Reseña BIS·NTE/MILANA.- ‘Mallorca stoner Vol.1’

Bajo el auspicio de los sellos Discos MacarrasMetalway RecordsHecatombe Records y Burial Records, ve la luz ‘MALLORCA STONER VOL.1’, un split en el que participan BIS.NTE y MILANA. Dos bandas de las Baleares que tienen dos formas diferentes de transmitir la fuerza del doom y el stoner desde uno de sus reductos nacionales. BIS.NTE, ya nos mostraban toda su habilidad para moverse por las atmósferas psycho-doom hace unos meses con su álbum debut ‘ANCESTRAL PUNISHMENT’. Aquí siguen la fórmula que tan buen resultado les dio en ese primer trabajo, y nos sumergen en esas atmósferas rituales en las que su psycho-doom se desarrolla entre humeantes y misteriosos pasajes, de los que afloran voces celestiales. Una ceremonia en la que los momentos más sombríos tiene su protagonismo en un relato lírico nacido del fango. MILANA, en contraposición, desarrolla sus dos temas en un escenario más desértico. Ortodoxos riffs Stoner son complementados con desgarradores momentos casi grunge, y unas gotas de blues en dos canciones rugosas, pesadas, y que miran el doom, mostrado otra faceta distinta. Una muestra patente de que en España también tenemos bandas que saben hacer stoner-doom, y que nada tienen que envidiar a otras apuestas foráneas. Esperemos que como su propio nombre indica, este ‘Vol.1’ sea solo el primero de una serie, que nos permita seguir degustando de estas apuestas noveles cargadas de calidad.

BIS·NTE son:  Maria J (voz); Vicente Paya (guitarras); Andrea Trujillo (bajo) y  Pablo Herrero (batería),

MILANA son: Pedro Inglés (voz); David Oliver (guitarras); Guillem Morey (bajo) y  Edu Biurrun

‘Unbalanced’, es un tema en el que BIS·NTE sigue la línea de lo mostrado en su álbum debut ‘ANCESTRAL PUNISHMENT’. Psych-doom de tintes rituales en una penetrante y misteriosa atmósfera de oscuridad. Tenebroso en sus riffs, ensoñador en sus melodías vocales, el tema tiene un alto poder de seducción. Todo un ritual ocultista con los habituales elementos de los mallorquines. Pinceladas en las que esa voz gutural aporta el lado más tétrico de una banda que le gusta gustar con elementos psicodélicos para realzar el poder seductor de la voz de María. Ceremonial, pesado y lisérgico el tema rezuma terror y melancolía a partes iguales. Nueve minutos humeantes y oscuros con un marcado poder magnético que nos atrae al interior de sus nebulosos y pesados surcos.

En una línea similar, pero con un sonido más pesado, ‘Involuntary act’ nos golpea con sus poderos y parsimoniosos riffs doom. Otro monumental, y atmosférico corte que nos envuelve con su grandilocuencia en oscuros e inquietantes tonos ceremoniales. Con un mayor protagonismo de la guitarra, el tema ofrece su parte más lírica entre contundentes golpes de fuerza. En esta ocasión jugando con los distintos registros vocales la canción adquiere tintes épicos.

MILANA aporta dos canciones a este Split. Con una apertura en los que los pasajes de psicodelia ensoñadora ‘White Buffalo’ se desarrolla en un espacio heavy-psych en el que la voz en tonos grunge trata de aflorar entre la espesura sónica.  Con ondulaciones en las que el tema reposa en pasajes más calmados, el corte es una montaña rusa emocional auspiciada por el fuzz arenoso. Con incrustaciones blues, el corte transita por un escenario desértico con momentos en los que parece contenerse en su intensidad, dejándose llevar por ambientes más psicodélicos. Aquí los mallorquines brillan con luz propia creando mágicas atmósferas con la tenue luz del ocaso y la sombra de los cactus como testigo.

‘Forest tale’ pone el cierre al Split, con rugosos riffs Stoner y un carácter más pesado que el corte anterior. Mostrando su faceta doom, la quebraba voz parece vomitar un blues pesado en el que los momentos desgarradores nos impregnan de su poder lisérgico.  Dos formas distintas de ensanchar las fronteras del doom en las que caben bellas melodías vocales que contrastan con los desgarradores momentos en los que el Stoner-doom más áspero se apodera de la banda.

