Virus)

SLOMOSA

Lo de los noruegos es un caso especial. Una banda que salió por primera vez a tocar fuera de las fronteras de Noruega el pasado otoño (Desertfest-Amberes) y que desde entonces no ha parado de tocar. Llegaban a Berlín siendo esperados con sumo cariño por sus más fieles seguidores. El joven cuarteto, como ya había comprobado unas semanas antes en Madrid, se mantiene fiel a su propuesta sin muchos altibajos. Solventes y sabiendo combinar la frialdad del norte de Europa con la calidez de los desiertos californianos. Ellos son una banda especial y el buen trabajo que hacen con las melodías hace que su música no resulte estereotipada, sabiendo como conquistar a su audiencia, algo que consiguieron con una gran actuación que muchos recordarán.

(video gentileza de Mister Virus)

KALEIDOBOLT

El trio finlandés se incorporaba a última hora al line-uop del festival ante a ausencia de los franceses SLIFT. Otra banda que había visto en directo unas semanas antes, y que sobre el menor de los escenarios del Desertfest, dejó un rastro de destrucción. Conquistando al público por la vía rápida, el torbellino KALEIDOBOLT cayó sobre Berlín dejando un paisaje desolador. Su propuesta basada en la psicodelia cósmica ejecutada a la velocidad de la luz, resulto ciertamente impactante, y con ella consiguieron una de las actuaciones más destacadas de todo el festival. Puede que no todos supieran asimilar su sonido, pero que duda cabe, que las caras del público durante su actuación eran el reflejo de que el trio había sorprendido a muchos. Cada día más maduros y con un sonido personal, que, si bien está basado por momentos en el sonido heredero de bandas como  Hawkwind, también bebe del proto-metal de los 70’s, pero con la suficiente personalidad como para que se les pueda identificar por ellos mismos. Salvajes, enérgicos, insuflaron las fuerzas que ya iban empezando a faltar a un público exhausto tras las tres jornadas anteriores. ¡Arrolladores!

(Video cortesía de Mister Virus)


STÖNER

Las leyendas del desierto con dos KYUSS en sus filas eran el primero de los platos fuertes de jornada. Tuve la sensación que se su primer álbum no había calado demasiado profundo en los corazones de los fans, pero ver juntos a Brant Bjork y a Nick Oliveri siempre es un aliciente. Su actuación estuvo de alguna manera marcada por los problemas de sonido, que enfurecieron a un Nick que se mostraba cabreado porque aquello no sonaba como el quería. De hecho, hubo un momento en el que llegué a temer por la continuidad de su actuación ya que Nick maldecía y estuvo a punto de lanzar su bajo ante la frustración. Dejando esto a un lado, su actuación fue correcta pero no tan sublime como la que había visto en el Kristonfest en Madrid tres semanas antes. Fueron leyendas, y todavía lo son a pesar de las adversidades siguen siéndolo. Si los problemas de sonido apagaron su actuación, los californianos apostaron fuerte y cerraron su actuación con dos versiones de KYUSS (Green machine y Gardenia) con las que se congraciaron con un público desbocado.

(video cortesía de Mister Virus)

PIGS, PIGS, PIGS, PIGS, PIGS, PIGS, PIGS, PIGS

Los británicos son una banda con la que no hay medias tintas, o los amas o los odias. Su extraña puesta en escena con su cantante encogido como un perturbado en su celda de aislamiento o arrastrándose por el suelo del escenario suele ser algo desconcertante, pero la banda es capaz de convertirse en un particular Doctor Jekyll y Mr. Hyde. Mi experiencia previa con ellos en concierto fu tal y como describo, algo desconcertante, y en esta ocasión me parecieron una banda extraña, pero que tiene algo. Con su actuación lograron embadurnar al público de esos lodos lúgubres a golpes de sludge entre momentos más psicodélicos.  

