Reseña: CANCERVO.- ‘II’

Continuando con las historias ocultas de Cancervo (montaña local en el corazón del valle en el que reside la banda) sobre sus tierras, CANCERVO continúan encantados por los cuentos populares, las leyendas y las ricas tradiciones locales en su nuevo álbum ‘II’. En busca de sus raíces doom, el álbum toma cada vez más fuerzas motivadoras de principios de los 70’s y abandona ligeramente los momentos psicodélicos de su debut. A diferencia del su primer álbum que fue completamente instrumental, esta nueva entrega incorpora voces en la mayoría de las pistas. En este fascinante recorrido explorando los mitos locales y las bellezas escénicas, la banda sigue un guión perfectamente concebido para desarrollar canciones doom por la ladera más ortodoxa del género. Sin artificios, y mostrándose como una banda sumamente pesada, la umbría de sus canciones parece llevarnos a un espacio mágico reinado por fuerzas misteriosas. Todo un ritual tenebroso y ocultista en el que la psicodelia nos aturde con profundos pasajes de guitarra que hacen de contrapeso a la severidad de sus lentos riffs.  Una voz grave parece invocar a las fuerzas del mal, en un sortilegio desarrollado en la profundidad de bosques humeantes y lóbregos.

CANCERVO son: Luka (Bajo y voz), Francesco (guitarras) y Sam (Batería).

‘II’ está disponible vía Electric Valley Records.

‘Arera’ cruje con unos riffs turbios y difusos. Golpes de doom ejecutados lentamente, pero golpeando con contundencia. Voces fantasmales en un entorno de oscuridad nos acechan creando una inquietante atmosfera misteriosa. Como si estuviéramos en alguna sima tenebrosa, los ecos del proto-doom son usados para crear una canción pesada como un paquidermo que se muestra perezoso en su caminar. Su excelso y grueso bajo es contrarrestado con unos solos de guitarra que aporta la nebulosa perfecta para un tema que se debate en esa sima psycho-doom.

El poder de la distorsión es usado en ‘Herdsman od grem’ como punto de partida de un relato en el que el doom más ortodoxo se ejecuta sin rubor.  Parsimonioso y con un aura ocultista, la canción parece caminar por bosques brumosos con olor a azufre. Un ritual tenebroso en inquietante en el que todo sucede lentamente. Narcótico y con las dosis suficientes de psicodelia, la canción se despereza sin prisas con ese deambular pausado y cansino. Algo que hemos visto muchas veces, pero que sigue resultando interesante para cualquier fan del género.

‘’The cult of Armentarga’ repite la fórmula, con un tempo lento y plomizo. En esta ocasión dando un mayor protagonismo a la voz con verdadera sustentadora del estandarte de estas fuerzas inquietantes y tenebrosas. Psycho-doom en estado puro, sin añadidos.

En una atmósfera más hipnótica, ‘Devil’s coffin’ baja las revoluciones desarrollándose en un espacio más psicodélico. Desde la sencillez, la canción se sustenta en una cálida línea de bajo sobre la que reparten sus efluvios lisérgicos con acordes de guitarra contenidos.  El tema hace las veces de bálsamo entre la contundencia del resto de los cortes del álbum. No es hasta la parte final cuando los golpes de los riffs doom afloran.

‘Zambla’ expande sus riffs en una deflagración controladaLos espacios psicodélicos presiden una canción que habita en las tinieblas mostrando un tono más sosegado. El tema avanza parsimonioso con su turbio sonido enriquecido con algún efecto envolvente con el que consiguen crean una nebulosa intoxicante para el oyente. Estirando cada acorde, la canción mantiene la tensión en un relato que parece no tener un final claro.  

Con una introducción atmosférica ‘Zambel’s goat’ y sus tambores rituales, nos van introduciendo en una nueva travesía por oscuros espacios en los que la psicodelia se corona como protagonista. Lento en su desarrollo, el corte nos ofrece unas cálidas y pausadas voces que nos susurran mientras la canción va tomando forma. Así la banda crea un magnético entorno en el que desarrollar su particular brebaje lisérgico. Manteniendo un tono ceremonial, se alejan de ofrecernos riffs monolíticos, para crear un espacio devocional sin salirse de la oscuridad presente en todo el álbum.