Bisonte

Bandcamp Milana

Discos Macarras

Bandcamp Metalway Records

hecatombe records

Burial Records

Reseña: DOMKRAFT.- ‘Seeds’

Si te gustan los sonidos masivos envueltos en oscuras atmósferas narcóticas, sin duda ‘SEEDS’ es tu álbum. El trio sueco resurge como el Ave Fénix con un álbum nacido de la pandemia para ofrecernos un apocalíptico relato sustentado en monolíticos riffs como nunca antes habías oido. Toda una experiencia narcótica que se centra en la idea de emerger de las ruinas, para empezar de nuevo, construir algo diferente y mejor, más allá del cataclismo. DOMKRAFT construyen su nuevo álbum con un flujo hipnótico que quiebra cervicales, circuitos cerrados en los que los ganchos instrumentales titánicos alimentan conceptos líricos, luego giran de regreso para dirigir la psicodelia elíptica y las voces que ensanchan el cielo. En un ambiente oscuro, incluso a veces tétrico, sus atormentadas canciones, conjugan todos los elementos doom de bandas como SLEEP, añadiendo altas dosis de psicodelia espacial en vena HAWKWIND, con cuidadas y desgarradoras melodías más propias de bandas como ELDER. Sin duda, un álbum que excava mas profundo en los estratos doom de los que banda nació. Nebulosos sonidos masivos sustentados en una monumentalidad al alcance de pocos, riffs monolíticos que no desdeñan la psicodelia pesada en ningún momento. Sus canciones son como el caminar de manada de mamuts tras una ingesta de L.S.D. dejando un rastro de desolación Y angustia a su paso. Un agujero negro que te atrapa con un magnético sonido que bebe de la fuente del kraut, pero que vive en un oscuro bosque heavy-psych. Sabiendo manejarse en los sonidos doom de manual, ese bajo crujiente derrota a cualquier enemigo que pretenda detener su difuso sonido, mientras los tambores retumban en un ritual agónico entre guitarras que se inclinan por la psicodelia pesada, para ofrecer los momentos más narcóticos y psicotrópicos del álbum. Sin hacer mucho ruido y evolucionando lentamente, DOMKRAFT ha ido haciéndose un hueco en la escena pesada silenciosamente; con cada nuevo álbum que el trio publica, ofrece un nuevo aliciente a aquellos que piensan que el doom está anquilosado. Sus angustiosas voces, complementan un álbum faraónico que no da respiro al oyente, y en el que, el magnétismo de sus canciones nos engulle en una espiral de efectos, pedales y crujientes riffs atronadores.  Si tuviera que elegir un solo adjetivo para describir ‘SEEDS’, sería ¡MONUMENTAL!.

‘SEEDS’ nació en medio de la ola de calor del verano de 2020, el cantante y bajista Martin Wegeland, el guitarrista Martin Widholm y el baterista Anders Dahlgren se dirigieron hacia el oeste hacia el Mar Báltico hasta Welfare Sounds Studio, que se encuentra en una vieja casa de madera en las afueras de Gotemburgo, Suecia. Allí, en una gran sala en vivo con aire acondicionado prestado, los suecos sudaron con los jefes de estudio Kalle Lilja y Per Stålberg durante tres días para concretar una nueva epopeya que se siente cruda y viva. Con el debido crédito a la magia de mezcla de Karl Daniel Lidén, el peso característico de DOMKRAFT es más prominente que nunca, y los ambiciosos temas líricos agregan contexto a los riffs siempre masivos y el flujo hipnotizador.

Sonicblast-fest

Originalmente, DOMKRAFT se unió por un amor mutuo por SPACEMEN 3, MONSTER MAGNET, SLEEP y HAWKWIND, por nombrar solo algunos. A partir de la más pesada de sus influencias combinadas, el trío de Estocolmo creó un sonido que combina cantos fúnebres imponentes, psicodelia alucinante y minimalismo hipnótico, que se encarna en su álbum debut monolítico de 2016 ‘THE END OF ELECTRICITY’ y la continuación de 2018. ‘FLOOD’. ‘SEEDS’ está disponible vía Magnetic Eye Records.

