Reseña: PAPIR.- ‘7’

Tras haber navegado en turbulentas aguas con su último álbum, PAPIR retoma los remansos de tranquilidad con su nuevo álbum ‘7’. En él, el trio de Copenhague hace poner rumbo a sus cuatro largas jams hacia un escenario de sosiego, relajación y elegante música ambiental. Sus largos pasajes atmosféricos se muestran esplendorosos en esta ocasión, prescindiendo de la pesadez, para crear pasajes llenos de elegancia. Susurrantes y aterciopeladas, sus bellas y evocadoras melodías cubren al oyente con un manto mágico, balsámico y absolutamente terapéutico.  Esa comunión de PAPIR con el mar, tiene aquí un punto de encuentro, pero ahora con suaves olas que nos arrullan en un estado onírico de suma belleza. La tempestad ya pasó, y ahora queda espacio en su música para sentir la suave brisa. Esa portada acuática y borrosa, es la antesala de 40 minutos llenos de magia de una banda, que se puede permitir componer la música que le apetezca, sin clichés, ni nada prestablecido. Su calidad les permite que sus creaciones fluyan con total naturalidad, y el resultado final, resulta fascinante. A este sonido PAPIR, lo llama ambient post-krautrock, lo cierto es que no les falta razón, porque si este es el álbum menos pesado de los daneses, también puede ser el álbum en el que lentamente se van alejando incluso de la psicodelia, para gravitar en una dimensión mucho más ambiental y atmosférica que nunca. Un minimalismo exuberante con el que consiguen hechizar al oyente y sumirlo en un gratificante trance del que no querrá salir jamás. ‘7’ es un álbum intimista para escuchar con luz tenue y mente abierta, para poder percibir la multitud de gratificantes sensaciones que transmiten sus canciones. Con pasajes que bien podrían ser la perfecta banda sonora para describir el Nirvana. ‘7’ es una auténtica OBRA MAESTRA de la música ambiental con atmósferas psicodélicas y un alma kraut. Una oportunidad para hacer un parón de este convulso mundo que vivimos y dejarnos llevar por gratificantes sensaciones durante cuarenta minutos rebosantes de belleza.

PAPIR son: Nicklas Sørensen (guitarras), Christoffer Brøchmann Christensen (batería) y Christian Becher Clausen (bajo).

7′ está disponible vía Stickman Records.

La primera de las jams, con 20 minutos y el nombre de ‘Parts I,II, II’ ocupa la cara A del álbum. Una composición que fluye lentamente con suaves acordes en un flujo psicodélico de gran magnetismo. Hermosos paisajes sonoros se muestran ante nosotros con su guitarrista Nicklas Sørensen mostrando toda su maestría. Susurrante, y con una belleza superlativa, la jam nos ofrece multitud de matices bajo su magnético ritmo. En la primera parte la psicodelia aromatizada a la que nos tienen acostumbrados se viste de etiqueta para ofrecer toda su elegancia. Sin darnos cuenta nos vemos envueltos en un enjambre de acordes imposibles ofreciendo su lado más sensual a la vez que psicotrópico. En ese entorno, la jam se va tornando más hipnótico con esos ritmos kraut que tan bien saben manejar. Mágicos acordes de guitarra envueltos en efectos y sintetizadores a bajo volumen. Tras esa fase mas turbulenta, la mitad del corte supone un punto de inflexión. Un difuso zumbido en un segundo plano protege los delicados y bellos acordes que se ejecutan con una delicadeza que paraliza todo. En este estado de superioridad, cada nota exhala bellas fragancias sonoras que nos acarician con ternura. Terapéuticos momentos con un halo de esa psicodelia de otro mundo que tan bien saben ejecutar PAPIR. Un rio de emociones que fluye lentamente transmitiendo una sensación de relax absoluta.  A modo de banda sonora de un Génesis de gratificantes sensaciones la última parte para describir el cielo. ¡¡¡Absolutamente magistral!!!

Difícil adivinar que nos espera después de esos veinte primeros minutos maravillosos. Los primeros tambores de ‘2’ nos hacen intuir que la cosa irá por otro camino. Un marcado ritmo y una gratificante brisa nos acaricia con sonido más tropical. Pinceladas jazz y el mágico sonido de la guitarra de Nicklas vuelve a sumirnos en un placentero trance. Mas vivaz y colorista, la música ambiental vuelve a adquirir cotas monumentales en manos de los daneses.  Sintetizadores, y acordes oscilantes, nos hacen entrar en nuestro particular mundo mágico. Porque aquí permiten que cada cual, escoja su camino, y hacia donde deja fluir sus sensaciones. Seguramente cada persona interpretará estos sonidos de una forma personal, pero cualquiera se sentirá invitado a soñar y construir sus sueños con estas bellas y evocadoras melodías.

