Reseña: MARAGDA.- ‘Maragda’

Sin saber claro ni ellos mismos como definir realmente su sonido, el trío barcelonés MARAGDA grababa su álbum debut, ahora ese bebé llega al mundo para fascinarnos con su versatilidad y creatividad. Todo un arco iris sonoro que abarca momento verdaderos momentos psicotrópicos envueltos en boscosas neblinas progresivas. Son muchas las vibraciones que contienen unas canciones en las que las algodonadas melodías contrastan con embestidas de riffs que nacen de la cantera del stoner- metal.   No tenemos muchas bandas en España que experimenten con sonidos más propios de Motorpsycho y a su vez nos ofrezcan espirales lisérgicas en línea Earthless o Slift. Su eclecticismo llega a retomar momentos más propios del rock de los 70’s para mestizarlo con vibraciones neo-psicodélicas. El trio sin duda, se maneja bien en estas lides, ya que, desde el magnetismo de su bajista, los poderosos e infatigables ritmos de su batería, hasta las bacanales psicotrópicas de su guitarrista, consiguen que el oyente disfrute de un fascinante viaje. Si a esto unimos, las cuidadas melodías de sus canciones, podemos decir, sin temor a equivocarnos, que estamos ante uno de los trabajos españoles más fascinantes de los últimos tiempos.  Teniendo en cuenta que MARAGDA son una banda novel, su irrupción en la escena no podía hacerse de mejor manera. En este álbum no encontrar canciones lineales, por el contrario, los giros en la trama de cada una de ellas, es precisamente su mayor aval. Si quieres salir de los convencionalismos y explorar nuevas rutas sonoras, no deberías perderte este magnífico álbum.

El álbum debut del trío cuenta la historia de Maragda, una antigua civilización que tras el Gran Desastre se vio forzada a buscar refugio en el subsuelo… Con el transcurrir de los años, los recuerdos de la vida en superficie eran eso, solo vagos recuerdos. El pueblo finalmente se acostumbró a vivir bajo la opresión de un gobierno totalitario conocido como The Core. Sin embargo, todo cambió el día en que la gente comenzó a escuchar la llamada de sus voces interiores… Un grupo de rebeldes armados de valor comenzaron una expedición por La Oscuridad, dispuestos a descubrir todos los secretos que escondía Maragda.”
.
Para este debut han contado con Edgard Beltri (La Atlántida Estudio) en la producción, grabación y mezcla; y Peter Deimel (Black Box Studio) en la masterización; además de Error! Design en el apartado gráfico. ‘MARAGDA’, estará disponible el 15 de octubre en formatos digital, streaming y compact disc, además de una edición en vinilo ultra-limitada a 300 copias exclusivamente gracias a una co-edición hispano-americana entre Spinda Records, Nafra Records y Necio Records.

MARAGDA son:
Marçal Itarte: bajo y voces
Guilem Tora: guitarra
Xavi Pasqual: bateria

‘The core as the whole’ abre golpeando directo a la yugular con poderoso riffs para ir moldeándose para ofrecernos un sonido colorista. Esta impactante apertura deja paso a desarrollos progresivos con melódicos pasajes y un aroma psicodélico más propio de los 70’s. Describiendo un entorno mágico sus acordes nos susurran proporcionándonos un estado balsámico. Hipnótico y repetitivo en su armonía, pero con el suficiente gancho para atraparnos en su narrativa. El tema cuenta con un magnífico trabajo de guitarra y una composición ciertamente creativa. Todo un viaje de ida y vuelta con un trayecto fascinante que acaba apagándose lentamente.

Sumidos en ese espacio de experimentación, ‘The calling’ se muestra plácido en sus melodías desarrollándose en una atmósfera psico-progresiva con atractivos ornamentos sonoros. Ritmos acelerados y voces melódicas cohabitan con solos asesinos junto a una cadente y magnética línea de bajo. Si bien su base rítmica es implacable, el corte serpentea en un apacible escenario sonoro sin perder por un momento su dinamismo. La riqueza compositiva y un sonido cristalino hacen el resto en otro tema con unas entrañas robustas.

La pulsante línea de bajo de ‘Orb of delusion’ da paso a lánguidas voces que nos sumergen en un caleidoscopio lisérgico con un sonido estratificado pero que logran entrelazar en una narrativa única. Nuevamente encontramos esos solos de guitarra que se estiran hasta el infinito custodiados por el poderoso y cadente bajo. Siempre retorciendo sus temas, MARAGDA se aleja de los convencionalismos para ofrecer alicientes al oyente con su sonido.