Sonicblast-fest

DOMKRAFT son:
Martin Wegeland – voces y bajo
Martin Widholm – guitarras
Anders Dahlgren – batería

Sonicblast-Fest

Monolíticos riffs atmosféricos abren ‘Seeds’. Nueve minutos de oscuridad doom envueltos en una espesa neblina psicotrópica. El tema golpea fuerte con toda su pesadez, mientras sus atormentadas voces asoman de las profundidades mostrando todo su desasosiego. El tremendo sonido de la línea de bajo se conjuga con unos solos de guitarra estilistas. Su atronador y aturdidor sonido nos deja noqueados. Pero no solo de pesadez vive el trío sueco, sus misteriosos pasajes heavy-psych se desarrollan con soltura entre la densidad habitual de la banda. El tema es impulsado por fuertes tambores en un ondulante transitar por el mundo de los espectros. Si estamos ante un corte pesado, también estamos ante una canción que contiene un espacio melódico, que a veces se inclina incluso a territorios progresivos sin perder su pleno carácter doom. Un corte hipnótico y masivo.

El crujiente bajo nos introduce en ‘Perpetuator’. Una nueva odisea en la que la psicodelia pesada se dorna de momentos sludge entre voces llenas de lírica. Siempre en tonos lánguidos su potencia narcótica nos impregna de psicotrópicos inyectados a golpe de riffs. Un magnetismo soporífico que no pierde jamás el ritmo. Lento, parsimonioso, pero completamente psicotrópico, el tema mantiene una primera parte de pesadez extrema, para introducirnos en lisérgicos espacios en los que la banda brilla con luz propia. Otro tema desgarrador que lleva el sello de la banda. En su ondulante transitar por la oscuridad, el tema pasa por una fase tormentosa para morir en una atmósfera psico-espacial que nos aleja de la contundencia previa.

‘Into Orbit’ nace de guitarras distorsionadas para caminar como un paquidermo gigantesco. Ese característico sonido monolítico se retuerce entre pedales y distorsiones aportando un aura espacial en su propuesta psycho-doom. Un sonido turbio, denso, plomizo, pero que acaba atrapándonos entre sus fauces. Ornamentando su sonido con sutiles incursiones de guitarra, la espesa cortina que suponen su sonido, resulta como un agujero negro del que no podemos salir. La conjunción de elementos kraut, psicodélicos y espaciales consigue un resultado monumental. Probablemente el tema más turbio del álbum.

En contraposición, ‘Dawn of man’ nos devuelve al doom ortodoxo entre pedales y efectos. Toda una bacanal de sonidos masivos con un poder magnéticos de proporciones descomunales. Aquí las voces cambian su registro par ofrecernos un chamánico espacio narcótico. Su atrayente poder de seducción hace que nuevamente caigamos rendidos a su propuesta sonora. El tema se ensambla en una efectiva combinación de psicodelia pesada, rock espacial, ecos progresivos y los imperturbables genes doom. En esta ocasión la banda atraviesa continuamente esa difusa frontera entre la psicodelia pesada y el doom. Todo un atrayente ritual en el que la luz parece no existir.

‘Tremors’ describe enigmáticos espacios que vuelven a beber de las aguas psico-progresivas. Aguas impregnadas de dietilamida en las que la voz flota creando una sensación placentera y soporífica. Con la sensación de algo grande va a suceder, la canción evoluciona con lentitud guiada por sus poderoso tambores y por ese bajo que parece que va a quebrar. Con alguna incursión sludge, el tema mantiene la tensión en un nivel elevado. Nuevamente las incrustaciones espaciales aparecen en forma de efectos, mientras la voz regresa a sus tormentosos pasajes. Amortiguando su densidad con chamánicos pasajes la dualidad de melodías vocales hace que el tema resulte fascinante para el oyente.

A continuación, ‘Krank Blekhet’ con un minuto de duración sirve como almohada para devaneos psico-espaciales

El álbum cierra con la mastodóntica ‘Audiodome’. Aquí la banda desata todo su potencial en atmosféricos pasajes en los que el doom habita con la más oscura psicodelia pesada. Los monolíticos riffs se adueñan de un tema hipnótico, pesado y a su vez muy psicodélico. Lleno de rabia, el tema vomita toda la fuerza de la banda. Contundente, hipnótico y sin hacer prisioneros el tema se embarca en una odisea espacial sin perder un ápice de fuerza. Ese sonido masivo de los suecos transita aquí por atmósferas siderales en las que la oscuridad cubre todo. Propulsado por la fuerza del fuzz, la banda gravita en una misteriosa atmosfera entre tambores rituales y melodías psicodélicas arropadas por una turbia cortina cegadora. En su parte central encontramos los pasajes más narcóticos del álbum. La semilla del paquidermo sueco parece reproducirse lentamente ofreciendo su lado más lisérgico hasta difuminarse en el infinito.

