RECOMENDACIONES DE LA SEMANA (WEEKLY RECOMENDATIONS)

MUD SPENCER.- ‘FUZZ SHOP’ (Indonesia) 70’s, fuzz, heavy-psych, instrumental, surf, psycho-doom, psychedelic-rock (reseña aquí)

INFINITY SUN.- ‘ABNORMAL LIFEFORMS’ (US) heavy-psych, psychedelic-rock, space, 70’s, hard-progressive, hard-rock, vintage

ROBOT GOD.- ‘VALLEYS OF PRIMORDIA’ (Australia) stoner, psychedelic-rock, heavy-psych, space-jam

RUDE SKOTT OSBORN TRIO.- ‘THE VIRTUE OF TEMPERAMENCE’ (Dinamarca) fusión, avant-garde, jazz, experimental, instrumental

BORIS.-‘W’ (Japón) experimental, noise, psychedelic, drone, dark ambient, metal, new age

BUSTER AND THE AKS.- ‘NATURE 2.0’ (US) improvisation, jazz, blues, rock, instrumental, psychedelic, experimental,

WOLVESPIRIT.- ‘CHANGE THE WORLD’ (Alemania) hard-rock, 70’s, heavy-rock, blues-rock, rock

SIGHT LAYERS.- ‘LIVE AT AURORA‘ (Hungría) jam, improvisation, psychedelic, kraut, heavy-psych

AUA.- ‘THE DAMAGED ORGAN’ (Francia) experimental, alternative, kraut, lo-fi, electronica

SOM.- ‘THE SHAPE OF EVERYTHING’ (US) alternative, shoegaze, rock, post-metal, post-rock

ETHER FEATHER.- ‘THERE IS NO ZERO‘ (US) proto-metal, stoner, psychedelic-rock, heavy-metal

ALBATROS OVERDRIVE.- ‘EYE SEE RED’ (US) hard-rock, heavy-rock, stoner, desert-rock, fuzz

STONED KARMA.- ‘AGE OF OBLIVION‘ (Francia) instrumental, psychedelic, psychedelic-rock, Stoner, heavy-psych

SUNCZAR.- ‘BEARER OF LIGHT’ (Alemania) stoner, groove-metal, metal

KARPACKONAUT.- ‘LIGHT AS A PARTICLE’ (Irlanda) heavy-psych, psychedelic-rock, post-rock, post-metal, instrumental, experimental, post-sludge

SEVEN EYES CROW.- ‘ICARUS‘ (Francia) progressive-metal, rock, progressive-rock

EINSEINSEINS.- ‘ZEWEI‘ (Alemania) kraut, space, kosmiche, experimental, alternative

BONGTOWER.- ‘OSCILATION II’ (Rusia) fuzz, stoner, psychedelic-rock, doom, sludge

BEASTIAL PIGLORD.- ‘OF SKY AND BONE’ (US) alternative, stoner, sludge, metal

ARTIFATCS & URANIOUM.- ‘PANCOSMOLOGY’ (US) experimental, heavy-psych, kosmiche, noise, psychedelic-rock, kraut,

BREATHS.- ‘THOUGH LIFE HAS TURNED OUT NOTHING LIKE IT IMAGINED, IT IS FAR BETTER THAN I COULD HAVE DREAM’ (US) doomgaze, post-hjarcore, post-metal,

LEONARDO RIBERO.- ‘UNTIL THE LIGHT REMAINS’ (Brasil) psychedelic-rock, instrumental, psychedelic, experimental, progressive

BERESHET.- ‘RISING TO THE MOON’ (Francia) heavy-psych, psychedelic-rock, space, 70’s, psychedelic

POISE OF NOISE.- ‘EXTINCTION’ (Belgica) Stoner, Stoner-doom, instrumental, psychedelic-rock

Reseña: MUD SPENCER.- ‘Fuzz soup’

