Reseña: SAMSARA BLUES EXPERIMENT.- ‘Demos & rarities’

Para todos aquellos que pensaron que SAMSARA BLUES EXPERIMENT era cosa del pasado, nos llega este material inédito de la banda en forma de nuevo álbum. ‘DEMOS & RARITIES’, como su nombre indica, recoge material viejo de la banda alemana para satisfacción de sus incondicionales. Estos surcos muestran todos los elementos por los que SAMSARA BLUES EXPERIMENT reclutó un fiel ejército de seguidores hace unos años. Su propuesta psicodélica con elementos de los 70’s, y riffs pesados, quedan patentes en unas canciones que ahora se liberan del polvo para ver la luz. Desde el anuncio de su final como banda, sus fans quedamos huérfanos de un sonido personal, único y difícilmente inigualable, por lo que este álbum es todo un regalo para todos aquellos que amamos a la banda. Desde su traslado a Brasil, el inquieto Christian, cantante, guitarra y artífice de la banda, ha estado rescatando del olvido algunas grabaciones del pasado, así como nuevas canciones que fueron publicadas bajo el nombre de FUZZ SAGRADO, su nueva versión en solitario de SBE. Su extensa creatividad es un filón que no debemos dejar en el olvido, y que de cuando en cuando, debemos recuperar, porque estas canciones ofrecen una versión diferente, y nos permiten comprobar como evolucionaron realmente las primeras ideas compositivas de la banda antes de plasmarlas en sus discos. Con la mayoría de ellas pertenecientes a su mítico álbum de 2010, ‘LONG DISTANCE TRIP’, pero también con algunas canciones que nunca fueron publicadas en disco, las primeras ideas antes de ser definitivamente arregladas para su publicación, las tenemos aquí. Alguna de ellas, habituales de sus directos, pueden ser reconocibles, pero lo más importante es sentir la esencia, sus genes y su vocación psicodélica, ya que SAMSARA BLUES EXPERIMENT es ya una de las leyendas de la música pesada psicodélica del nuevo siglo.  Siempre nos quedará la esperanza de que algún día la banda regrese de nuevo, pero imagino que eso es un solo un sueño, aunque, a veces, los sueños se hacen realidad, ¿quién sabe?. Pero eso, que seguramente será una quimera, no debe influirnos a la hora de degustar sus canciones en estado puro , con este nuevo álbum.

‘DEMOS & RARITIES’ está disponible vía World in sound.

Perteneciente a su álbum ‘LONG DISTANCE TRIP’ de 2021, ‘Sygnata mystic queen demo’ se desarrolla entre tonos orientales aportando misticismo a su propuesta psicodélica. Guitarras flotantes acompañan un ritmo cadente que se toma su tiempo para elevarse mientras la banda nos sumerge en un bosque lisérgico. Un diabólico trabajo de guitarra nos sume en este trance a lo largo de 8 minutos de vibraciones heavy-psych de manual. Este es el sonido reconocible de una banda que fue referente de la escena tiempo atrás. El corte se desarrolla entre las espesas nebulosas auspiciadas por el grueso sonido del bajo. El corte mantiene la tensión y se nutre de bellos y chamánicos pasajes vocales en su parte central evocadores de los mejores momentos de la banda.   Sin duda la canción muestra a SBE en estado puro. Una banda psicotrópica y pesada a la vez que sabe combinar estos estados de ánimo con sumo acierto.

El exotismo de los aromas orientales de ‘Double freedom demo’ (también publicada en ‘LONG DISTANCE TRIP’) nos sume en un trance místico en el que gratificantes pasajes psicodélicos nos masajean. Guitarras, sitar y una atmósfera nebulosa sirven de soporte para una canción en la que también aparecen fornidos riffs. Su lento transitar recorre bellos escenarios sonoros provocando una gratificante sensación de sosiego. Su oscuro espacio sonoro se nutre de largos desarrollos acompañados por un ritmo cadente y multitud de efectos envolventes. Mirando de reojo a los sonidos de los 70’s SSE desarrollan todo su potencial psicotrópico bajo una leve cadencia progresiva y algunos elementos más propios del stoner. Este es el sonido con el que la banda se ha significado desde su nacimiento, y aquí podemos comprobar esos primeros pasos a lo largo de trece minutos mágicos en los que la pesadez y lo liviano conviven en armonía con aura trascendental.