Cancervo

Electric Valley Records

Reseña: DAEVAR.- ‘Delirious rites’

DAEVAR, el floreciente trio alemán, está aquí para sacudir la escena stoner/doom-metal con un amenazante sonido lo-fi y un nuevos ideales establecidos. En algún lugar entre SLEEP, MONOLORD y WINDHAND, este trío misterioso ha encontrado su lugar en la escena psycho-doom. Misteriosas, canciones que se aprovechan a la perfección del estereotipo de cantante femenina ocupando el lugar de gran sacerdotisa, sus fantasmales canciones, tratan de aunar acólitos para su causa. Con cinco lentos himnos impregnados de una densa bruma psicodélica, que caminan parsimoniosos por lúgubres espacios en los que el doom adquiere una condición fantasmal. Un ceremonial de lo oscuro inspirado en lo que sucede en el mundo, en lugar de cantar sobre la dulzura o esparcir la tristeza eterna. Épicos y grandilocuentes en su puesta en escena, las canciones fluyen entre fuzz narcótico e intoxicante, asomando de su pesado y crudo ritmo. Un monstruo que combina con acierto la aspereza de sus texturas con melodías etéreas. Lo cierto es que la banda sabe como sumir al oyente en una narrativa lúgubre e inquietante.  La profundidad de ‘DELIRIOUS RITES’ está lista para desplegarse con canciones inspiradas en la obra del filósofo político Thomas Hobbes y citas de himnos del rock psicodélico iraní de los años 70. Desgarrador y dulce a la vez, el álbum guarda el equilibrio en ese balanceo entre la psicodelia pesada y el psycho-doom, una frontera numerosas veces transitada, que ahora es explorada sorteando simas sinuosas y bosques de ensueño. En algún lugar entre el sueño y el paraíso perdido, este misterioso trio han encontrado un bolsillo que es completamente suyo. Como una transmisión a través de la nieve estática, como un fantasma a través del cable, este álbum debut, ve la misteriosa mano de DAEVAR alcanzarse para apoderarse del alma de quienquiera que esté maduro para ser tomado. ¡¡Ponte en la fila!! Y déjate llevar por su aturdidor y seductor sonido con unas canciones que te hechizarán.

El joven trío de Colonia ha grabado en Hidden Planet Studios (Berlín), con Jan Oberg (Earth Ship / Grin/ Slowshine), quien supervisó la producción y ayudó a la banda a crear un sonido engañosamente complejo. El álbum fue diseñado, mezclado y masterizado por el propio Oberg y cuenta con un arte obra de Caspar Orfgen. ‘DELIRIOUS RITES’ está disponible vía The Lasting Dose Records

DAEVAR son:Pardis Latif – Bajo y voz, Moritz Ermen Bausch – Batería,Caspar Orfgen – Guitarras. Voces invitadas en ‘Leviathan’ de Jan Oberg

‘Slowshine’ se desarrolla en una misteriosa atmósfera de la que afloran plomizos riffs doom. Desde esa sima inquietante, la sensual voz aparece para contrarrestar la pesadez de sus lentos riffs. Con reminiscencias de bandas como WIndhand, el trio alemán crea una canción envolvente y nebulosa presidida por el poder de fuerzas ocultistas. DAEVAR no tiene reparos en usar los sonidos lo-fi para construir sus turbadoras canciones. Seductoras y suaves melodías se desarrollan entre una nebulosa lisérgica con solos profundos de guitarra entre su parsimoniosa base rítmica.

Con crujientes y monolíticos riffs, ‘Bloody fingers’ mantiene esa tensión en un espacio oscuro en el que los terríficos golpes de doom viven en armonía con melodiosos pasajes en un lúgubre y ceremonial. La suave voz de su cantante Pardis se erige en suma sacerdotisa de este aquelarre salido de profundas simas. Un sonido grueso que va calando lentamente en el oyente proporcionando una extraña sensación de paz en ese entorno hostil presidido por las fuerzas del mal.  Su atractiva combinación de guitarra y bajo se complementa con unos tambores ceremoniales creando la atmósfera perfecta para transmitir al oyente todo el poder de esa energía emanada de la más completa oscuridad.

Empapado de fuzz ‘Leila’ contiene todos los elementos del género en otra muestra de la auténtica vocación de la banda. Un ritmo predecible y ya visto en otras ocasiones es ejecutado con la suficiente destreza como para hipnotizar al oyente en este sortilegio redentor. El corte tiene un flujo constante envuelto en solos psicotrópicos y una densa instrumentación con la que consiguen sumir al oyente en un agujero negro en el que el psycho-doom se muestra esplendoroso.