MUD SPENCER es el proyecto tras el que se esconce el músico francés Sergio Garcia. Residente en Indonesia desde 2011, inspira sus canciones instrumentales, en el sonido psicodélico pesado de finales de los 60 y principios de los 70. A modo de banda sonora de una película vintage de aquellos años, cada canción contiene esos genes psicodélicos que son capaces de crear un amplio caleidoscopio de sonidos pesados. Siempre con la psicodelia en sus surcos, los temas explotan en un crisol de ritmos coloristas que acaban por llevarnos a un viaje al pasado a través de vibraciones del presente. La extraña combinación de guitarras surf, con golpes de Stoner-doom, ritmos binaurales y riffs con amplio abanico de frecuencias, hacen de ‘FUZZ SOUP’ un álbum ecléctico, a la vez que fascinante.  MUD SPENCER es un acto especial en la discografía de Argonauta Records, un sello siempre dispuesto a apostar por propuestas curiosos y originales. Un solo hombre al mando de la nace que nos traslada a un entorno vintage en el que la psicodelia camaleónica encuentra su lugar para desarrollarse en un arco iris vibraciones pesadas. Muy influenciado por los sonidos de los 70’s, las canciones, todas ellas instrumentales, se empapan de fuzz intoxicante para acaban por absorber al oyente en un trance chamánico. Grabado en la cama y mezclado en la montaña Ciremai. Sin banda, sin presentaciones en vivo, más tiempo para siestas, masajes y relajación, sin estrés. El músico crea MUD SPENCER como concepto para sobrevivir en un entorno donde solo hay café y tabaco como potenciadores del estado de ánimo y NO hay músicos este género. Tocando todas las guitarras, batería, órgano, efectos y otros instrumentos, consigue un exótico álbum lleno de originalidad y con buenos argumentos psicodélicos.

‘Razana’ nos sume en un espacio oscuro con riffs que crean una tensión con una atmósfera que se inclina a lo vintage. Bajo cadente y grueso avanzando lentamente entre tambores disonantes y rasgueos de guitarra en 2 minutos a modo de introducción.

Tras la apertura instrumental ‘Back to the origin’ mantiene a oscura atmósfera con momentos de psycho-doom en los que los efectos y los lentos riffs crean una atmósfera narcótica que no tarda en explotar entre ritmos luminosos y pasajes de psicodelia ácida. Pesado y lisérgico, sus genes proto-doom se combinan con una sucesión de elementos que crean ese estado narcótico que tanto nos gusta.  

Con atractivos y ortodoxos ganchos Stoner, ‘Fuzz shoup’ es precisamente eso, una sopa de fuzz creando un entorno borroso con esos sonidos difusos creados por una sucesión de efectos. Un poco alocado en su instrumentación el tema se compone de múltiples reverberaciones que se agolpan entre riffs Stoner al uso, psicodelia pesada y el legado de los 70’s.

‘Quest on fire’ se precipita por un torrente de riffs pesados que van mutando sin perder un ápice de su fuerza. Crudo y repetitivo, el tema cuenta con un carácter cósmico nacido de esos golpes surf de la guitarra, unos tambores explosivos y esas oscilaciones de carácter retro, que siempre están presentes en sus canciones. Un tema potente y atractivo.

Sumiéndonos en una atmósfera cegadora y espesa, ‘Ride the mammoth’ galopa desbocada a lomos de riffs Stoner de vocación 70’s. un fuerte ritmo es impulsado por fuertes dosis de fuzz narcótico que crean un entorno aturdidor. Guitarras surf y un obvio espíritu 60’s complementan otro corte pesado, y lleno de dinamismo en el que los efectos y la pesadez están muy presentes. Decayendo el ritmo a un espacio psycho-doom, el tema frena su ímpetu para apagarse lentamente.

Crujientes y dinámico, ‘Argapura’ parece nacer de brumosos pantanos con un aire chamánico. Serpenteando constantemente entre meandros de psicodelia envolvente, y una sucesión de efectos, el corte es una bofetada de sustancias aletargantes que acaba por aturdirnos en un sueño lisérgico.   

‘The shelter’ camina lentamente entre efectos acuáticos con un tono de blues. Parsimonioso en su apertura, su ritmo te va atrapando con calma a un nuevo espacio narcótico en el que difusas vibraciones aparecen en una contraposición de niveles. Una especie de entorno psycho-doom nos envuelve en un extraño trance en el que caben resonancias exóticas.