‘Red rooster jam live’ es uno de los temas que jamás había aparecido en un álbum de SAMSARA BLUES EXPERIMENT, pero que la banda si había interpretado en sus directos. Aquí aparece el sonido más lisérgico y experimental de la banda en improvisaciones lisérgicas sumamente hechizantes. Rock ácido, efectos, ritmos palpitantes, y una sensación de ‘viaje de L.S.D’ a un espacio envolvente y mutante en el que todo puede suceder. Mas de siete minutos de la primera época de una banda que ya maravillaba al mundo con su sonido.

A continuación, otra canción inédita, ‘’Back to life’. En ella aflora el sonido más pesado y contundente de los alemanes. A caballo entre el Stoner más rugoso y el proto-metal, los riffs golpean con fuerza auspiciados por unos poderosos tamborés. Su grueso sonido y su dinámica alternativa ofrecen la otra cara de la banda, un espacio en el que la acidez también está presente para crear la atmósfera nebulosa y lisérgica, pero, sobre todo, la fuerza y la rabia de una joven banda que quiere comerse el mundo.

‘For the lost souls demo’, también estaba incluida en el ya legendario álbum ‘LONG DISTANCE TRIP’. La canción conjuga elementos doom con fuertes golpes de Stoner y una indudable vocación heavy psych. Con un sonido crudo, los ecos del proto-metal de los 70’s se siente en este vibrante y primitivo corte lleno de fuerza y tonos épicos. Una canción arrolladora que se ba gestando a fuego lento desde su apertura psicodélica para ir a batallar a un espacio en el que la fuerza es la protagonista, como queda reflejado en sus pesados momentos con ahora a otros tiempos.

Con otra mirada sobre el resultado original, ‘Singata mystic queen acoustic’ como su propio nombre nos desvela, presenta una versión refinada y onírica de la ya célebre canción de SAMSARA BLUES EXPERIMENT. Un incesante zumbido nos guía en este mantra sonoro con exóticos pasajes y un sonido místico e introspectivo que expandirá tu mente como guía para encontrar esa paz interior.

En una versión acústica reducida a 4 minutos, ‘Double freedom acoustic demo’ conjuga el punto de partida de una canción que finalmente vió la luz con 24 minutos de duración. Una intimista propuesta en la que los exóticos acordes orientales del sitar nos sumen en otro trance relajante y emocional.

Nuevamente en tonos acústicos, la versión que aparece en el álbum de la canción ‘Wheel of lide demo’ refleja los primeros pasos de esta, sin los logrados arreglos que luego aparecieron en el álbum ‘LONG DISTANCE TRIP’. Otra mirada a la misma cara desde un ángulo ligeramente diferente que nos da idea de cómo evolucionó.

‘All is one demo’ es otra de las canciones inéditas que aparecen en el álbum. De nuevo el sitar como argumento para crear una canción suave y rebosante de belleza y espiritualidad, algo, que fue una seña de identidad en el nacimiento de la banda, porque no solo la psicodelia pesada y los riffs rugosos eran parte de la banda, sino que su facilidad para llevarnos de viaje a remotos entornos era uno de sus principales avales, Así queda reflejado en este corte acústico lleno de espiritualidad.

‘Signata retro queen’ pone el cierre con lo parece un extracto de algo menos de un minuto, con ambientación de sonido de pájaros y una breve narración en tono bucólico sobre acordes acústicos.

World in Sound

Reseña: C C QUEEN.- ‘Scavenger’