Domkraft

 Bandcamp 

 Magnetic Eye Records

Reseña: SUPERLYNX.- ‘Electric Temple’

Desde las profundidades de los fiordos noruegos emerge la particular sacerdotisa Pia Isaksen al frente de SUPERLYNX para mostrar al mundo su nueva creación. ‘ELECTRIC TEMPLE’ el tercer álbum del trío de Oslo debe su nombre al mismísimo Jimi Hendrix, con su frase: ‘Llamamos a nuestra música ‘música de iglesia eléctrica … porque es como una religión para nosotros “. Con ese propósito, el álbum nace con la intención de reflejar en sus canciones mucho de lo que la gente busca en los templos, religiones u otras formas espirituales. Esa fuerza para soportar las pruebas, paz mental, éxtasis, seguridad, esperanza, comunidad, alegría, trascendencia, etc. Algo que hace que en el proceso creativo del mismo SUPERLYNX encuentre su propio templo. Marcado por una muerte familiar, sus canciones habitan en oscuras atmósferas rebosantes de melancólica y con un fuerte carácter devocional. Sustentados en una base psycho doom, sus canciones reflejan una experiencia espiritual llena de sensibilidad. La sensual voz de Pia, ejerciendo como Suma Sacerdotisa, lanza sus plegarias al mundo con etérea y bella voz, soportada por una descomunal línea de bajo y guitarras que tratan de abrirse camino en busca de la luz. En una línea similar a bandas como HIGH PRIESTESS o WINDHAND, pero desarrollando sus canciones en una flotante atmosfera psico-progresiva en la que caben la lírica y el clasicismo consiguen un sonido diferente, personal. Suave, cálido, el álbum exhuma espiritualidad en cada acorde, en cada melodía, en cada estrofa. No estamos ante un álbum de psycho-doom clásico, aquí las vibraciones mas pesadas, aparecen con delicadeza entre su humeante ambiente litúrgico. Un humo de psicodelia pesada que contiene bellos pasajes instrumentales, pero que, sobre todo, consigue hacernos participes de su meditativo ritual. Canciones robustas llenas de belleza celestial emergida de las oscuras cavidades de tonos ocultistas. ‘ELECTRIC TEMPLE’ es un álbum gratificante para el oyente, ya que sus canciones nos susurran hasta envolvernos en un hechizo del que difícilmente querremos escapar. Baja la luz, saca tu lado ‘zen’ y déjate llevar a lo más profundo de la noche para encontrar tu paz espiritual.

El álbum fue grabado por Ole Teigen en su estudio Crowtown Recordings y está mezclado por el productor ganador de varios premios Grammy Marc Urselli, quien ha hecho sonido para Nick Cave, Mike PattonLou ReedKeith RichardsThe Black Crowes y muchos más; y masterizado por Fridtjof Lindeman, estando disponible vía DARK ESSENCE RECORDS.

SUPERLYNX son: Pia Isaksen (voz y bajo), Daniel Bakken (guitarras) y Ole Teigen (batería, piano, teclados y voz.

‘Rising flame’ se debate entre la calma y la pesadez. La voz ritual de su particular sacerdotisa nos invita a una ceremonia litúrgica. Los acordes más propios del post-rock se conjugan con golpes que miran de reojo al doom. Bien podríamos encuadrar el tema dentro de los dictados del psycho-doom. La dulce y sensual voz se acompaña de los pasajes más hechizantes, aportando la fuerza cuando se hace el silencio. La angelical voz preside una ceremonia oscura con pasajes de psicodelia pesada custodiando sus plegarias. Los coros celestiales se unen a la ceremonia haciendo que su instrumentación se eleve a un estrato de mayor pesadez. Lúgubre pero místico, el tema supone todo un hechizo para el oyente. Un corte bien construido.