Con un título lo suficiente nítido, ‘Surfin the dune’ se deja llevar por oleadas de desert-rock que son surfeadas con destreza. Un paseo sideral por espacios arenosos llenos de ondulaciones Stoner-doom coloreadas con esa guitarra surf que siempre aparece en algún momento de cada canción. El corte se encabrita en una estampida de puff y ritmos vibrantes.

Con un groovy increíble ‘The cheating mole’ nos lleva de viaje a los albores de los 70’s. Ritmos contagiosos y un sonido menos pesado van tejiendo sin prisas una maraña lisérgica que acaba por apoderarse del tema. Insertando un riffs pesado y difuso aquí y otro allá la guitarra se muestra incisiva y ácida en sus solos impregnados en sustancias psicotrópicas que acaban por aturdirnos en un trance vintage.

‘Tumulus’ vuelve a evocar el sonido del desierto. En esta ocasión acordes acústicos y slide nos introducen a una espiral diabólica de golpes Stoner-doom. Como si estuviéramos en un viaje cósmico tras una ingesta de peyote, las vibraciones psicodélicas nos acompañan en esa travesía a esa dimensión sensorial en la que la mente se evade del cuerpo. Un ritual chamánico que va y viene en su intensidad.

Para cerrar el álbum ‘Narcolepsy’ nos golpea con embestidas psycho-doom a paso lento y pesado. Como un paquidermo aturdido, el corte deambula parsimoniosamente entre nebulosas narcóticas.

Mud Spencer

Argonauta Records

Reseña: KING BASTARD.- ‘It Came From the Void’

La joven banda canadiense KING BASTARD, nos invita a una verdadera experiencia sinestésica, con su álbum debut ‘IT CAME FROM THE VOID’. Un viaje de un grupo de colonos cósmicos, que parte en la Tierra agonizante y asciende al cosmos, trayendo visiones de desastre y fracaso humano. Combinando imágenes de terror de ciencia ficción con un sonido de doom moderno que incorpora sintetizadores, percusiones, saxofón, violines chirriantes, el trio te arrastra su propia dimensión, aplastando tu cráneo con pasajes trippy de psicodelia pesada y Stoner-doom. Una apuesta mas, que ensancha las fronteras de la música pesada para impregnarla de un brebaje sonoro creado a base de sustancias psicotrópicas. Un álbum con sonidos expansivos que lograr abrir la mente del oyente a una experiencia en la que los guiños a la ciencia ficción de los 70’s, se traducen en locuciones cinematográficas de un claro acento vintage. Una travesía cósmica que nos sume en un trance sensorial en el que KING BASTARD despliegan toda su maestría, para zarandearnos a su antojo con pesados riffs, y a la vez narcotizarnos con su intensa psicodelia. Uno de los mayores avales del álbum, es precisamente esa gran habilidad para cambiar el signo de unas canciones ricas en texturas y que serpentean por distintos escenarios sonoros, sin que nos demos cuenta de donde giró el camino. Si bien, hay muchos elementos habituales en este tipo de propuestas, ‘IT CAME FROM THE VOID’ tiene una ejecución lo suficientemente atractiva, como para sorprender al oyente sin caer en la monotonía. 

Solo tomó un fatídico momento de 2018 en la Universidad de Stony Brook para hacer que los planetas se alinearan y la pasión de Izzy Guido (sintetizador), Arthur Erb (bajo) y Mike Verni (guitarra) se uniera para crear la bestia intrépida y gigantesca que pronto sería conocido como KING BASTARD. Si bien su baterista inicial no pudo hacer frente a la fuerza aplastante de la convergencia cósmica del trío, la llegada del baterista Matt Ryan detrás del kit finalizó el sellado de su juramento sónico. 

Después de una serie de cintas de, el cuarteto se trasladó a Menegroth, el estudio de Thousand Caves en Queens, Nueva York, para grabar su primer larga duración ‘It Came from the Void’ con el legendario Colin Marston, una colaboración que fue alentada con benevolencia por El tío de Mike, Darren Verni de Unearthly Trance. Las seis pistas se grabaron en vivo en un fin de semana, ya que KING BASTARD sabía exactamente dónde querían llevar su sonido: una fusión de riffs doom tradicionales con jams psicodélicos experimentales. El año siguiente se dedicó a perfeccionar los detalles más pequeños, desde rastrear sintetizadores y pistas de guitarra, hasta agregar percusiones, saxofón, violín y viola, agregando esa vibra sobrenatural que hace que su música se destaque del resto. ‘IT COME FROM THE VOID’ fue grabado, mezclado y masterizado por Colin Marston (Gorguts, Krallice) en el estudio Thousand Caves en Queens, NY. 