‘Leviathan’ cruje lentamenteen una oscura atmósferaen la que el doom más lisérgico aprieta en cada riff. Parsimonioso y cansino, el tema habita en insondables cavernas lisérgicas custodiada por esos monolíticos riffs ejecutados a desde la pausa. La voz ceremonial pone la dulzura a los ásperos golpes rituales con los que la banda ejecuta sus canciones. Una forma de ver el doom en baja fidelidad enriquecido con seductoras melodías y una ambientación lúgubre, pero a su vez, sumamente sugerente. Una encarnizada lucha de las fuerzas del mal, con la magia y la sensibilidad con un resultado fascinante.

El álbum cierra con otra canción en la misma línea argumental del resto del álbum. Algunos estereotipos del género aparecen ejecutados con solvencia en ‘Yellow queen’. Buenas melodías vocales llenas de sentimiento y belleza tratan de hacerse su espacio entre la densidad de sus pesados y lentos riffs. Con momentos de delicada psicodelia DAEVAR ponen el contrapunto a sus plomizas canciones con pasajes ensoñadores de psicodelia narcótica y gratificante. Una forma magistral de un álbum que si bien, no aporta muchas novedades, sabe conquistar al oyente con una ejecución magistral e impoluta de sus canciones.

 Daevar

The Lasting Dose Records

Reseña: TIDAL WAVE.- ‘The Lord Knows’

El segundo álbum de la banda sueca TIDAL WAVE bien impulsado por hordas de fuzz que escarban en el legado del proto-metal y heavy-rock de los 70’s para ofrecer un álbum pesado y ardiente. Stoner rock estridente impregnado de riffs rugientes que te derretirá la cara. Desde guiños a LOWRIDER, pleitesía a KYUSS y reverencia a SABBATH y PENTAGRAM, ‘THE LORD KNOWS’ contiene todos los elementos que cualquier fan Stoner desearía. Pero también los viejos rockeros amantes de los sonidos pesados más primitivos, encontrarán aquí su espacio. Melodías fascinantes, golpes de rabia, psicodelia pesada, proto-metal, heavy-rock se depositan en una marmita de fuzz intoxicante para hacer que tu cabeza explote. Teniendo como objetivo llenar cada partícula de aire con fuego, fuzz y el poder del riff, TIDAL WAVE componen un álbum impactante y lleno de energía. Sabiendo dosificar los ecos del pasado con vibraciones contemporáneas crean canciones llamadas a convertirse en himno del nuevo milenio. Todo un cañonazo de fuzz que te arrastrará por dunas desérticas antes de sumirte en grutas sinuosas presidido por la oscuridad. Siempre utilizando un combustible altamente inflamable de gran potencia. Un álbum que no te deja espacio para la pausa ¿Estás preparado para la embestida?

‘THE LORD KNOWS’ , está disponible a través de Ripple Music, habiendo sido grabado, mezclado y masterizado por Anders Svanberg en SPAM Recording. Las ilustraciones fueron diseñadas por Kristoffer Norgren de Prettyshittyinc.

TIDAL WAVE son:
Alexander ‘Sunkan’ Sundqvist – Vocals
Jesper ‘Jerpo’ Sjödin – Guitar
Adam ‘Aden’ Nordin – Bass
Rasmus ‘Raz’ Sundberg – Drums

‘Lizard King’ y su ritmo ritual de puro heavy-rock de antaño nos pone directamente en el camino. Un viaje al pasado con la maleta llena de fuzz desértico. Estribillos pegadizos y un ritmo contagioso, adornan los crujientes y difusos riffs- Evocándome por momentos a LOWRIDER o SLOMOSA, vestidos de heavy-rock, gracias a esa combinación de elementos añejos y desérticos.  

Sumidos en las vibraciones desérticas ‘End Of The Line’ galopa por la llanura dejando una estela de fuzz a su paso. Un sonido que te resultará familiar y que te revitalizará sin remisión. Volviendo una y otra vez al punto de partida, el tema se muestra poderosos y dinámico a pesar de desarrollarse entre vibraciones ya conocidas y trilladas.  

 
‘Marijuana Trench’ recoge el testigo del tema anterior para dar una vuelta de tuerca más. Lentos y parsimoniosos, sus difusos riffs se mestizan con los cactus en una conjunción diabólica. Mas contenidos en esta ocasión, los suecos surfean por las dunas a golpes de fuzz.