Oscuro y lento, ‘Crystal pasage’ toma prestados elementos místicos para seducirnos a un meditativo entorno lleno de magia.  Relajante y magnético, el corte prescinde de las voces para invitarnos a expandir nuestros sentidos con su cálido y reconfortante sonido.

En la apertura de ‘Beyond the ruins,’ MARAGDA nos enseña su lado más pesado. Frenéticos riffs pesados nos sitúan en un nuevo escenario sonoro. Custodiados por ese monolítico y penetrante bajo la banda juega con distintos elementos creando un espiral diabólica de sonidos que nunca sabes a donde te van a llevar, ahí, precisamente reside su encanto. El lado más Stoner de la banda hace acto de presencia en contraposición con atmosféricos pasajes psico-progresivos. Una frenética escapada hacia adelante en una exploración de insondables y versátiles escenarios sonoros que por momentos miran al pasado.

Sin darnos cuenta, llegamos al último corte del álbum. ‘The blue ceiling’ retoma la narrativa psico-progresiva con ecos de los 70’s en otro tema con multitud de matices sonoros. Dinámico y siempre con la vista puesta al frente, la canción no reniega de distintas influencias sonoras, a pesar de su espíritu progresivo. Incorporando sintetizadores consiguen crear una atmósfera ensoñadora a modo de pentagrama sobre el que van insertando sus notas en un impostado caos que finalmente resulta con sentido. Ecos sureños incluso afloran entre sus armonías, lo que nos da muestra de que estos chicos tiene un amplio abanico de influencias. Nuevamente la guitarra se extenúa en solos infinitos hasta desaparecer en la lejanía en lo que parece más una jam, o un tema cuyo final no está aún escrito.

Maragda

Spinda Records

Nafra Records

Necio Records

Reseña: SLOWSHINE.- ‘Living light’

En los últimos tiempos he tenido la ocasión de ver en vivo a las dos bandas comandadas por Jan Oberg. GRIN con su crudeza sludge y EARTH SHIP con sus viajes espaciales. En ambas ocasiones la experiencia ha sido gratificante, pero ahora con su nuevo proyecto SLOWSHINE y su álbum debut ‘LIVING LIGHT’, conquista profundamente mi corazón psicodélico. En esta ocasión la banda formada por los miembros de EARTH SHIP, Jan Oberg, Sabine Oberg y André Klein crean canciones empapadas de filtros y fuzz, combinando la calidez y la neblina de la psicodelia británica de los setenta, con los riffs expansivos del stoner. Consiguiendo un equilibrio perfecto entre las melodiosas voces shoegaze y con un cierto talente post-punk, con los riffs difusos, crean un álbum de psicodelia pesada de muchos kilates. Sus caleidoscópicas atmósferas más propias de los pioneros de la psicodelia, pegan con un sonido difuso, que a veces de inclina a un escenario más propio del noise. Aquí, los golpes sludge, aparecen con mesura entre hipnóticos ritmos y voces conmovedoras. Estamos ante el proyecto más psicotrópico de los berlineses, y en el que, al igual que los trabajos como EARTH SHIP, no dudan en embarcarnos en una nave sideral que cruza el cosmos recuperando las turbulencias de los maestros Hawkwind, pero también tomando prestados algunos calmados momentos de Pink Floyd. Esta afirmación pudiera inducir al oyente al error, porque las canciones también contienen buenas dosis de fuzz y una espesa cortina de reverberaciones pesadas que acaban por aturdir al oyente. Nunca habíamos visto a Jan cuidando tanto las melodías, pero ese gran trabajo compositivo, es uno de los grandes alicientes de un álbum fascinante y lleno de magnetismo. ‘LIVING LIGHT’ es un magnífico álbum que tiende un puente entre los vestigios del pasado psicodélico del siglo XX y las nuevas tendencias dentro de la música pesada contemporánea. ‘LIVING LIGHT’ consigue sumergir al oyente en un campo magnético en el que la psicodelia consigue expandir la mente del oyente, acariciándolo, seduciendo y narcotizándolo. Una celda de la que cualquier amante de la psicodelia no querrá jamás escapar.  