KING BASTARD son: Mike Verni (Guitarra), Isabel Guido (Sintetizador, saxofón, voz), Arthur Erb (bajo), Matt Ryan (Batería y percusión adicional 

Desde los siete minutos de la canción de apertura, ‘From hell to horizon’, se puede percibir que estamos ante un álbum que no se pone ningún límite a su estilo. Una introducción casi espacial nos lleva a una cuenta atrás en la que KING BASTARD, dejan patente toda su fuerza. Monstruosos riffs Stoner-doom de manual van socavando nuestras neuronas para sumirnos en un estado de agradable narcolepsia. Una vez ahí, descargan todo su arsenal de psicotrópicos en una atmósfera calmada y nebulosa. Gratificantes acordes que se ejecutan con lentitud y que poco a poco van sumiendo al oyente en un trance comandado por magnéticas vibraciones heavy-psych. El poderoso y cálido bajo despliega su poder hipnótico entre briosos tambores y una guitarra ácida. El corte cierra por con una conjunción de elementos pesados y psicodélicos.

 ‘It Came From The Void’ avanza parsimonioso por plomizos riffs crujientes y un ritmo cansino y cadencioso. Creando un escenario en el que emanaciones psicotrópicas impregnan el ambiente, el tema oscila con golpes de fuerza en su paseo narcótico.  Casi a modo de jam, los instrumentos juegan unos con otros, invitándose a este aquelarre de fuzz arenoso y dietilamida que acaba con pasajes de jazz y locuciones, que dan un punto de originalidad a un tema sólido. 

Es difícil no encontrar referencias Sabbathicas en un álbum de estas características, y ‘Pyshosis in a vacum)’, me confirma esta afirmación. Oscuro y tenebroso el tema se despeña en una terrorífica caverna en la que voces guturales arrastran el tema a golpes de sludge. Una sima en la que el doom de manual respira entre contaminadas atmósferas lisérgicas mas propias de un inframundo.

‘Bury the survivors, Ashes to ashes’ nos trae esos riffs rompe cuello que provocan ese estado catártico al amante de los riffs pesados emanados del fuzz. Con una dualidad entre la calma y la contundencia, la canción explorar insondables espacios de pura psicodelia. Lo cierto es que los canadienses hacen oscilar sus canciones con una destreza que hace que la transición pase desapercibida en su escucha.  Lo que parecía una canción proto-doom en su comienzo, acaba convirtiéndose en uno de los temas más psicodélicos del álbum. De nuevo, extrañas locuciones cinematográficas aportan un tono vintage y cósmico al corte.

Con ese familiar sonido de bajo que parece que se va a quebrar, echa a andar ‘Black hole viscera’ otro corte que fusiona elementos de doom tenebrista con cegadores pasajes de psicodelia arenosa.  De nuevo, es de destacar el gran trabajo de su bajista para encauzar el tema a una nueva sima. En la parte central, la guitarra se desdobla en distintos sonidos creando la atmósfera perfecta para este inquietante tema.

‘Sucumb to the void’ pone el broche al álbum por una senda similar a la del resto de canciones. Diez minutos de hipnóticos sonidos de bajo que ponen a prueba nuestra capacidad neuronal, y serpenteantes pasajes de psicodelia narcótica y turbia, guiada por ritmos pesados.  Todo parecía que transcurría cumpliendo el guion, pero no, KING BASTARD da una vuelta de tuerca más, y nos introduce en una atmósfera drone y noise, en la que los efectos se suceden con un tono cósmico.