Cuando vi la lista de canciones del álbum me llamó la atención ‘Pentagram’. ¿Sería un guiño a la banda de Bobby Liebeng?. Realmente no se si lo es o no, pero ese sonido primitivo se palapa en los surcos de esta canción. Denso, de ritmo cansino, pero rebosante de garra y pesadez, el corte, se aleja del legado del desierto para sumergirse en un escenario proto-metal. Golpes de heavy-rock monolíticos entre una brumosa sección rítmica y una melodía pegadiza mas propia de mediados de los 70’s.


‘Robbero Bobbero’ nos despierta del sueño vintage para cabalgar por soleados espacios en los que el Stoner mas ortodoxo nos invade con sus hordas de fuzz. inclinándose a un espacio Stoner-metal, la banda crea un corte aguerrido e indómito con el suficiente gancho como para derretirte la cara. Todo un regalo para los fans mas ortodoxos del género. Una canción que no hace prisioneros y que acaba por poner a prueba tus cervicales.


Tras la descarga de energía del corte anterior ‘By Order Of The King’ pone las cosas mas borrosas. Agolpe de bajo expansivo y riffs envolventes, TIDAL WAVE nos sumen en un estado catártico con sus cantos chamánicos y su neblina narcótica. El corte más lisérgico de un álbum ardiente y lleno de energía, aunque no por esto menos pesado.  El tema contiene buenas melodías vocales y ocasionales solos de guitarra de gran nivel.


‘Purple Bird’ nos devuelve a la oscuridad a golpe de riff proto-doom de manual. Lento y plomizo el corte mira de reojo al pasado en su lento caminar. Cambiando el ritmo y pasando del trote al galope, el corte se encabrita con rugosos riffs que van y vienen entre voces melancólicas. Con un ritmo cansino la canción acaba por hipnotizarnos en una cocción a fuego lento. Un tira y afloja con paradas y arrancadas que acaba por despertarnos de la monotonía y la narcolepsia. Regresando a los orígenes los magnéticos riffs de ‘Thorsakir’ nos agarran desde el principio. Por territorios Stoner-doom de corte lisérgico, la canción parece arrastrarse por un sueño narcótico. Rebosante de rabia, el corte se eleva sin dejar la atmósfera nebulosa en ningún momento. El corte pasa de un espacio psicodélico a una narrativa épica en una transición efectiva. Nuevamente el legado de la música pesada de los 70’s se mestiza con los riffs arenosos de los 90’s y un envoltorio del siglo XXI.

Tidal Wave

Ripple Music

Reseña: L’IRA DEL BACCANO.- ‘Live at Psychedelic Network Fest 2019’

Los italianos L’IRA DEL BACCANO publican «LIVE AT PSYCHEDELIC NETWORK FESTIVAL 2019«, Y lo hacen en descarga GRATUITA en Bandcamp con la opción de donación para ayudar a cubrir los gastos de su próxima gira. Esperando el lanzamiento del 4º álbum por parte de Subsound Records en marzo estos 46 minutos divididos en tres canciones abarcan todas las etapas de la banda y reflejan todo su abanico de estilos. Con esta grabación de su actuación de 2019 en el Festival psicodélico celebrado en la ciudad de Würzburg, Alemania. La banda trata de mitigar la subida de los precios de los gastos de su próxima gira, como el alquiler de camionetas, combustible, impresión de mercancías. El propio guitarrista y productor Alessandro Santori nos comenta sobre el lanzamiento y la gira: «Teníamos estas grabaciones multipista de nuestra actuación en Alemania en el Festival Psychedelic Network, así que decidimos mezclarlo y lanzarlo en línea para nuestros oyentes y amigos invitando a descargarlo gratis y, si quieren, apoyándonos en lo que pueden para ayudarnos a cubrir los gastos de nuestra próxima gira. Como otras bandas underground tenemos muchos conciertos de «trato de puerta» en el camino. Esto significa que los posibles ingresos del lugar dependen de cómo mucha gente asistirá al concierto. Con la situación actual de precios de combustible, alquiler de furgonetas y merchandising la impresión es cada vez mayor, el riesgo de terminar la gira con pérdidas también es mayor, especialmente si ocurre algo inesperado sucede en el camino. Elegí una canción por cada disco lanzado hasta el 2019, podemos decir en muchos sentidos que este disco en vivo cierra un ciclo para la banda y empieza una nueva. Espero que todos nuestros amigos disfruten el viaje con nosotros, esperando el nuevo álbum en unas pocas semanas.’