Otro regalo más que nos ha dejado la pandemia, ya que, según las palabras de la propia banda, el álbum nace durante el cierre de la pandemia en 2020/2021, donde no era posible reunirse fácilmente con los amigos o familiares en la víspera de Año Nuevo y Semana Santa. En este escenario, la banda decidió aislarse esos días en el estudio con un buen vino de calidad siciliana y una clásica pizza margherita. Mientras pasaban un buen rato mientras grabaron algunas pistas solo por diversión, sin una idea clara de cómo sonaría cada canción y si funcionarían correctamente entre sí. Esas sesiones en vivo realmente diferían de sus otros proyectos, tanto musical como en cuanto a grabación, y terminaron con material de unos 43 minutos en total que era demasiado bueno para no compartirlo con todos nosotros.



SLOWSHINE son:

Sabine Oberg – Bajo

Jan Oberg – Guitarras, Voz

André Klein – Batería

Músicos adicionales:

Jan Korbach: Guitarra de 12 cuerdas en ‘Trails’.

‘LIVING LIGHT’ fue grabado y producido por J.Oberg en Hidden Planet Studio, Berlín. El arte de portada es obra de Benedikt Demmer / Druckwelle Design y está disponible vía  The Lasting Dose Records.

‘Trails’ abre el álbum en una atmósfera de neo-psicodelia empapada de fuzz narcótico. Con un claro acento marcado por los ecos de la psicodelia de los 60’s el corte se sustenta en un riff que se repite a lo largo de sus mas de 5 minutos. Voces conmovedoras y un ritmo hipnótico conforman una canción con sabor añejo que se desarrolla envuelta en una neblina psicotrópica. No faltan difusos riffs de vocación Stoner entre sus flotantes melodías shoegaze, lo que hace que el tema tenga cuerpo.

Menos ensoñador y más pesada, ‘Brittle bones’ nos hace vislumbrar los genessludge de los alemanes en una efectiva combinación con momentos más propios de la psicodelia contemporánea. _Un sonido crudo y rugosos que encaja a la perfección con los estribillos ensoñadores para crear un colorido caleidoscopio cósmico, que por momentos se recuesta en una propuesta noise.

Embutidos en un traje espacial más propio de Hawkwind, ‘Heights’ gravita en una órbita cósmica entre melodías aterciopeladas. Lento y cadente, pero con un ritmo contagioso, el tema ondula entre asteroides y polvo galáctico de gran densidad. Los juegos vocales de Jan y Sabine parecen salidos de una propuesta post-punk en una conjunción astral con la psicodelia más narcótica. La descarga de fuzz hace que el trasfondo del tema se vuelva turbio y borroso.

‘Wanderer’ se muestra como el tema más calmado de un álbum con una apertura que navega entre la psicodelia de finales de los 60’s y las apuestas psicodélicas más contemporáneas. Siempre desde la suavidad melódica, las voces contrastan con la intensidad de su penetrante sonido. Buenos solos de guitarra construyen una canción hermosa y balsámica que parece susurrarnos en un trance redentor. Estamos ante una canción de ocho minutos, y para unos músicos tan creativos, este tiempo es suficiente para poder desarrollar otras vibraciones más turbias y pesadas. Toda una cortina difusa se crea entre el arco iris melódico del tema.

Con un sonido más pesado y a la vez contemporáneo, ‘Mother moon’ se despeña entre vibraciones noise impulsado por una estela de fuzz que lleva en volandas sus lánguidas. Pesado, turbio, pero sin perder el espíritu psicotrópico de todo el álbum. 

‘Dunes of time’, sin perder sus genes psicodélicos va evolucionando desde su etérea y lenta apertura a un escenario más turbulento. Manteniendo las buenas melodías, aquí la banda crea una dualidad de suavidad y rugosidad que poco a poco se va tornando más pesada y turbulenta.

Las hordas de fuzz de ‘Living light’ consiguen crean una atmósfera de gran poder magnético. Menos ensoñadores, y algo más turbios, los alemanes nos aturden con densos sonidos psicodélicos. Sin renunciar a las voces etéreas, consiguen crear un entorno inquietante e hipnótico que acaba por atraparnos entre pesados riffs que crean un campo magnético alrededor del tema. Una vez dentro, te será difícil salir. 

Los suaves acordes de la apertura de ‘A quiet place’, ponen el broche de oro a un álbum dinámico y magnético en el que estos músicos amantes de los sonidos turbios y pesados ofrecen su lado más melodioso. Suaves melodías y un espíritu drone, van puliendo un tema en el que la psicodelia más aterciopelada se muestra esplendorosa ante nosotros. La belleza de su guitarra susurrante, unido a esas cálidas voces herederas del legado de Pink Floyd, construyen lentamente una bella canción llena de matices. La segunda parte del tema explora insondables entornos cósmicos en una narrativa casi cinematográfica.