Sin salir de la atmósfera heavy-psych del corte de apertura, ‘Electric temple’ describe insondables entornos nebulosos con sus cadentes acordes.  Sin perder el carácter ceremonial, sus bellas melodías de guitarra dan paso a nuevas plegarias de su sacerdotisa. La dulce y lírica voz es capaz por sí misma de seducir al oyente en un sortilegio gratificante. Delicado y con un armazón fornido, la canción supone un bálsamo entre sus inquietantes golpes de pesadez. Un equilibrio que adopta distintas formas sonoras sin perder nunca el rumbo. Una liturgia en el medio del bosque con elegantes pasajes aportados por la guitarra entre tambores que se alborotan creando una sensación de terror. Aquí la psicodelia se revuelve sobre si misma generando un torbellino psicotrópico en el que nos sentimos atrapados.

Los poco más de dos minutos de ‘Apocalypse’ conjugan esa atmósfera ritual presente en todo el álbum. Dulces pasajes vocales en una oscuridad latente y suaves acordes que elevan el poder de la psicodelia pesada a unos altares celestiales. Tambores desbocados imprimen carácter a un tema que se ve seducido por exóticas fragancias con una guitarra que explota. Susurrante y con un bajo excelso, el tema reposa tras una pequeña deflagración de pesadez.

Con una línea definida el nuevo tema ‘Moonbather’, supone un nuevo episodio de este álbum lleno de una oscura espiritualidad. Con una expresión que conjuga elementos psico-progresivos, leves retazos doom y sobre todo, bellos pasajes lisérgicos. La lírica apacible llena de sensualidad confronta con pasajes más rugosos que tienen a inclinarse a laderas escarpadas. El corte mantiene todo el carácter ritual presente en el álbum. Coros envolventes acompañan en esta ocasión las plegarias de su vocalista.

‘Sonic sacrament’ se adorna con exóticos acordes envuelto en la densa neblina que fluye del bajo. Pausado y relajante, el tema prescinde de las voces, ofreciendo una especie de bello interludio instrumental.

Nuevamente el poderoso bajo, abre con su difuso sonido ‘Returning light’. Su narrativa misteriosa y sus sombríos pasajes dejan paso a la celestial voz. Sus relajados pasajes se desarrollan entre bellas melodías y un soporte fornido en un segundo plano. Siempre bajo una atmósfera sombría, SUPERLYNX consigue mantener la tensión sin estridencias.

‘Laws of nature’ se inclina por la belleza sin fisuras. Susurrante y placenteros acordes de guitarra acompañan la seductora y hechizante voz. Casi narrando más que cantando, Pia consigue sumirnos en su relato. La melancolía preside en esta ocasión otra canción que no se sale del camino por el que se desarrolla el álbum.  Un delicado tema lleno de una bucólica belleza gracias a un logrado trabajo de guitarra. En su parte final encontramos brillantes desarrollos de guitarra que no hacen, sino confirmar la calidad de la banda.

Aportando tonos de sinfonismo clásico, ‘Then you move’, ahora con una voz masculina, el tema habita en ese tenue ambiente al que ya nos hemos acostumbrado. El piano, y su vocación progresiva dota de un carácter diferente a la canción. Prescindiendo de los elementos psicodélicos, construyen un tema inquietante pero que nos mantiene alerta.

Instalados en ese espacio de romanticismo clásico, ‘Siren sing’ supone un nuevo interludio a base de acordes de piano y una grave voz narrativa y teatral.

‘May’ cierra este hechizante y devocional álbum de psicodelia pesada con susurrante acordes y narraciones inquietantes. A cámara lenta, la narrativa tenebrosa de SUPERLYNX continúa con su particular ritual espiritual. Lento y cálido, el tema se desarrolla sin estridencias manteniendo su silencioso desarrollo. ¿Psicodelia ocultista devocional? Podría ser un calificativo para este maravilloso, oscuro y espiritual trabajo. Ponle tu el nombre, pero, en cualquier caso, lo mejor es empaparse de sus mágicas y espirituales resonancias.