Dos años después de su EP debut ‘NANCY’ sigue plasmando sus emociones, sus sueños y sus fantasmas en un fascinante álbum en el que la psicodelia aromática se adorna con tenues elementos progresivo en una atmósfera melancólica. Porque ‘SCAVENGER’ nos muestra un universo singular en el que una cálida voz en línea LEONARD COHEN, nos susurra transmitiendo un sinfín de sentimientos encontrados. Un viaje alucinante presidido por una tristeza que se palpa en cada acorde. El buen trabajo compositivo se refleja en canciones que transmiten al oyente un estado de ánimo gobernado por la tristeza. Si bien el sonido de CC QUEEN es sumamente personal, también encontramos el legado de PINK FLOYD en alguna de sus atormentadas canciones. Balanceándose suavemente, este emotivo álbum, nos arrulla poniendo banda sonora al silencio y a una reflexiva soledad. Sin estridencias, las canciones fluyen grácilmente saliendo de la pausa para elevar su intensidad con golpes de fuerza y pesadez, en un escenario en el que el romanticismo muestra su mejor versión. Sin duda, ‘SCAVANGER’ no es un álbum para elevarte el ánimo ni para incitarte al baile, pero si para sumirte en un gratificante sueño a la luz de las velas. Imaginación, creatividad y talento unidos para componer un magnífico y alucinante álbum que, a buen seguro, te sorprenderá.

El álbum arranca con ‘Common sense’ Una canción marcada por la cálida voz de su cantante y guitarra. Un susurro de voz quebrada que es acompañado por cadentes pasajes con tonos psicodélicos.

‘Anarchy opmne’ nace de acordes acústicos para ir mutando a un perturbador entorno lisérgico en el que todo se vuelve turbio y difuso.

Introducido por una especie de cantos ceremoniales más propios de la tradición budista, ‘Scavernger part- 1’ se nutre de pasajes recitados y una suave instrumentación en una enigmática atmósfera. Sin elevar su intensidad el corte contiene pasajes progresivos con un aire de teatralidad.

Ubicados en el sosiego, ‘True’ y su pausada voz se adorna con acordes de guitarra que van revoloteando con dulzura con notable tono floydiano. Recuerda algunos momentos de ‘The Wall’ y entenderás de lo que hablo.

Con mas de ocho minutos ‘Many years’ con unos atractivos tambores y el sonido de los teclados cambian el estilo sin renunciar a ese escenario oscuro y sugerente. Sin estridencias el tema se adorna con diversas melodías comandadas por la cautivadora voz.  Manteniendo la pausa en la mayor parte del corte, éste eclosiona en la parte final con riffs ásperos y pesados sin perder su espíritu.

En un tono más experimental ‘Scavernger part- 1’ se recrea en el sonido del piano para envolvernos en un aura de romanticismo. Aquí la melancolía nos atrapa entre hermosas melodías. Una canción triste y cálida repleta de sentimiento.

‘Litanies’ nos nuestra a los franceses en un curioso espacio progresivo que se elva majestuosos y con un aura perturbadora. En sus ondulaciones aparecen unos fantásticos pasajes de guitarra auspiciados por una rica pero tenue instrumentación.  Un desgarrador corte psico-progresivo que refleja la desazón de una triste historia. En esta canción encontramos los momentos mas pesados y turbadores del álbum insertados con mesura.

CC QUEEN se atreven con una curiosa e irreconocible versión de ‘Basket case’ de GREEN DAY. Olvídate de la fuerza de su potente melodía porque aquí la melancolía reina en un modo más propio de Leonard Cohen. Curioso.

‘Zarof’ prosigue con una fórmula que funciona. Cálida voz susurrante envuelta en un halo de melancolía con elementos psicodélicos y algún embiste progresivo.

En ‘Cannibalism’ persisten las suaves melodías empapadas en fragancias de psicodelia exótica. A paso lento el corte borbotea entre efectos envolventes creando una atmósfera completamente lisérgica. Un cadente caminar que cuenta con esa seductora voz empapada en melancolía exhumando aterciopelados pasajes. De nuevo, los momentos floydianos afloran dando brillo a otra canción dócil y sugerente.

Con una delicada brisa jazzera, ‘Delicious’ nos acaricia suavemente con su relato. Atormentados pasajes recitados se alternan con ese estilo Cohen tan característico. Otro corte romántico y rico en sentimientos que la banda consigue transmitir al oyente.