Según avanzamos en la escucha del álbum, vamos sintiendo que estamos en algún lugar desconocido, pero un lugar que nos gusta.  ‘3’ nace con tonos enigmáticos y silenciosos. Un bucolismo lleno de belleza y en el que cada nota, tocada con absoluta delicadeza llega hasta lo mas profundo del alma proporcionando una agradable sensación de bienestar. Música ambiental de alto linaje ejecutada con sensibilidad. Una oportunidad para hacer un parón de este convulso mundo que vivimos y dejarnos llevar.

Papir

Stickman Records

Reseña: FROZEN PLANET….1969.- ‘Not from 1969’

En activo desde hace una década, y con mas de una decena de álbumes a sus espaldas, los psycho-jammers australianos FROZEN PLANET…. 1969 siguen ofreciéndonos mas jams salvajes. Improvisaciones del siglo XX inspiradas en ese mágico año para la psicodelia que fue 1969. Su título es lo suficiente evocador como para aclararnos en que época vivimos, ‘NOT FROM 1969’. En su interior, tres largos temas en los que la psicodelia oriental impregna de aromáticas fragancias sus largos desarrollos. Y que contienen unas reverberaciones que están en constante evolución, ofreciendo distintos aspectos de la psicodelia moderna. Con implacables ritmos unidos a una hipnótica línea de bajo y a una guitarra que se desangra para ofrecernos su mejor versión. Todo cabe en estos anárquicos y magnéticos 45 minutos en los que las vibraciones llegadas de las antípodas nos envuelven en sus habituales atmósferas psicotrópicas. Es complicado reseñar un álbum nacido de la improvisación y que se desarrolla en largos temas (uno de ellos de 27 minutos), pero lo que, si puedo decirte, es que te dejes llevar por este gratificante viaje a los confines de la psicodelia contemporánea. Un viaje impulsado por tres tipos que dejan que su música fluya con un resultado magistral.

FROZEN PLANET….1969 son: Paul Attard (guitarra), Lachlan Paine (bajo), Frank Attard (batería)

Grabado, mezclado y producido por Frank Attard, masterizado por Philip Dust, con fotografía de Matthew Slager y un diseño y maquetación obra de John Debono-Cullen
NOT FROM 1969’  estará disponible en vinilo plateado en una edición limitada a 200 copias a través de HeadSpin Records en el próximo mes de febrero y en Cd desde ahora vía Pepper Shaker Records

Las vibraciones del medio oeste son el punto de partida de ‘Diamond Dust la primera de estas tres jams. Diez minutos de exploración psicodélica en los que las melodías flotantes de la guitarra nos ofrecen aromáticas fragancias de gran belleza. Con un trasfondo pesado, una cortina borrosa cubre los devaneos lisérgicos del trio.  Un corte intenso lleno de gratificantes reverberaciones en un insondable escenario con pasajes más calmados. Un flujo constante que es contenido por momentos para resurgir mas brioso y proseguir su camino por esos exóticos paisajes llenos de encanto. La jam atraviesa entornos más tortuosos en los que los efectos y distorsiones aparecen intensificando su sonido sin que por ello, pierdan el rumbo.

Con ritmos intensos y un bajo hipnótico, ‘Strangelands’ está dotado de un matiz casi espacial, con un guitarra que se contonea entre pedales y wah wah. Implacable en su base rítmica, el corte parece estar hecho de gruesas pincelas que crean un cuadro psicotrópico a semejanza de los que tienen acostumbrados desde hace casi una década. Con la improvisación como base de sus composiciones, consiguen una vez mas crean cortes compactos y con un hilo conductor que se va torneando, aportando diversos matices. Si en el tema anterior la guitarra se erigía como auténtica protagonista, aquí los laureles están compartidos con una línea de bajo completamente implacable. Sobre ella, los acordes de la guitarra se retuercen en mil cabriolas, mientras Frank, no cesa en su torpeo de los parches de su batería. Constantes borboteos con emanaciones de LSD a lo largo de site minutos llenos de color.