Superlynx

DARK ESSENCE RECORDS

Reseña: BREATH.- ‘Primeval Transmissions’

«PRIMERVAL TRANSMISSIONS’ es el álbum debut de BREATH, un dúo de Portland que muestra veneración por el trabajo de bandas como OM. Si eres fanático del trabajo de Al Cisneros, no deberías perderte este místico y cautivador debut. Todo un sorprendente ‘viaje’ psicodélico con un bajo atronador, excelso y aplastante, junto a una batería explosiva. Una forma de llevar el doom a atmósferas devocionales llenas de un misticismo meditativo en el que todo sucede con pausa. Siempre caminando con parsimonia, cada riff, cada acorde, cada golpe de batería, se incrusta en nuestra alma haciéndonos partícipes del ritual de BREATH. El interés por las curiosidades metafísicas del pasado antiguo y antediluviano se convirtió en una musa que finalmente tomó forma en «PRIMEVAL TRANSMISSIONS’. La música se informa de aventuras dejando atrás las comodidades de lo conocido. Ir a bosques desconocidos a veces en sentido figurado y en algunos casos literal ha hecho que la banda conecte con un entorno natural que queda reflejado en sus canciones, la naturaleza como espejo del alma. Con ritmos llenos de melodías pesadas, su ‘Meditation Doom’ te llevará a cuevas apartadas y misiones de visión totémica. Sometiendo el papel chamánico a pruebas extremas consiguen protegernos conectándonos con el espíritu.

Los cinco temas del álbum se adornan con psicotrópicos pasajes devocionales en el que el doom adquiere una nueva dimensión para calmar nuestra alma. Sin duda, este debut es un álbum redentor que te meterá en una nube mística en la que los sonidos pesados son un auténtico guía espiritual.

«PRIMEVAL TRANSMISSIONS’ está disponible a través del pujante sello Desert Records.

BREATH son: Steven O’Kelly (Bajo, Voz), Ian Caton (Batería, Percusión auxiliar). Como músico invitado Rob Wrong aporta su guitarra en «Observer».
Diseñado, grabado y mezclado por Rob Wrong , masterizado por Tad Doyle en Witch Ape Studio. Ilustración de Tyler Wintermute.

Evocation’ fluye entre olas y los magnéticos acordes de un bajo devocional y magnético. Tambores rituales vibrantes golpean entre esa línea de bajo más propia de Al Cisneros, un referente para el sonido de la banda. adentrándonos en su narrativa desde los primeros acordes nos sumergen en su particular agujero negro. Atrapados por un hechizo lisérgico lleno de mística. La catártica voz eleva sus plegarias litúrgicas para complementar el ritual. Oscuro pero lleno de magia el tema refleja la veneración de los de Portland por OM. Atmósferas humeantes con olor a incienso y a cannabinoides aturden los sentidos del oyente ofreciendo un espacio meditativo y liberador. Repitiendo sus acordes todo se desarrolla con una calma absoluta. Si bien estamos ante un sonido grueso, el resultado es todo un bálsamo redentor. Todo un trance alucinógeno, en el que el alma migra al mundo de los espíritus a través del humo creciente del fuego iluminando el arte rupestre destinado a bailar con llamas parpadeantes.

En un espacio más inquietante, ‘Dwarka’ hace crujir las cuerdas del bajo, golpeando con un sonido potente y profundo. En un ambiente turbio y tenebroso el dúo nos adentra en oscuras cavernas con esa voz, quebrada que regurgita cada estrofa como si le costara salir. Ralentizando su pesado u turbio sonido, la narrativa se torna más desgarradora. Un dolor interno parece querer salir de las entrañas de unos músicos entregados a su proyecto. Rifs monolíticos que rechinan y que con cada nota emiten un halo intoxicante y aturdidor. Doom en estado puro, que una batería que golpea con fuerza creando un sonido denso y grasiento. Perturbadores pasajes que se inclinan por el lado más tradicional del Stoner-doom en su parte final, antes de devolvernos al espacio místico y meditativo. Quizás sus catorces minutos llegan a hacerse algo largos, aunque esa excesiva duración, se contrarresta con distintos cambios en la trama del tema.