(video gentileza de Mister Virus)

UFOMAMMUT

Una banda que no deja de sorprenderme. Con mas de 20 años de carrera a sus espaldas y gran legión de fans, tras la publicación de su último álbum tenía mis dudas del camino por el que tiraría su actuación. ¿Veríamos a los UFOMAMMUT más pesados o su actuación tomaría la ruta de la experimentación? Auspiciados por un rojo marciano en el juego de luces, sus riffs se alargaban guardando el equilibrio entre la densidad sludge y la vocación cósmica. Con bastantes momentos psicodélicos, pero también con brillantes momentos de contundencia sonora. Con estos últimos conectaban mas con el público, ya que las pausas lisérgicas provocaban un letargo en los asistentes. No era el típico ‘viaje’ te lleva a flotar, sino más bien incredulidad o apatía en la mayor parte de la audiencia; o al menos decían sus rostros, unos rostros que se agitaban cuando la intensidad subía. Un show equilibrado que combinaba ambas facetas, acabó por conquistar a un publico entregado.

(video gentileza de Mister Virus)

ROTOR

Dentro del apartado de bandas veteranas encontramos a los berlineses. El cuarteto es capaz de ofrecer su mejor versión en cada una de sus actuaciones, sin que nunca fallen a sus incondicionales. ROTOR son una banda que no se prodiga mucho en directo, y que rara vez sale a tocar fuera de Alemania, por lo que para muchos de los presentes, era la primera ocasión en la que podían verlos en directo. La profesionalidad con la que afrontan cada una de sus actuaciones hace que todo este premeditado, pero a su vez que cuente la frescura de la improvisación. Ellos no interactúan con el público, se limitan a tocar sus canciones, y su música, hace el resto. En su ciudad natal ofrecieron uno de los mejores shows que los visto, y eso que siempre han estado sobresalientes. Pesados y volátiles a la vez, consiguen golpear con sus riffs con toda la contundencia posible, pero a la vez hacen que toda la audiencia levite en un sueño del que nadie querrá despertar. Bien podemos decir, que ROTOR nos regalaron uno de los mejores shows de todo el festival, sin un solo ‘pero’. A lo largo de los cuatro días de festival, hubo muchas bandas que tuvieron algunos problemas con el sonido. La premura de tiempo para comenzar las actuaciones hacía que el sonido se fuera equilibrando según las bandas iban interpretando sus canciones, pero entre bambalinas pude comprobar que ROTOR había facilitado al técnico de sonido un par de folios con todas las claves de su configuración, esto quedo reflejado en show impoluto en el que nada falló, una actuación de ‘Matricula de honor’ con la que conquistaron a un público con un veredicto unánime. ¡¡¡MAGISTRALES!!!

(video gentileza de Mister Virus)

ELDER

Si con la actuación de ROTOR todos estábamos flotando en alguna nebulosa celestial, el éxtasis no había terminado ahí, ya que llegaba la hora de ELDER. El festival estaba llegando a su fin y parecía que nadie quería que aquello acabara, por lo que durante su actuación el grueso del público estaba junto al escenario principal, donde se iba a producir el que para mí, fue el mejor concierto de todo el festival. Si en sus comienzos ELDER nacieron como una banda de doom y Stoner, ahora, con la madurez que aporta el paso del tiempo, se han convertido en una banda todoterreno, una banda que no deja de experimentar para abrir nuevos horizontes a su música, una música que no se pone límites. Esto quedo meridianamente reflejado en una actuación de 10. ELDER fueron toda maquinaria de perfección, pesados, progresivos, psicodélicos, rockeros, de todo hubo en una actuación en la que con cada canción conquistaban un trocito de nuestros corazones. Largos desarrollos que abarcaba una amplia gama cromática era el argumento que la banda ofrecía a sus fieles en su actuación. Posiblemente la banda que mejor supo adaptar su sonido al del auditorio. No puedo poner ninguna pega a una actuación sobresaliente, esplendorosa y completamente MAGISTRAL. La mejor banda de la edición del 10 aniversario de uno, sino el mejor, festival del género que hay en Europa, Desertfest-Berlin.  


BARONESS

El festival había llegado a su fin, y a estos cuatro intensos días solo les quedaba el epílogo de BARONESS.  Jamás los había visto en directo, y la congregación de público junto al escenario, me trasmitía que son una banda con muchos y fieles seguidores. Para mí era una incógnita, pero siempre estoy abierto a descubrir a grandes bandas y BARONESS, me demostraron que lo son. Una puesta en escena con una luminotecnia bastante atrayente que hacía que cada una de sus canciones brillara con luz propia. El cuarteto de Pensilvania me trasladas a los albores de los 80’s con ganchos de heavy-rock y estribillos contagiosos perfectamente ejecutados, pero también me ponía en orbita con un sonido contemporáneo y absolutamente brillante. Una gratísima sorpresa para mí, ya que consiguieron conquistarme a pesar de no ser en absoluto una de mis bandas favoritas del festival. El público vibrando con ese sonido diabólico a puro heavy-rock, pero también a esas canciones que se convierten en himnos gracias a sus fantásticas melodías. El cuarteto no se quedaba ahí, y también nos brindaba gloriosos momentos de metal progresivo con un sonido limpio pero contundente, algo que no todas las bandas habían conseguido.