King Bastard

RECOMENDACIONES DE LA SEMANA (WEEKLY RECOMENDATIONS)

PAPIR.- ‘7’ (Dinamarca) instrumental, psychedelic, ambient, psychedelic-rock, post-kraut (reseña aquí)

LAMP OF THE UNIVERSE.- ‘THE AKHASIC FIELD‘ (Australia) acid-rock, psychedelic, psychedelic-rock, 70’s, devotional, hard-rock, oriental (reseña aquí)

SUPERSONIC BLUES.- ‘IT’S HEAVY‘ (Holanda) 70’s, blues-rock, proto-metal, blues-rock, hard-rock, retro-rock, psychedelic-rock, stoner, heavy-blues (reseña aquí)

MAMVTH.- ‘THE FROG‘ (España) blues-rock, classic-rock, stoner, hard-rock, fuzz (reseña aquí)

FROZEN PLANET…. 1969.- ‘NOT FROM 1969‘ (Australia) heavy-psych, instrumental, jam-rock, psychedelic-rock, improvisation, jazz, kraut, space (reseña aquí)

TOUNDRA.- ‘HEX‘ (España) post-rock, post-metal, instrumental

JHUFUS.- ‘THE CALL OF THE MONOLITH’ (España) psychedelic-rock, heavy-psych, instrumental, space, stoner

SPACE COKE.- ‘LUNACY’ (US) 70’s, fuzz, heavy-psych, vintage, fuzz, space, stoner, proto-doom, (reseña aquí)

MUTHA TRUCKA.- ‘THE DEAD SESSIONS’ (US) hard-rock, Stoner, desert-rock, fuzz, 70’s, psychedelic-rock, funk

KING BASTARD.- ‘IT CAME FROM THE VOID’ (US) heavy-psych, doom, drone, psychedelic-rock, proto-doom, noise, stoner, stoner-doom, sludge

DRIFTER.- ‘DRIFTER’ (US) Stoner, instrumental, psychedelic-rock, heavy-psych, experimental

MISSISSIPPI BONES.-CREATURE FEATURES & CULT CLASSICS‘ (US) hard-rock, Stoner, blues-rock, heavy-rock,fuzz

BIG SCENIC NOWHERE.- ‘THE LONG MORROW‘ (US) desert-rock, stoner, psychedelic-rock, 70’s fuzz, progressive-rock

MOTH66.- ‘ LXVI‘ (US) fuzz, deserrt-rock, Stoner, hard-rock, heavy-psych

TROMBA + BRAINCANNER.- ‘SPLIT 2022’ (US) psychedelic-rock, heavy-psych, stoner, sludge

RESIDUAL COMRADE.- ‘SIRENS‘ (Canada) Stoner, psychedelic-rock, instrumental, 70’s, fuzz,desert-rock, progressive, heavy-psych

BLUE RUMBLE.- ‘BLUE RUMBLE’ (Suiza) 70’s, hard-rock, psychedelic-rock, 70’s, vintage, rock, blues, heavy-psych, instrumental

TOZUDO.-AQUÍ LA MENTIRA’ (España) alternative, 90’s, rock, progressive,

OCULTO.- ‘PENUMBRA’ (Mexico) metal, doom, stoner, heavy-rock

V.A.- ‘DOMINANCE  & SUBMISSION-A TRIBUTE TO BLUE OYSTER CULT’ (US) hard-rock, stoner, heavy-rock

BUFFALO REVISITED.- ‘VOLCANO ROCK LIVE’ (Australia) porto-metal, heavy-metal,

SONIKA HOWL.- ‘SONIKA HOWL’ (Suecia) psychedelic-rock, hard-rock, southern-rock, shoegaze

COLONIAL SKYWAY.- ‘EVENING ON EARTH’ (UK) experimental, ambient, drone, instrumental

TURKEY VULTURE – ‘TWIST THE KNIFE’ (US) stoner, metal, punk,

CRAW BELOW.- ‘IT’S MINISTERS ON EARTH’ (US) doomgaze, sludge, metal, hardcore, dark-doom

DIRECTIONAL.- ‘INVASIVE’ (Suecia) sludge, doom, metal, black-metal

SWAMP LANTERN.- ‘THE LORD IS WITH US’ (US) doom, psychedelic-rock, stoner, progressive-rock

SLOWBLEED.- ‘THE BLAZING SUN, A FIERY DAWN’ (US) heavy metal, hardcore, metal

DIMITRY.- ‘REVOLT’ (Republica Checa) Psych-Core, Metal 

Reseña: SPACE COKE.- ‘Lunacy’