‘Observer’ parte con cantos y rezos litúrgicos más propios de una abadía medieval. Siempre manteniendo la atmósfera entre tinieblas y una atmósfera nebulosa, las oraciones dejan paso a pasajes instrumentales gruesos y parsimoniosos. Solo dos instrumentos son suficientes para crean temas devocionales de parsimoniosos sonidos pesados impregnados en psicotrópicos. Aquí el dúo cuenta con la colaboración a la guitarra de Rob Wrong, que con sus solos afilados aporta un elemento sumamente enriquecedor. desangrándose en interminables solos ácidos, tanto bajo como batería parecen pasar a un segundo plano. A pesar de ello la línea de bajo marca todo el álbum, y también, como no podía ser de otra manera, esta canción. El tema parece estar influeciando por los vientos orientales de músicos como Ravi Shankar o Baris Manco.

Tras los cinco minutos del corte anterior, ‘Battle for Harmonic Balance _ Halls of Amenti’ se desarrolla a lo largo de más de doce pesados minutos llenos de intensidad meditativa. Riffs que nos enganchan entre atronadores tambores que mutan su cadencia rítmica constantemente ofreciendo siempre su lado más brillante y efectivo. Aquí las voces parecen tomar un mayor protagonismo en el corazón del tema. Inspirado en el legado egipcio, alineando la canción como la esfinge durante el equinoccio. Por momentos mostrándose como una jam en la que los tambores parecen ir por libre, el tema avanza con firmeza. La densidad de su sonido vuelve a atraernos al interior de unos surcos devocionales en los que el doom se viste de misticismo. Al igual que sucede en ‘Dwarka’, la larga duración del tema resta algo de interés, resultando algo repetitivo.

Cerrando el álbum, completan el circulo regresando al origen con Evocation (reprise)’. El tema de apertura del álbum prescinde de sus cautivadoras voces místicas para ofrecer un aspecto más inquietante sin perder su épica trascendental. Con esta ofrenda sin letra transmiten los obstáculos, las pausas y el regreso exitoso comenzando con el ritual similar que comienza en su primer capítulo. Con un mayor protagonismo de los tambores, el corte parece mostrarse como una demo previa al resultado final.

https://www.facebook.com/desertrecordslabel

Reseña: KABBALAH.- ‘Omen’

Como si hubieran salido de las Cuevas de Cuevas de Zugarramurdi , KABBALAH liberan su nuevo álbum ‘OMEN’. Las hechiceras navarras nos seducen con sus conjuros llegados del más allá para invitarnos a descubrir el poder de lo oculto. Un sonido ocultista heredero de Sabbath pero un carácter ritual en línea de bandas como Coven, Purson, High Priestess o Blood Ceremony, consigue crear un trabajo lleno de mística ocultista. Todo un aquelarre con olor a pócima mágica de la que fluye un humo narcótico que nos aturde entre sus súplicas rituales. Las pamplonicas usan la seducción como arma para crear un aquelarre con tonos folk entre pesados pasajes psicodélicos. Ensanchando una vez más el territorio del doom, el trio explota con acierto su papel de sacerdotisas mayores de un nuevo género, que sigue ampliando su territorio sonoro. De una forma más asequible para el oyente que no tiene fervor por el doom más ortodoxo, KABBALAH pone su granito de arena, para que los ecos pesados puedan llegar a un público más amplio. Seguramente tras escuchar ‘OMEN’ caigas rendido a un estilo del que no querrás separarte.  Un álbum inquebrantablemente creativo, enigmático y fascinante en el Carmen, Alba y Marga tienen una forma única de convertir sus influencias de proto-metal en un arte propio. Las voces litúrgicas crean un ambiente seductor y espeluznante, con atrayentes guitarras y un notable trabajo de bajo. Gira como en un carrusel embrujado mientras mantiene intacto el peso. ‘THE OMEN’ llenará tus exigentes oídos con ganchos creativos y estribillos deliciosamente oscuros. Un álbum sencillo, con canciones cortas que no llegan a los 4 minutos, pero que nos seduce durante 25 minutos de bellas melodías, que nos dejan con ganas de más.

‘OMEM’ está disponible vía Rebel Waves Records, sello subsidiario de Ripple Music.