Las tres canciones se desarrollaN en insondables atmósferas de psicodelia pesada de vocación espacial en la que no falta la improvisación y rugosos riffs de vocación Stoner-doom. Un fiel reflejo del potencial de una banda que no se circunscribe a un solo estilo, y que es capaz de manejarse en escenarios progresivos con suma solvencia. El álbum es el perfecto aperitivo para amenizar la espera ante la llegada del cuarto álbum de la banda la próxima primavera.

Grabado en Cario – Wurzburg en 2019. Multipista de la F.O.H. consola. Mezcla y masterización de Alessandro Santori y Raimondo Mosci para Roaming Sounds Recordings

Abriendo con una introducción atmosférica, ‘Abilene’, la canción incluida en su álbum PARADOX HOURGLASS’ de 2017 se toma su tiempo para eclosionar y mostrarnos un mundo de color. Un ritmo pesado y los devaneos de una guitarra impregnada en sustancias lisérgicas van contoneándose en un ambiente acogedor para el oyente. Sin duda su pesado ritmo es un perfecto soporte para sus pasajes heavy-psych. Crudos riffs rugosos nos asedian entre cambios de melodías en un frenesí extasiante. Tras la embestida inicial el corte parece descender a un espacio de calma psicotrópica en la que abundan los efectos envolventes. Ese cierto cariz espacial contrasta con los briosos riffs en una combinación bastante atractiva. Densos y pesados, los italianos consiguen el equilibrio en una canción llena de fuerza.

La banda retrocede a sus comienzos espaciales con Volcano X13’, canción incluida originalmente en su álbum de 2014 ‘TERRA 42’. Pero si el tema incluye muchos elementos espaciales, no es menos cierto que los golpes de proto-doom aparecen antes de sumergirse en un espacio más progresivo. Jugando a la perfección con las armonías, la banda vuelve una y otra vez al mismo acorde, para crean un entorno hipnótico sumamente atrayente. En esta grabación parece intuirse la destreza de las múltiples ocasiones en las que lo han tocado, ya que su ejecución es certera y precisa. Un claro ejemplo de la vocación de una banda que no se encasilla en un único estilo, sino que juega con diferentes estilos en busca de un fin común. Delicados por momentos, L’IRA DEL BACCANO muestra sus cartas con brillantes momentos en los que la calma se apodera de un corte indómito y repleto de matices. El corte acaba convirtiéndose en una auténtica jam heavy-psych de fuerte vocación sideral.

El álbum cierra con los 21 de ‘Tempus’. Una versión inédita de su último álbum ‘SI Non Sedes IS – LIVE MMVII’. Con ondulantes y solventes riffs encuadrados en espacios nítidamente stoner van mutando a territorios en los que solos ácidos se van sucediendo en esa poderosa estampida rítmica, para involucionar a entornos espaciales en los que las lluvias de meteoritos llegan a momentos drone diluyéndose gracias a los acordes de una narcótica e hipnótica guitarra. En la parte central nos encontramos atractivos momentos de psicodelia en los que los efectos nos envuelven. La nave espacial de L’IRA DE BACCANO se va corrompiendo debido a la acidez que va soltando la guitarra según se van interpretando las notas. Evidentemente, la banda gusta de las jams, y aquí no podía ser menos, por lo que después del giro dado, largos desarrollos acaban por despeñarse en torrentes de riffs mas pesados. Aun así esta versión en vivo se muestran más lisérgicos que lo hicieron en el tema original. En su parte final el corte se rearma sobre los difusos riffs stoner-doom que una vez agotados, vuelven a levitar sobre entornos psicotrópicos.

L’IRA DEL BACCANO

Reseña: ELEKTRIC MISTRESS.- ‘Chapter 99 EP’