Con mas de 27 minutos de improvisación,‘Dissolver’ crea una espiral de sonidos lisérgicos que se amontonan ante el oyente. Una disonancia casi free-jazz en la que la anarquía de tres músicos inquietos y talentosos, que se dejan llevar por sus emociones. De nuevo, el bajo de Lachlan Paine crea ese entorno hipnótico sobre el que desarrollar su jam. Nebulosas coloristas con trazos espaciales con una línea de bajo que se te clava hasta el alma. Devaneos ácidos entre efectos y una variedad de ritmos independientes que consiguen sumirnos en un agujero negro. Las oscilantes reverberaciones van haciendo mutar la atmósfera sin perder su instinto lisérgico. Los tres músicos se retroalimentan con sus armonías, mientras Paul colorea los ritmos con pinceladas de una guitarra que incide sobre la misma nota.  Sin darnos cuenta nos vemos inmersos en una fiesta llena de ritmos contagiosos con momentos kraut, tonos cósmicos así como juegos replicantes entre instrumentos que llegan a explorar territorios progresivos por momentos

Frozen Planet 1969

Pepper Shaker Records

HeadSpin Records

Reseña: ODDPLAY.- ‘Heritage’

Instalados en un sonido característico, ODDPLAY liberan su quinto álbum, ‘HERITAGE’. Refinando su estilo en una atractiva mezcla de difusos riffs Stoner y la psicodelia instrumental del nuevo milenio, nos ofrecen un viaje emocional. El dúo continúa exhibiendo su sacudida creativa para construir su álbum más maduro hasta el momento. Repleto de ásperos y crujientes riffs pesados, los búlgaros imprimen una narrativa cinematográfica a sus canciones; un relato en el que la psicodelia tiene un importante protagonismo. La dualidad de ese bajo portentoso y plomizo, con la elegancia estilística de sus pasajes de guitarra, hacen que sus canciones siempre ofrezcan una salida a la monotonía. Con muchos estándares del Stoner y de la psicodelia, pero también del heavy rock y la tradición búlgara, las canciones contienen un crisol de sonidos en una montaña rusa de emociones. Aportando un pegadizo groovy para que nada resulte monótono, los meandros del camino son solventados con destreza por un álbum con muchos atractivos para el oyente. Sus relajadas y elaboradas melodías y los constantes rasgueos de sus riff, hacen que lo anodino, desaparezca de su turbio relato, gracias a los flujos y reflujos que soportan sus canciones.


ODDPLAY son: Alexander Enev (guitarrista / productor / ingeniero de tono) y Itso Nickoloff (bajo).

‘Vices’ abre el álbum entre tonos enigmáticos que no tardan en sumirnos en una atmósfera inquietante y oscura. Ganchos de stoner rock con un sonido metálico y buenas dosis psicodélicas. Aquí el dúo incorpora algún elemento exótico que da brillo a la pesadez de sus inquietantes riffs.

Crujiente y nítidamente definido como un tema heavy-psych, ‘Jam of stone’ crea un entorno hipnótico en el que se desarrollan aterciopeladas melodías. Un magnífico trabajo de bajo complementa los devaneos de la guitarra. Con algunos cánones del Stoner instrumental presentes, la canción su muestra sólida y liviana a su vez,. Esto es obra de los constantes cambios en su desarrollo.

Mucho más pausada y con elementos del folclore búlgaro, así como pinceladas progresivas ‘Deboned lamb head’ nos presenta un paisaje más ensoñador y reconfortante. Suaves armonías custodiadas por un poderoso bajo se lanzan en una experimentación de gran eclecticismo. No faltan los golpes de metal para completar un corte versátil en su sonido.  

‘On the surface’ juega con elementos Stoner, post-metalcon un sonido seco y punzante. Una cortina difusa impregnada de gotitas de psicodelia en línea Colour Haze. El tema fluye entre solos psicotrópicos con paradas y arrancadas.

En un tono más colorista Thoughtless’ nos envuelven un su groovy entre ecos desert-rock y elementos psicodélicos. Solos afilados y un bajo que parece que se vaya a partir, construyen una narrativa más propia de la banda sonora cinematográfica. 

‘Blindfolded’ se desarrolla entre exóticas vibraciones psicodélicas con las paredes construidas por sólidos riffs pesados. Sus mágicos tonos describen un apacible escenario lisérgico.

Desde la pausa, ‘Borrow our time’ fluye lentamente para convertirse un balsámico temaque se debate entre la contundencia de los dictados Stoner y las vibraciones más psicotrópicas. Algunas pinceladas heavy-rock afloran entre monolíticos riffs creando dos escenarios paralelos que finalmente se decantan por la calma más envolvente.