KABBALAH son: Carmen Espejo (Batería y voz) Marga Malaria ((bajo y voz) y Alba DDU (guitarra y voz. voz

Procedente de Pamplona, ​​en el norte de España, y nacido a principios de 2021, KABBALAH  se formó sobre las cenizas del traje local Las Culebras, que se asoma en los reinos oscuros y esotéricos de la brujería y las artes a puerta cerrada. El trío comenzó un ciclo prolífico de música al lanzar tres EPs (‘Kabbalah’, ‘Primitive Stone’ y ‘Revelations’) entre 2013 y 2016, progresando a su álbum debut de 2017 ‘SPECTRAL ASCENT’. Con su hard rock al estilo de los 70 con sonido de garaje y atmósferas ocultas inspiradas en Coven que cubren los huesos de Black Sabbath y Blue Öyster Cult, el power trio español ha sido bien recibido entre los seguidores de los sonidos más oscuros.

‘Stigmatizedt‘ nos inicia en el oscuro ritual de estas sacerdotisas de los sonidos pesados. Jugando con voces y coros, el culto se desarrolla entre cadentes ritmos y un marcado ambiente ceremonial. Como si rindieran pleitesía a alguna divinidad de las profundidades de lo oculto, envuelven su sonido en un halo nebulosos y hechizante.

Sin contemplaciones y a base de pesados riffs llenos de crudeza, ’Ceibas’ es un claro ejemplo del sonido que define a la banda. Psycho-doom. Siempre con la voz como auténtico protagonista, la guitarra exhuma fuzz entre coros tenebrosos pero seductores. Aquí es donde reside el potencial de estas sensuales encantadoras del stoner más misterioso.  Contrarrestando la rugosidad de su sonido con las cálidas voces, consiguen un equilibrio de lo más sugerente.

‘Night comes near’ ya de por sí es un título que nos augura un nuevo aquelarre sonoro. Con ritmo más vivaz, el mágico mundo de lo oculto no parece tener secretos para estas brujas navarras. Cuidadas melodías y coros bajos tonos folk, nos envuelven en ese fascinante manto mágico. Logradas armonías con sutiles solos de guitarra acompañan a voces que parecen revolotear como espectros en una danza más propia de un aquelarre tradicional.

Su nombre ya nos indica por donde se va a desarrollar el siguiente tema, ‘Ritual’ ve a las sacerdotisas navarras desplegar todo su ritual psycho-doom, con cadentes ritmos y voces angelicales que nos seducen entre melodías contagiosas. Los tonos ceremoniales presiden un tema que se desboca bajo fuertes tambores y sangrantes pasajes de guitarra. Música pesada y oscura, pero con la fragilidad de una hechizante voz aflorando entre contundentes riffs. Un hipnótico final termina de hechizarnos.

Entre efectos y una cadente línea de bajo, más propios de Sabbath, ‘Lamentations’ se desarrolla entre brumosos bosques habitados por las pitonisas. Sus cantos celestiales ejercen de imán para introducirnos en su misteriosa narrativa. Las tinieblas ofreciéndonos sus más bellos manjares para atraernos a un ritual tenebroso y mágico.

‘Labyrinth’ nos recibe con espectrales voces con aroma a psicodelia bizarra de los 60’s. Puro sonido ocult-rock heredero de bandas como Coven manteniendo su lado lírico y ritmos que coquetean con momentos kraut. Un sonido más propio de la neo-psicodelia más ceremonial pero que no reniega de pesado sonido proto-metal. Un tema con un sonido algo diferente auspiciado por un bajo grueso y magnético que sirve para demostrar que estas chicas pueden manejarse con otros registros.

En un tono más festivo, ‘Duna’ juegan con delicadas melodías para arrullarnos entre atmósferas que dejan vislumbrar algún rayo de luz. Entre la densidad y penumbra en la que se desarrolla todo el álbum el tema, sin salirle de esos tonos resulta más algodonado. Pincelas de folk tradicional se conjuga con destreza con su oscuro e inquietante sonido pesado.

‘Litury’ cierra bajo tambores rituales y un magnético bajo que nos introducen en un corte de doom con ecos Sabbath. Las tinieblas nos reciben con toda su belleza entre cantos celestiales que nos atraen en un nuevo sortilegio. Seductores pasajes narcotizantes que acaban por hipnotizarnos. Las sacerdotisas mostrando todo su poder con dulces melodías susurrantes.

Kabbalah on Thee Facebooks

Kabbalah on Instagram

Kabbalah on Bandcamp

Rebel Waves Records on Thee Facebooks

Rebel Waves Records BigCartel store

Rebel Waves Records on Bandcamp