Los canadienses ELEKTRIC MISTRESS, presentan una auténtica explosión sónica con su nuevo EP ‘CHAPTER 99’. Ecos proto-metal, blues, psicodelia, riffs arenosos y un inequívoco aroma vintage, componen el conglomerado que nos traen estos cuatro rabiosos temas de rock crudo e impactante. Estamos ante un nuevo viaje de ida y vuelta a los 70’s en el que la banda deja patente que aman las vibraciones de los pioneros del rock de comienzos de esa época dorada, pero que también miran de reojo al rock del desierto más crudo y contundente. El groovy con el que desarrolla cada una de las cuatro bacanales, se enriquece con elementos psicodélicos y una voz desgarrada que sabe modularse lo suficiente, como caer rendido ante ella. Temas capaces de resucitar a un muerto e invitarle a una fiesta de rock arcaico y rudo en el que las chupas de cuero, los vaqueros raídos y las melenas, se mecen al viento. Capaz de provocar esguinces cervicales, la fuerza que contiene cada canción es algo completamente incuestionable. Las letras se inspiran en acontecimientos, personas, recuerdos, sentimientos o cierta energía ocultista. Contar con un segundo guitarrista ha aumentado la complejidad de la banda, aunque su evolución, se ha mantenido bastante estable en los últimos dos años. Han empezado a incorporar armonías de guitarra para complementar su estilo de stoner rock, pero siguen dejando espacio para ser únicos y creativos y resonar con los oyentes. ELEKTRIC MISTRESS no pretenden reinventar la rueda, sino que ofrecen un rock n’ roll directo para los buenos y malos momentos. ‘CHAPTER 69’ es un trabajo que te volará la cabeza y que conseguirá que digas:. ¡Quiero mas de esto!

ELEKTRIC MISTRESS son: Maxwell Poole (voz), Kyle Cantfell (guitarra), Jason Cantfell (guitarra), Kieran Richardson (bajo), Riley MacDonald (teclados) y
Valencia Canales (batería).


‘Magic dust’ nos sumerge en este EP a base de fornidos riffs proto-metal con una ambientación vintage gracias a ese impactante órgano retro. Desgarrador, el tema tiene el blues en sus venas, pero no solo eso, pinceladas psicodélicas y una vocación stoner se encuentran entre sus intoxicantes surcos. Qué duda cabe que la canción te abofetea con descaro entre sus ecos 70’s, Sus riffs difusos y pesados tienden el puente de ida y vuelta al siglo pasado y sus vibraciones más descaradas y crudas.  Toda una espiral sónica con la que la banda arrolla al oyente poniendo a prueba la consistencia de sus cervicales. Solo asesinos, unos tambores explosivos y voz quebradiza llena de rabia son los argumentos con los que ELEKTRIC MISTRESS nos zarandean.

Exhaustos del corte anterior, ‘Radio’ no baja la intensidad, sino todo lo contrario. Un frenesí sónico nos arrolla a toda velocidad con un órgano impactante y una estructura de hard-rock vibrante y contagioso que nos invita al baile. Toda una fiesta de vibraciones vintage ejecutada con herramientas nacidas del rock del desierto. Riffs turbios, melodías y estribillos pegadizos y una fantástico groovy nos llevan en volandas en este aquelarre de rock primitivo y pesado.  En esta vorágine sónica, la banda sabe cómo utilizar las armonías para que la canción no resulte anodina, sino todo lo contrario. Ese órgano asesino te derretirá la cara con toda seguridad, pero si no es así, sus turbios riffs te embadurnarán de vibraciones arenosas, por lo que no hay escapatoria posible. Por si fuera poco, algunos desarrollos de guitarra nos llevan a los momentos de más esplendor del heavy-rock.

‘Cocaine Johnny’ es otro corte de rock ácido y pesado que bebe del manantial del blues y el proto-metal setenteroGolpeando una y otra vez con impactantes riffs, la banda modula su armonía a ritmo de blues para conseguir un tema contagioso. Energía pura, sin refinar, que te entra en vena para hacer que tu cabeza explote. Instalados en esas vibraciones vintage, los canadienses no se andan con tonterías para mostrarnos un corte con grandes atractivos. Toda una explosión de pesadez que te va a volar la cabeza y en la que no faltan pasajes ácidos para que el resultado resulte más efectivo.  

Con solo cuatro temas formando parte del Ep, ELEKTRIC MISTRESS, no pierden el tiempo y van directos al grano. Así lo atestigua ‘Chapter 99’, el tema que pone cierre al Ep, y en el que los ecos blues se contonean entre golpes de proto-metal y arenosas vibraciones psicotrópicas.  El tema repite su armonía una y otra vez, pero lo hace dotándola de elementos lo suficientemente atractivos como para que el tema contenga interesantes matices sonoros. Su parte final se despeña por un precipicio rocoso de stoner-doom con un entorno psicodélico que hace que nada resulte impostado. Nuevamente las murallas de sonido creadas por sus riffs se colorean con ese magnético sonido de órgano y unas voces quebradas llenas de gancho.

ELEKTRIC MISTRESS son: Maxwell Poole (voz), Kyle Cantfell (guitarra), Jason Cantfell (guitarra), Kieran Richardson (bajo), Riley MacDonald (teclados) y
Valencia Canales (batería).

Elektric Mistress