CC QUEEN

Reseña: UPUPAYÂMA.- ‘The Golden Pond’

Si eres amante del sonido de bandas como KIKAGAKU MOYO, disfrutarás con las siete pistas de ‘THE GOLDEN POND’, el segundo álbum del multi-instrumentista italiano Alessio Ferrari bajo el nombre de UPUPAYÂMA. Un músico y un nombre desconocido hasta ahora para mí, pero que ha conseguido enamorarme con su fascinante y reconfortante propuesta sonora. Un álbum terapéutico y emocional en el que la tradición oriental se plasma en canciones psicodélicas, rebosantes de belleza y espiritualidad. Ideal para la reflexión y la búsqueda de la paz interior, a través de canciones que combinan elementos folclóricos con la psicodélica más relajante y aromatizada, las melodías son creadas con naturalidad y dulzura. Usando un lenguaje inventado, el musico intenta que su voz se escuche como si fuera un instrumento más, una herramienta que no transmite mensajes específicos, pero que le aporta brillo y sensibilidad a unas canciones hermosas, suaves, pero en las que no faltan embestidas de riffs pesados, solos rebosantes de acidez, y una sensación gratificante flotando en cada una de ellas. La forma de expresión de la música como terapia para encontrar la paz interior en este auténtico mantra envolvente y hermoso. Creando un espacio onírico, el álbum parece creado desde un particular Nirvana, que se cae sobre nosotros como un magnífico regalo en forma de melódicas y lisérgicas canciones. Cuidados arreglos e instrumentos de lo más variado, van tejiendo un aterciopelado tapiz sonoro capaz de relajar al más inquieto de los mortales, porque si algo destaca de este álbum, es su poder curativo y relajante. ‘THE GOLDEN POND’ es de esos álbumes que, tras su escucha, consigue cambiar tu estado de ánimo y hacer que tu mente flote en un mundo de gratificantes sensaciones. Un álbum para expandir la mente y todos los sentidos de nuestro cuerpo en un viaje devocional a un mundo repleto de bellas canciones. Psicodelia exótica utilizada como una suave brisa que mece nuestros cabellos y que nos invita a cerrar los ojos y dejarnos llevar, en la que destaca unos brillantes pasajes de guitarra y un enfoque acertado para seducir al oyente con el uso de la voz como el instrumento fundamental. Además de tocar la guitarra, el bajo, los teclados y la batería, el propio Ferrari también incorpora una serie de otros instrumentos en su sonido, incluidos el sitar, el erhu, la flauta y una variedad de instrumentos de percusión.

‘THE GOLDEN POND’ está disponible vía Cardinal Fuzz y Centripetal Force

Entre evocadores acordes con un misticismo intrínseco ‘Cockoos from the house of Golden tin’ florece lentamente. Sus tonos exóticos nos llevan a un espacio floral en el que la flauta y la guitarra acústica van construyendo la canción. Dulces y aterciopeladas melodías vocales nos acarician con delicadeza. Un gratificante tono contemplativo subyace mientras los instrumentos se incorporan en un caleidoscopio meditativo. Todo un arrullo que gratifica el alma con una bucólica atmósfera presidiéndolo el ambiente. En la parte final los riffs crujientes hacen acto de presencia para complementar una cautivadora canción que habita en un espacio fragante sosiego. El enriqueciendo del corte con elementos eléctricos enriquece ese sonido acústico predominante.

Embutidos en esa atmósfera ensoñadora ‘Entering the times of wilderness’ mantiene el carácter psicodélico. Lentos acordes acústicos y la susurrante y celestial voz contrayente un corte colorista que eclosiona con ácidos solos de guitarra para mostrar que estos chicos van en serio.

‘Mas’ se soporta en un ritmo letárgico que nos sume en un trance lisérgico en el que los aromas exóticos nos acarician. Psicodelia del nuevo milenio con muchos elementos folk, y un carácter aturdidor. Con una magnética línea de bajo logran sacarnos de la espiral psicotrópica para llevarnos a un insondable espacio en el que lo espiritual se convierte en hipnótico. Con pasajes en los que el sitar, la guitarra y la flauta se fusionan para ofrecernos fragancias llegadas del lejano oriente. Envuelto en ese misticismo predominante van armando una canción que intensifica su ritmo sin perder su verdadera vocación terapéutica.

Con los tiempos perfectamente medidos, ‘Come here, noriko’ combina pausados acordes de guitarra bajo un manto protector proporcionado por un bajo profundo. De ese espacio, la voz se asoma con delicadeza entre efluvios lisérgicos. Una algodonada canción con los suficientes elementos psicodélicos como para cautivar al más ortodoxo de los fans del género. En sus notas se huele un aroma exótico, que se transmite al oyente proporcionado un estado de relajación y bienestar. La parte final conjuga un turbio zumbido difuso con acordes mucho más coloristas. De nuevo la combinación de estos elementos resulta satisfactoria.