Un álbum diferente, extraño por momentos, pero que también contiene ingeniosos momentos en los que todo te parecerá muy familiar. Fuertes riffs Stoner se encuentran en una encrucijada en la que los oscuros sonidos proto-doom de los 70’s se fusionan con un espíritu Zappa entre atmósferas netamente psicodélicas más propias de Hawkwind. Con el legado de Sabbath muy presente, pero con el suficiente descaro como para darle a vuelta a todo, consiguen su particular poción mágica. Porque lo cierto es que las canciones funcionan, a base de ganchos retro o de golpes de fuzz, siempre logran conectar con el oyente. Con ello consiguen un sonido pesado, turbio, pero sumamente atractivo. Una de las cosas que mas me ha llamado la atención es el juego que SPACE COKE dan a los registros vocales. Ecualizados, duales, pero siempre ofreciendo algo diferente en esta travesía a lo desconocido. ‘LUNACY’ es un viaje a un inframundo en el que la locura de la humanidad aparece reflejada en unos surcos turbios y pesados, impregnados de vibraciones vintage. Y recuerda…. si el amplificador no hecha humo, no es SPACE COKE.

Formados en 2009 y con dos álbumes previos, SPACE COKE son: Reno Gooch (guitarra y voz), Jay Matheson, (ingeniero de grabación y bajo), Brandon Johnson (batería), Moses Andrews III (órgano y teclas). Disponible vía Forbidden Place Records.

Abriendo el álbum con unos oscuros riffs difusos, ‘Bride of Satan’ se sumerge en las oscuras aguas del proto-metal de los 70’s. Una estructura heavy-rock con elementos de fuzz y un órgano vintage van llevándonos a los dominios de Sabbath. Con las voces ecualizadas consiguen dotar a la canción de un aura chamánica en su psicodélico peregrinar. Un corte sencillo basado en un riff, que oscila levemente sobre distintas armonías para acabar en un bosque impregnado de psicotrópicos. En el tema destaca el buen trabajo de su bajista, guiando los devaneos de una guitarra borrosa y distorsionada.

En un escenario fangoso y humeante ‘Alice Lilitu’ abre con locuciones y un perenne zumbido. Un carácter indómito con un turbio sonido añejo y un ambiente cargado y penetrante. ¡El hipnotismo de ese bajo es sencillamente diabólico! Doce minutos de exploración heavy-psych con muchos elementos de los sonidos mas pesados de los 70’s en una conjunción se sonidos cavernarios. Voces robotizadas aportan el tono underground de un corte que navega con destreza en aguas oscuras y turbulentas. Algunos riffs chirriantes, aceleran su desarrollo en modo ‘retro’.

‘Frozen world’ es otro corte áspero y añejo que va directo al grano. Aquí el sonido del órgano nos traslada a un escenario más propio de bandas como Grand Funk, entre fuertes tambores y riffs crujientes. Con una armonía pegadiza, el tema nos atrapa en su diabólica espiral retro. No faltan los riffs Stoner para poner el contrapunto pesado en una canción llena de vida.

Una locución inicial de una atormentada voz femenina nos introduce en ‘Lightmare’. Con un ambiente más propio de una mansión de un film de terror, consiguen introducirnos en una narrativa oscura y terrorífica. Los lentos riffs de vocación Sabbath, y ese órgano diabólico hacen arrancar otra canción pesada y con un sonido turbio y cegador. Con una grave voz entre ecualizaciones consiguen convertirla en un corta intrigante y lúgubre, pero con rayos de luminosidad aportados por los ganchos armónicos. Sin duda estos chicos saben como introducirnos en oscuros callejones más propios del proto-doom de los 70’s. y además, lo hacen sin caer en demasiados estereotipos del género.

‘Twist of cain’ aúlla en la noche antes de golpear con sus turbios riffs de vocación Stoner-doom de carácter cósmico. Un inquietante tema con un tono cinematográfico de serie B de los 70’s. Crudo, pero un fantástico groovy, el tema baña sus riffs en aguas vintage con buenos ganchos que contagian al oyente de un ritmo trepidante en una densa atmósfera cargada de fuzz intoxicante.

Space Coke

Forbidden Place Records