Difuso y pesado ‘Tainted heritage’ nace con genes Stoner-doom antes de mostrar sus verdaderas entrañas. La dualidad de una fina guitarra y la contundencia de ese terrorífico bajo transmiten sensaciones inquietantes. Turbio por momentos, sus melodías de ensueño llenan de color otro corte oscuro y dual. 

El cristalino sonido de ‘Lady hawk’ nos devuelva la narrativa de banda sonora entre vibraciones de puro Stoner instrumental con las suficientes dosis de psicodelia como para atrapar al oyente en su oscilante relato.

Mas experimental que los temas anteriores ‘Organic sense’, con su magnético ritmose acaba despeñando por precipicios pesados para resurgir esplendoroso como una canción pausada y cálida con sus exóticos devaneos psicodélicos.

Para cerrar ‘Quell’ prescinde de reverberaciones pesadas y se deja llevar por la psicodelia instrumental más colorista y experimental. Con la sensación de que algo puede pasar, sus pausados desarrollos amagan con explorar en una descarga fuerza de las que nos tienen acostumbrados. Nuevamente el tema sirve de escaparate para dejar patente la maestría de su bajista, verdadero guía de este relato en el que la psicodelia pesada de los búlgaros nos vuelve a atrapar.

Oddplay

Reseña: DOMADORA.- ‘The U book’

Los psycho-jammers franceses DOMADORA, nos traen su particular regalo de Navidad con la publicación de su quinto álbum ‘THE U BOOK’. El primero del tres álbumes que la banda lanzará en los próximos meses a través de Kozmik Artifactz, como resultado de mas de 20 horas de música grabadas por la banda en 2.020. Con la improvisación como argumento, la banda deja fluir su creatividad en cuatro largas jams, (una de ellas de 30 minutos) sin ningún tipo de restricciones y expresando libremente sus emociones. La propia banda comenta: ‘Si nos relajamos por completo y nos dejamos llevar, parece que ya no somos los que hacemos música. Parece que algunas entidades benevolentes se han unido a nosotros, se han hecho cargo y son las que están jugando. Se siente como estar bajo un trance hipnótico inofensivo durante horas’. Una forma orgánica de crear música usando una amplia gama cromática de tonalidades que exploran la psicodelia pesada con un resultado cautivador. Tanto sus bacanales ácidas con solos infinitos, como el hipnotismo de su pesada base rítmica, hacer sucumbir al oyente en su poción mágica. Turbulentos en ocasiones, en contraste con la delicadeza de algunos pasajes llenos de belleza más propios del post-rock, DOMADORA crean un trance hipnótico que te absorbe como un agujero negro. Las dobles parejas de percusión y de guitarra, se erigen en protagonistas de una hora en la que te sentirás en otro mundo. Un mágico y diabólico álbum con hipnóticos momentos que flirtean con el stoner-doom, pero que también saben seducirnos con sus elegantes y bellas melodías.

DOMADORA son: Tao Delport (batería), Belwil Domadora (guitarra), Gui Omm (bajo), estando acompañados en ‘THE U BOOK’ por Tommy Foster (guitarra) y Ardwel Courta (percusiones).

‘Surffering brothers’ abre el álbum con fuertes golpes de Stoner doom. Contundente y pesado en su apertura los solos diabólicos no tardar en aparecer para sumirnos en una espiral heavy-psych de grandes proporciones. En esa vorágine, la armonía de la jam no se inmuta, mientras la guitarra hace estragos con sus interminables solos ácidos. Bajo un inquebrantable ritmo como soporte, los franceses crean una bacanal psicotrópica en la que el virtuosismo aparece por momentos.

Cambiando el tono, suaves acordes con tintes psico-progresivos nos introducen en ‘The U book’, el tema que da nombre a este nuevo álbum.  Aquí en contraposición con la locura del corte inicial, DOMADORA optan por la calma y la belleza de sus armonías. La pausa como protagonista de un paseo por hermosos espacios sonoros. Delicado y psicodélico, el tema avanza lentamente entre acordes de guitarra estratificados. Ensoñadores pasajes susurran al oyente transmitiendo un bálsamo sanador de mente y alma. Con momentos que se acercan al post-rock, el mágico sonido de la guitarra nos lleva a un mundo de color en algún lugar sobre las nubes.