Los sonidos de la naturaleza introducen ‘At the fairie bower’. Bajo, guitarra y flauta, sobre un ritmo cadente y luminoso parecen mostrarnos las delicias de oriente con un sonido evocador de aquellos exóticos entornos. La acaramelada y susurrante melodía vocal toma elementos folclóricos en una canción que usa los elementos eléctricos para elevar el tono. Como si estuviéramos meditando en un templo japonés los aromas místicos nos envuelven en un sueño espiritual. Aquí el sitar y la flauta juegan nuevamente un papel fundamental.  Una canción devocional que expande su belleza proporcionando un gratificante relax.

‘Ergobando’ se muestra como un interludio de sitar y ritmos hipnóticos con algún viento psicodélico. Uno de esos temas que parecen incompletos y que las bandas usan de vez en cuando en sus álbumes.

Con un neto carácter psicodélico ‘Sata me pani’ se recrea entre solos de guitarra en ese espacio balsámico y curativo que contiene los surcos de ese hechizante trabajo. Narcótico en su narrativa, el tema contiene elementos de los pioneros de la psicodelia para llevarnos a florales espacios hogar de una psicodelia ácida. Usando los aromas orientales para narcotizarnos en un suevo sueño lisérgico.

 ‘Ballad of the mungho’ pone el epílogo con hipnóticos y suaves acordes y esa voz susurrante y aterciopelada que parece masajear nuestros sentidos. Vientos de la tradición oriental se adornan con una psicodelia cálida y sutil. Los instrumentos tradicionales son la herramienta para crear este mundo sensorial. Evidentemente estamos ante una balada, y el tono de la canción es suave y reconfortante.

Cardinal Fuzz

Centripetal Force

Reseña: THE WILD CENTURY.- ‘Organic’

‘ORGANIC’ el cuarto álbum de los holandeses THE WILD CENTURY, viene cargado de vibraciones psicodelias llegadas de los finales de los 60’s. Sin dejar de hacer evolucionar su sonido desde álbumes como ‘RAW’ (reseña aquí) o ‘5’ (reseña aquí), la banda holandesa crea canciones manteniendo una reverberación repetitiva para sustentarlas. Unas canciones que huelen añejas gracias a la sutileza de su órgano hammond y a unas melodías florales que coquetean con la west-coast, pero también con el garage más primitivo de bandas como THE VELVET UNDERGROUND o THE STOOGES. Sin haber perdido ese espíritu doorsiano que nos mostraron en sus anteriores álbumes, la banda construye canciones de psicodelia colorista y vibrante, pero también intimista. Alejándose de estereotipos de las bandas retro, THE WILD CENTURY crea una casi imperceptible cortina nebulosa sobre la que refleja tántricos y susurrantes sonidos. Ahí radica uno de los principales valores de este nuevo álbum, la capacidad para ofrecer un sonido turbio, sucio por momentos, pero sumamente penetrante en el oyente. Sus pasajes meditativos se aromatizan con incienso aportando un tono exótico y espiritual a alguna de sus canciones. Pero no se quedan en ese estado narcótico, sino que a su vez consiguen impregnar al oyente de unas vibraciones luminosas y calidoscópicas rebosantes de buenas energías. Un fascinante viaje a lo largo de dimensiones cósmicas afinadas con sitar, donde los bajos armónicos y los ritmos mántricos, bombean mientras los astrales proyectan sus ritmos etéreos en la lucidez de todos.

THE WILD CENTURY son:
Stan Aarts – voz, guitarras, acústica de doce cuerdas en ‘Carry On’
Joris Verbogt – voz, bajo, guitarra en ‘Lowdown Dog’
Gerton Govers – voz, sitar, guitarras
Butsenzeller – batería /percusión
Paola Pica – voz, órgano hammond

‘ORGANIC’ está disponible vía Tonzonen Records.