Slowshine

The Lasting Dose Records

RECOMENDACIONES DE LA SEMANA (WEEKLY RECOMENDATIONS)

SNOWY DUNES.- ‘SASTRUGI’ (Suecia) heavy-psych, psychedelic-rock, 70’s, vintage, progressive, Stoner, blues (Reseña aquí)

WOODEN FIELDS.- ‘WOODEN FIELDS’ (Suecia) 7’s, blues, hard-rock, vintage, retro, psychedelic-rock, progressive, classic-rock (Reseña aquí)

SLOWSHINE.- ‘LIVING LIFE‘(Alemania) heavy-psych, psychedelic-rock, space, stoner, post-punk, noise, fuzz (reseña aquí)

OUR MAN OF THE BRONZE AGES.- ‘HEXED ENDEAVOURS’ (UK) alternative, post-metal, post-rock, progressive-metal, stoner

THE KETTLE.- ‘WURMLOCH’ (Holanda) heavy-psych, psychedelic-rock, instrumental, jam

HOWLIN RAIN.- ‘THE DHARMA WHEEL’ (US) psychedelic, progressive, rock,

SPIN CYCLE LAVA.- ‘PILOT‘ (US) rock, heavy-psych, fuzz, heavy-rock, Stoner, funk

THE HALO TREES. ‘SUMMERGLOOD’ (Alemania) alternative, Deep-dark, indie, melancolic

MERCURY CIRCLE.- ‘KILLING MOODS’ (Finlandia) metal, doom-metal, dark-metal

XAGONIA.- ‘ACID FOREST’ (España) stoner, doom, sludge, heavy-psych

SHY,LOW.- ‘SNAKE BEHIND THE SUN‘ (US) post-metal, post-rock, instrumental

KITE.- ‘CURRENTS’ (Noruega) heavy-rock, post-hardcore, psychedelic, sludge, metal

SEVEN RIVERS OF FIRE.- ‘HAIL STAR OF THE SEA!’ (Sudafrica) drone, folk, psychedelic, blues

DIRELANDS.- ‘ASCENSION’ (US) post-metal, sludge,metal, stoner

LEEDS POINT.- ‘MOTHER OF ETERNITY’ (US) Stoner, heavy-rock, progressive-rock,

UNTAMED LAND.- ‘LIKE CREATURES SEEKING THEIR OWN FORMS‘ (US) post-metal, sludge

ISUA.- ‘I‘ (Australia) heavy-psych, doom, sludge, metal

RAISED BY UNCLES.- ‘THE MACHINERY OF NIGHT‘ (US) psychedelic-rock, hevy-psych, blues, space, jam, instrumental

Cronica: DERIVA + PIEDRA ROJA en Wurlitzer Ballroom

En una noche en el que las limusinas circulaban por una Gran Vía madrileña en plena ebullición, la luz al final del túnel iluminaba nuestro querido templo del Wurlitzer Ballroom. De la mano de Nooirax Producciones los sevillanos PIEDRA ROJA se presentaban en la capital para acompañar a los madrileños DERIVA, que presentaban su álbum ‘HAIKU’. Con un importante poder de convocatoria y con la sala remodelada con sillas altas junto a mesas, el Wurli se iba llenando de personal. El retraso en el comienzo del show debido a los múltiples preparativos nos introducía en esta ‘nueva normalidad’ en la que el personal podía disfrutar de un concierto de pie, algo que ya casi ni nos acordábamos de como era. Sensaciones encontradas y una cierta expectación por ver como se desarrollaría la noche que contaba con muchos alicientes para que fuera toda una fiesta. El ambiente festivo que se palpaba en el centro de Madrid, era el preludio de una velada que finalmente acabó por convertirse en épica.  