Crónica ROTOR en Sala Merleyn- Nijmegen (Holanda)

Los alemanes ROTOR cerraban su gira 2.018 en la Sala Merleyn de Nijmegen (Holanda) y DenpaFuzz no quiso perder la ocasión de poder disfrutar nuevamente de una banda que no se prodiga demasiado fuera de las fronteras de su Alemania natal. El hecho de que cerraran su gira antes de regresar a su casa en Berlin prometía una buena fiesta.

Como acompañantes tenían a la banda local MT. ECHO, de la cual personalmente no tenía ninguna referencia. Si ir a ver a una de tus bandas favoritas es gratificante, también su pone un aliciente descubrir a nuevas formaciones, que como en ésta ocasión, acaban sorprendiéndote gratamente. 

P1130177.jpg

Preparados para la ocasión y tras haber aprovechado para hacer un poco de turismo, nos dirigimos a una sala también desconocida. Con la curiosidad de ver como era y como se podría desarrollar un show de estas características por aquellas tierras, lo primero que nos sorprendió es que a la hora de apertura de puertas solo se encontraba una pareja llegada de Alemania para ver a ROTOR esperando que abrieran las puertas del local. Sin saber exactamente la capacidad que tendría la sala, y que una vez dentro, comprobamos que se trataba de una Sala pequeña, pero muy acogedora, el personal poco a poco fue llegando. P1130158.jpg

Es inevitable hacer la comparación con las salas y conciertos que vemos en Madrid o en cualquier otra sal de España, y he de decir, que todo fue fantástico. El detalle de poder dejar el abrigo en el ropero, sin tener que pagar ningún coste por ello, y comprobar que podías tomarte una cerveza a 2.50 euros era un presagio de que todo iba a ir de lujo. Otro aliciente, es que la Sala tenía un cuarto donde los fumadores podían saciar sus necesidades sin tener que salir a la calle en una fría noche. Llegaba la hora del comienzo de MT. ECHO, no sin antes tener gratificantes encuentros con conocidos que allí se encontraban llegados desde distintos lugares. P1130167.jpg

En ese ambiente familiar, y bajo la penumbra sonaban los primeros acordes del primero de los 6 temas que nos ofrecieron los holandeses. Una apuesta por densos sonidos que transitaban entre el post-metal, el post-rock y la psicodelia pesada. Una banda compacta que de abofeteaba con sus riffs para a continuación acariciarte con relajantes momentos lisérgicos. Sin disco en el mercado, la joven formación tiene disponible 4 temas en soundcloud que trasladaron a su directo con una solidez sorprendente para una banda novel. El cuarteto, con su potente batería, un bajo pulsante que golpeaba el pecho de los P1130170

asistentes, y unas guitarras que se clavaban en nuestros sentidos. Tras la expectación inicial, nos convencimos de que era una banda perfecta para abrir la noche de ROTOR. Aproximadamente tres cuartos de hora después terminaban su show dejándonos un gran sabor de boca.

Llegaba el momento que tanto habíamos ansiado durante el fin de semana. Tener la ocasión de disfrutar de una banda como ROTOR, que raramente no se prodiga mucho en sus giras y que en casi veinte años han publicado seis discos era algo que había que vivir intensamente. Antes del show charlábamos con ellos y nos dejaban claro cual era su propósito y el porqué no se prodigaban mucho sobre los escenarios. Estamos hablando de unos veteranos dentro de la escena stoner y psicodélica, que hacen música por puro placer y divertimento. Si a eso añades que todos tienen familia, el estar girando lejos de casa les resulta complicado.