‘Lowdown Dog’ nos trae una apetecible fusión de elementos garage con psicodelia 60’s . Con una vibra que me recuerda un híbrido entre THE VELVET UNDERGROUND y THE STOOGES, el tema borbotea en una atmósfera difusa y psicotrópica entre ritmos ardientes. Un sonido sucio y vitalista que invita al baile a lo largo de sus seis minutos.

Con un gorovy más pegadizo, el wah wah de ‘Oh Yeah’ los holandeses se sumergen en un espacio vintage en el que las rugientes guitarras y el órgano retro nos invitan a la fiesta. Su desenfrenado ritmo hará que tus articulaciones no puedan resistirse. Contagioso y vibrante, el corte parece hechizarnos entre pasajes psicotrópicos sin renunciar a su colorista armonía. Si no bailas con esto es que estás muerto.

Poniendo la pausa ‘Carry On’ nos narcotiza entre acordes de sitar aportando una atmósfera meditativa. Suaves acordes de guitarra mas propios de otra época dan paso a una cálida y sugerente voz. Un aterciopelado corte que toma la senda acolchada para transmitir todo su potencial. Una canción floral en la que se pueden sentir los ecos de la west coast. Una bella canción que se eleva en su parte central para sucumbir a delicadas melodías.

‘Beautiful Queen’ con sus mas de nueve minutosretoma los espacios lisérgicos con lentos y susurrantes acordes. Desde la calma, THE WILD CENTURY va tejiendo la canción con lentitud. Un exotismo intrínseco y momentos más propios del Rey Lagarto nos van sumiendo en un trance chamánico. Psicodelia en esta puro con pasajes recitados y un aura meditativa. Sumidos en una neblina narcótica el corte va impregnado nuestros sentidos proporcionando un gratificante y espiritual trance.    

Sin salirse del guion, ‘Grey Blue Eyes’ vuelve a escarbar en el legado psicodélico de finales de los 60’s. su cadente ritmo y el cálido sonido del órgano se adorna con una bella melodía vocal. De nuevo los ecos west-coast se fusionan con pasajes vintage creando un sonido borroso del que la luz aflora gracias a las sugerentes melodías vocales.

Mother’s Grace cierra el cuarto trabajo de la banda holandesa con un sonido pastoral. Emulando The Animals, las vibraciones psicodélicas de los 60’s aparecen entre unos surcos con suaves melodías. Sin llevarse el protagonismo, el sonido del órgano en un segundo plano crea la atmósfera perfecta para el desarrollo de la canción. Una suave brisa que nos mece con delicadeza sacando el lado más sensual de THE WILD CENTURY, una banda del siglo XXI con unos genes creativos, nacidos hace 50 años.

The Wild Century

Tonzonen

Reseña: EDENA GARDENS.- ‘Edena gardens’

Probablemente el nombre de EDENA GARDENS no te resulte familiar, pero si escuchas el nombre de El Paraiso Records, Papir o Causa Sui, podrás intuir cual es el contenido de este nuevo proyecto. Niklas Sorensen, guitarra de PAPIR, Jakob Scott, batería de CAUSA SUI y Martin Rude, colaborador habitual de Jakob en diferentes proyectos, son los artífices de este gratificante viaje que atraviesa las fronteras de la psicodelia moderna. Los daneses continúan con distintos proyectos su exploración de nuevas vías en la que desarrollar su creatividad, a través de canciones atmosféricas en las que la psicodelia balsámica nos sume en un gratificante sueño. Posiblemente estemos ante un álbum que no sea para todos los públicos, pero yo invito a los seguidores de los sonidos más pesados que hagan un paréntesis de riffs contundentes y monolíticos, para dejarse llevar por estas fascinantes canciones.  Una experiencia sensorial que nos lleva en volandas de una guitarra mágica, unos ritmos cadentes, contenidos e hipnóticos. Sonidos expansivos y ambientales que lentamente van sumiéndonos en un ‘Paraiso’ sonoro sumamente gratificante. La música como elemento de terapia en una mirada hacia ese interior que muchas veces tenemos olvidado. En los convulsos tiempos que vivimos, a veces debemos a hacer una pausa, y este primer álbum de EDENA GARDENS, es una gran oportunidad para ello. Puede que esto sea una reunión puntual o puede que no, que tenga continuidad o que no, solo el tiempo tendrá la respuesta, pero mientras tanto, relájate y disfruta de uno de los álbumes psicodélicos más hermosos que ha traído el presente año.