La puesta en escena del quinteto sevillano y las gratas sensaciones percibidas durante su prueba de sonido, me hacía augurar un concierto que calaría entre el público presente. Una audiencia que se veía sorprendida por la propuesta sonora de PIEDRA ROJA. Con un escenario presidido por una inquietante luz roja, y los músicos con los rostros pintados, ambientaban su show. Una actuación en la que la banda dejaba patente su amor por las raíces del rock andaluz con una propuesta llena de estímulos para el oyente. Con voces trascendentales, desarrollos psicodélicos gravitando en una atmósfera cósmica, los sevillanos iban desvelando los temas que formarán parte de su álbum debut. Fusionando chamánicos desarrollos, la voz de su cantante ponía el punto poético a una narrativa que adquiría tintes trascendentales gracias a los efectos salidos de los dos ordenadores que presidian la parte central del escenario. Largos desarrollos con una guitarra hiriente y profunda, ritmos tribales, nos llevaban a una explosión en las que los volcánicos riffs Stoner, tomaban el revelo a sus atmosféricos pasajes instrumentales. Entre ritmos tribales, los ecos del heavy-rock sustituían los trascendentales pasajes instrumentales ante la sorpresa de un público impresionado por el potencial de la banda. Sin perder su esencia andaluza, PIEDRA ROJA hacía arder la noche madrileña con una apuesta atrevida y ecléctica, pero de gran calidad.

Según iba avanzando la noche, daba la sensación de que todos, de alguna manera, nos sentíamos más integrados en lo que era una vuelta a algo parecido a lo que vivíamos hace dos años. Poco a poco el público, en un principio, contenido en el fondo de la sala, iba adelantando sus posiciones hacia el escenario para sentir más de cerca el calor que salía del mismo con la impactante puesta en escena de PIEDRA ROJA. La banda, todavía conjuntándose, ofrecía un brillante show que nos hace presagiar que su eclosión en la escena va a llegar en breve.

Recuperando la agradable sensación de tomarte una cerveza en la barra, esperábamos la presencia de DERIVA. El álbum que recopila sus dos Ep’s ‘HAIKU’, era el argumento para su actuación. Ya ha pasado algún tiempo desde su publicación, pero la banda todavía no había tenido la oportunidad de presentarlo en directo, y aquí, lo hicieron por todo lo alto. El cuarteto madrileño, desde sus primeros riffs, sorprendía al público con un sonido cristalino y monumental a partes iguales.  Fuerza y melodía conjugadas con gran acierto en cada canción, hacían que el ambiente siguiera caldeándose en el Wurli. Los madrileños tardaron poco en hacer que el público cayera rendido a su atractiva y bella apuesta sonora. Sus magnéticos desarrollos post-rock, flotaban entre comentarios como ‘joder que buenos’, ‘son la leche’….

Lo cierto es que DERIVA parecen llamar con fuerza a las puertas del Olimpo de la escena post-rock nacional. Sus limpias guitarras contrastaban con sus incursiones en terrenos más exóticos. Ritmos de música latinas, ecos andaluces, y desarrollos progresivos de alto nivel iban sucediéndose en su actuación. En contraste con la oscuridad ambiental de la banda anterior, DERIVA ponían la luz con su sonido y con su atractiva puesta en escena sobre el escenario. Una banda que es capaz de ofrecer momentos de gran pesadez, su coquseteos con los dictados del post-metal, eran solventados con destreza. Pero sin duda, sus momentos más apoteósicos venían de la mano de esos hermosos solos de su guitarrista.  Monumentalidad, belleza, frescura, así como una técnica envidiable, hacían el resto en una actuación en la que los madrileños estuvieron en un altísimo nivel. Sin duda una magnífica carta de presentación, que a buen seguro ha de abrirles las puertas del cielo del post-rock, nacional, y me atrevería a decir que europeo. Cualquier amante del post-rock más ortodoxo se vio sumamente gratificado con lo vivido en la noche del viernes en Madrid; una noche que se convirtió en un fuerte soplo de esperanza de todos aquellos que amamos la música en directo, y que por esta puta pandemia nos hemos visto privados durante demasiado tiempo de eso que tanto nos gusta. La sensación de tomarse una cerveza en la barra era algo que ya casi había olvidado, y algo, que disfruté enormemente.

Puede parecer algo anecdótico, pero a pesar de que en los últimos meses he podido vivir numerosos conciertos, las sensaciones percibidas, me hacen pensar que una nueva etapa se abre ante nosotros. Esa ‘libertad’ o más bien la falta de ella, parece que se vislumbra ya en el horizonte, y la pesadilla vivida este último año y medio, tiene pinta de  tener los días contados, y finalmente estamos ante el final de este oscuro túnel que nos ha tenido sumidos en las tristeza tanto tiempo. 

DERIVA

Piedra Roja

Nooirax Producciones