Tras el fascinante corte anterior, en ‘Following the teachings’ encontramos unos tambores tribales adornados con exóticos pasajes que nos invitan a viaje en el que los ritmos de oriente se impregnan de sustancias psicotrópicas.  Sustentado esta vez en la percusión, el tema cuenta con magníficos pasajes de guitarras que en esta ocasión se tornan algo más difusas. Sin duda el exotismo de su armonía principal nos sume en un nuevo caleidoscopio de sonidos. De una forma aparentemente descolocada, los elementos se amontonan sin un orden del que salen con pasajes más psicodélicos si cabe. La jam evoluciona lentamente en su intensidad y poco a poco va perdiendo los ornamentos para sumirse en un espacio netamente heavy-psych. Con un gran protagonismo de los tambores, los devaneos de la dupla de guitarras siguen proporcionándonos fantásticos momentos de psicodelia ensoñadora.  Un corte hipnótico que acaba por engullirte entre sus fauces.

Domadora

Reseña: STARGO.- ‘Dammbruch’

‘DAMMBURCH’ es el tercer álbum del trio alemán STARGO. Una banda que en su ADN ha tenido devoción por los extensos pasajes instrumentales, pero que ahora van más allá y crean un álbum completamente instrumental. La ausencia de voces hace que las canciones resulten más oníricas en su desarrollo, sin que esto, les reste un ápice de fuerza. Su particular tour de force de vibraciones Stoner -metal, se conjuga con delicados pasajes de psicodelia ensoñadora, y bellas pincelas en armonías más propias del post-rock. En las tres canciones del álbum, encontramos sus particulares odiseas cósmicas, en las que los efectos y sintetizadores juegan un importante papel, pero la emoción de sus canciones no se resiente en su fuerza. Alejados de algunos estándares, colorean un matiz multicolor con tonos que dan brillo a un sonido que a priori pudiera ser repetitivo, pero que acaba resultando atractivo para el oyente. Impulsados por ritmos explosivos y reverberaciones lisérgicas, los ecos del rock del desierto siguen presentes en estos tres cortes llenos de épica. Toda una erupción que nos lleva a un reino sublime y majestuoso en el que los riffs monolíticos golpean con fuerza. La versatilidad de las vibraciones que cada corte contiene hace que puedan resultan familiares para amantes de distintos géneros como el post-rock, el heavy-rock, la psicodelia y por supuesto el Stoner-metal. Este arco iris colorista de estilas insertados con sutileza, y su impulso directo, hacen de ‘DAMMBURCH’ un plato de fácil digestión.

Comenzando con la pista de 14 minutos, ‘Dammbruch’ sorprende constantemente al oyente con inesperados giros y vueltas, fusionando todos los elementos musicales diferentes como si fuera algo natural, sin perder nunca es un flujo irresistible. Con una apertura atmosférica es tema se va formando entre tormentas de riffs pesados y pasajes que ponen la pausa sobre un tapiz psicodélico. Su oscura épica se ejecuta tomando algunos estándares del género. Con una primera parte rugosa, áspera y pesada, el tema desciende a prados lisérgicos con suaves reverberaciones que se elevan con monumentales pasajes en una combinación efectiva y ortodoxa.  Finalmente, el tema se soporta en dos niveles de intensidad que conviven al unísono. Pinceladas de melodías casi post-rock, contrastan con los monolíticos riffs Stoner-doom de manual.

El segundo corte, ‘Copter’ despega entre efectos, y con las turbinas de la maquinaria alemana calentando motores. Con un ritmo mas vertiginoso, el corte explora por momentos territorios heavy-rock con crujientes riffs. El corte refleja los momentos más contundentes de los alemanes. Sin sutilezas, el sonido de tema resulta pesado y directo, concediendo breves espacios a la calma psicodélica. Una simple pausa para tomar fuerzas y volver a levarse brioso por territorios Stoner.

‘Batysphere’ cierra este trabajo con suaves pasajes de psicodelia asediados por efectos envolventes que revoloteas como espectros. Aportando distintas texturas, el tema prosigue su andadura a algún lugar remoto en el cosmos. Si bien la base de STARGO son las vibraciones Stoner, el trio, no duda en incorporar elementos más propios del post rock y sobre todo ofrecer alguna incursión metálica que dan cuerpo a sus canciones. La inclinación sideral de la banda los lleva a recorrer un espacio intergaláctico sin que por ello pierdan su esencia arenosa. Posiblemente en este corte, esas características queden aún mas patentes. Con un sonido que seguramente al oyente le sonará familiar según sus propias inclinaciones, ya que tanto los amantes del Stoner, como los de la psicodelia, como los de géneros como el post-rock o el metal, van a encontrar aquí su momento favorito.

Stargo