P1130195.jpg

Son mucha parafernalia subían al un austero escenario, que eso sí, se encontraba lleno de cervezas para mitigar su sed. La máxima que no me canso de repetir de «MENOS ES MÁS» se volvía a cumplir. Iniciando su show con «Vor dem Herrn», uno de los temas contenidos en su último álbum «SECHS», los primeros acordes de esa guitarra mágica nos iba envolviendo desde el principio en la maraña sonora a la que nos tienen acostumbrados. Narcotizantes solos que se transformaban en aldabonazos de riffs pesados, siempre perfectamente ejecutados. P1130228

A continuación, los hipnóticos pasajes de «Gnade dir gott», de su disco «4» cubrían la sala de atmosféricos y sólidos sonidos. Con un repertorio en el que ejecutaron todos los temas de su último disco, intercalandolos con algunos como el precioso «Costa Verde» también de su cuarta entrega, con el que pusieron el listón muy alto. Una perfecta ejecución ante un público entregado y que estaban disfrutando de lo que allí acontecía.

P1130223.jpg

Retomando momentos más lisérgicos con dos temas de «FÜNCH» con los que los cuerpos de los presentes se balanceaban al son de sus aterciopeladas notas a ritimo de sones con matices orientales a los que ya nos tienen acostumbrados, y de los que gustan tanto los berlineses. La ampulosidad era completada con «Ferner Liefen» de su último disco, con una ejecución pesada y plomiza que hacía cambiar esos balanceos por contoneos mucho más vigorosos a ritmo de un bajo «gordo» y denso. Tras el aldabonazo, de nuevo de regreso a espacios de psicodelia apacible y glamurosa. Un sosiego no exento de fuerza.

P1130209

En todo momento, tanto en los pasajes más apacibles, como en los momentos más pesados el equipo de la Sala Merleyn aguantaba impoluto. Un perfecto sonido que engrandecía más si cabe el potencial de ROTOR

Con la concurrencia absolutamente a sus pies nos golpeaban con los potentes riffs y desarrollos de «Auf’s Maul?», en el que dejaban patente, que sabes de qué va esto de los sonidos pesados. Brutalidad y fuerza contagiada en una montaña rusa de sonidos que ascendían como el trueno y descendían como suaves y livianos copos de nieve.

P1130214.jpg

El cierre era para «Falscher Dampfer», el tema que abría su último trabajo, manteniendo las revoluciones por todo lo alto a base de fuzz y distorsiones que nos envolvían a todos los presentes. una tela de araña sonora de la que es imposible escapar.

La noche estaba llegando a su fin, dando por finalizado su show tras una hora y media mágica, no sin antes regalarnos un «bis» de unos diez minutos en que interpretaron su tema «Druckverband», de su último disco «SECHS». Empezando de menos as más la intensidad de los riffs iba aumentando hasta cotas insospechadas para dar por finiquitada una noche especial.

P1130207.jpg

Finiquitado el show, todavía las ganas de fiestas estaban intactas y era el momento de seguir tomando unas cervezas y charlas con la gente que se resistía a abandonar una muy agradable y acogedora sala, pasando a otra estancia distinta de donde se había desarrollado el show en un ambiente y con unas vibraciones sensacionales. 

P1130232.jpg

Así acaba nuestro periplo por aquellas tierras disfrutando por segunda vez este año de una banda muy deseada de ver por los escenarios nacionales que nunca han pisado. Pero…… eso cambiará el próximo año……. Y , hasta aquí puedo leer…. Dentro de un tiempo desde DenpaFuzz os daremos noticias al respecto.

Todas las fotos aquí: https://www.facebook.com/DenpaFuzz/

ROTOR.- «Sechs»

a0322574577_10La fiabilidad de la maquinaria alemana queda reflejada en ROTOR, con su sexto trabajo «SECHS». Tras veinte años de existencia desde su formación en 1.998, el cuarteto alemán sigue fiel a la solidez de sus discos anteriores, con una instrumentación densa a la vez que sutil y elegante. Caminando en un espacio indeterminado entre la psicodelia, el stoner y lo progresivo, tres años después de su anterior disco, se edita «SECHS».

Este verano desde DenpaFuzz comprobamos en vivo como suena alguno de los siete temas que componen este disco, y lo cierto que si hay algo que se pueda decir de ROTOR es que es una banda solvente, particular y sólida, que probablemente no tenga el reconocimiento que merece. Una solidez y densidad que no está reñida con bellos momentos en los que las armonías se vuelven atractivas y reconfortantes. Hablamos de una formación que no se prodiga, ni en sus directos, ni en sus discos. Seis trabajos en veinte años no son muchos, lo que quiere decir, que la banda sigue su propio ritmo, sin complejos.