EDENA GARDENS son: Niklas Sorensen (guitarra), Jakob Scott (batería) y Martin Rude (bajo, guitarra, sintetizadores). ‘EDENA GARDENS’ Está disponible vía El Paraiso Records.

‘Aether’ nos señala desde el inicio el camino por el que va a transitar el álbum. Una atmosférica introducción con pinceladas floydianas va mutan a un escenario de relajación con elementos ambient y guitarras flotantes. Una cálida línea de bajo y contenidos tambores van abriéndonos camino hacia un verdadero Jardín del Edén sonoro. Delicados pasajes de guitarra en contraste con esa gruesa línea de bajo nos guían lentamente a un espacio hipnótico de un incuestionable magnetismo. Un gratificante paseo por un entorno sonoro apacible y delicado que se va cociendo a fuego lento para que podamos apreciar todos sus matices. Balsámico y sumamente gratificante, la canción un sume en un profundo trance de una belleza grandiosa. El trio logra crear una atmósfera relajante a través de pasajes de suave psicodelia en la que los tres dejan patente toda su calidad. Si bien el protagonismo puede ser de las melodías que Niklas saca de su guitarra, estas, son complementadas y enriquecidas por una base rítmica pausada y envolvente.

‘Sliding under’ nos enseña la luz de un cálido y reconfortante paraíso ambiental con momentos de slide, con guitarras tejidas con delicadeza. El tema va elevando su intensidad sin perder un ápice de belleza. En la canción se aprecia un ritmo más dinámico y ciertos momentos improvisados que acaban por dar brillo a un corte en el que los efectos aportan una atmósfera etérea de suma belleza. Ondulando lentamente, la intensidad del corte oscila según avanza este, ofreciendo momentos de intensidad variable.

Sin perder ese espíritu ambiental, ‘The canopy’, sigue explorando apacibles atmósferas instrumentales con largos desarrollos de guitarra que van siendo enriquecidos con diferentes elementos. Un insondable caminar que no deja pista de donde va a estar la siguiente curva del camino.  

‘Hidebound’ refleja a la perfección el espíritu de estos músicos psicodélicos. Haciendo fluir lentamente la canción, la guitarra y sus hermosas melodías, los sintetizadores, y el cadente ritmo de la batería van haciendo evolucionar el sonido parsimoniosamente. Un lento transitar que vuelve a llevarnos a un espacio hermoso y gratificante. Un avance cíclico que vuelve una y otra vez al punto de partida, pero siempre por un camino paralelo.

Impulsado por los sintetizadores los cósmicos pasajes psicodélicos de ‘Now here nowhere’ toman otra fisonomía sin salirse del guión. Un corte con un espíritu algo más rockero y espacial, en el que la psicodelia ácida aflora entre un oscilante ritmo y un bajo penetrante y seductor. E nuevo Niklas deja patente su buen manejo de cualquier registro en su guitarra. Sin perder su poder balsámico, la canción se envuelve en psicotrópicos para sumirnos en otro gratificante sueño psicodélico. Esta claro que no existen fronteras para estos talentosos músicos de creatividad infinita. Nuevamente la canción me evoca momentos floydianos sumamente elegantes y fastuosos. Complejo en sus armonías, el corte parece dejar espacio a cada músico para un lucimiento personal en pos de una causa común.

En contraste con los largos temas anteriores, ‘Iod’, se muestra como una especie de susurrante interludio ambiental. La puerta de entrada a un nuevo mundo parece mostrarse ante nosotros.

El álbum cierra con los exóticos pasajes de ‘An T-Eilean Dubh’. Otra bella canción con vibrantes tabores y un manto difuso envolviendo las suaves melodías de Niklas y su guitarra. Con una vibración del desierto, el tema transita por un espacio heavy-psych más cercano al sonido de los propios Causa Sui. Con un ritmo dinámico el psicodélico corte camina esta vez un sendero que puede resultarnos más familiar.  Una especie de vuelta a los origines llena de belleza y suficientes elementos psicodélicos como para fascinar a cualquier amante del género.

El Paraiso Records