En «SEUCHS» no encontramos demasiados cambios respecto a sus anteriores trabajos, lo cual, teniendo en cuenta la gran calidad que atesoran, no es nada negativo. Transitando por los terrenos en los que más cómodos se sienten, los berlineses, el dinámico ritmo de «Falsher damfer» y la densa instrumentación a la que nos tienen habituados. lo convierten en un tema que conjuga la pesadez con lo liviano. Largos solos de guitarra cercanos a los dictados de COLOUR HAZE, pero con el propio sello personal, le ubica en una esquina en la que las aristas stoner, las progresivas y las psicodélicas se unen. algún riff de tinte más clásico aparece entre el fuzz del que tanto gusta la banda. Se evidencia la clara distinción entre guitarra rítmica y solista, cada una ejerciendo su propio rol. Un bello final acústico que baja la intensidad pone el broche de oro a un corte que nos hace presagiar, si todavía no lo teníamos claro, que ROTOR se encuentra en plena forma. 

Más complejos y oscuros, en «Allmacht» arremeten con sonidos más graves, gracias a un bajo pulsante, con solos de guitarra generadores de un cierta aura misteriosa. La instrumentación se inclina hacia territorios de sinfonismo progresivo, sin perder la parte psicodélica que también forma parte de sus genes. Avanzando por territorios más pesados, que son aliviados por cierto sinfonismo que hace que acaben decayendo en finos pasajes en los que parece faltar el color, creando un cromatismo grisáceo que se desvanece poco a poco.

«Ferner liefen», arremete con ritmos stoner, gruesos y plomizos, para desdoblarse en la dualidad de guitarras que ondulan y serpentean por sus poderosos surcos. La guitarra devuelve el sosiego a un tema de corte «gordo», pero refinado, lo cual es una de las características de la banda. Por otro lado, cabe señalar que todos los temas salvo el epílogo final duran entre los seis y siete minutos, lo que les permite desarrollar su potencial sin trabas, sin parecer monótonos, ni demasiado vivaces. 

Las primeras notas de «Abfahart» nos sugieren tensión en entornos misteriosos. La descripción se realiza a base de ampulosos riffs repetitivos que transitan por los vastos dominios de la psicodelia pesada, territorios sobre las guitarras sobrevuelan entre la densa bruma que genera la maquinaria instrumental de ROTOR. Fuzz combinado con un ritmo plomizo pero dinámico, que resulta arrollador por momentos.

Con tonos más progresivos, los lánguidos pasajes de la guitarra se incrustan en la calmada y repetitiva base rítmica que sostiene «Vor dem herrn». Una nueva experimentación instrumental que va ensanchando sus notas, con constantes cambios de ritmo, y ondulaciones que llegan a coquetear con momentos post-rock. Un simple flirteo que regresa a esos faraónicos espacios más progresivos en los que no faltan alguna dosis de oscura psicodélica.

Con un lento caminar de acordes de bajo, y una batería evolutiva, «Druckverband» a través de sosegadas estructuras con tintes orientales, las guitarras fusionan la magia y el misterio. En entornos exóticos, pero con atmósferas cubiertas de un manto de oscuridad presidiendo la intriga, bien arropado por un ritmo repetitivo e hipnótico por momentos.

Una locución con voz femenina pone el epílogo sobre hermosos acordes acústicas en un escaso minuto en «Würdigung», tema que cierra este brillante trabajo publicado bajo el sello Noisolution.

Esperemos que la banda no desfallezca, y a pesar de no prodigarse, continúen otros veinte años más dándonos satisfacciones en forma de nuevos trabajos. Lo de prodigarse sobre los escenarios, ya me lo dejaron claro este verano, cuando les preguntaba por la posibilidad de visitar España, algo que en un principio no parece demasiado probable, ante la escasez de shows que hacen fuera de las fronteras alemanas, pero no cejaré en el empeño y en poco más de un mes les insistiré con esa posibilidad en tierras holandesas, donde DenpaFuzz estará para contaros el último show de su tour 2.018.

https://www.facebook.com/rotor.berlin/

https://www.facebook.com/noisolution/