Reseña: DOMKRAFT.- ‘Seeds’

Si te gustan los sonidos masivos envueltos en oscuras atmósferas narcóticas, sin duda ‘SEEDS’ es tu álbum. El trio sueco resurge como el Ave Fénix con un álbum nacido de la pandemia para ofrecernos un apocalíptico relato sustentado en monolíticos riffs como nunca antes habías oido. Toda una experiencia narcótica que se centra en la idea de emerger de las ruinas, para empezar de nuevo, construir algo diferente y mejor, más allá del cataclismo. DOMKRAFT construyen su nuevo álbum con un flujo hipnótico que quiebra cervicales, circuitos cerrados en los que los ganchos instrumentales titánicos alimentan conceptos líricos, luego giran de regreso para dirigir la psicodelia elíptica y las voces que ensanchan el cielo. En un ambiente oscuro, incluso a veces tétrico, sus atormentadas canciones, conjugan todos los elementos doom de bandas como SLEEP, añadiendo altas dosis de psicodelia espacial en vena HAWKWIND, con cuidadas y desgarradoras melodías más propias de bandas como ELDER. Sin duda, un álbum que excava mas profundo en los estratos doom de los que banda nació. Nebulosos sonidos masivos sustentados en una monumentalidad al alcance de pocos, riffs monolíticos que no desdeñan la psicodelia pesada en ningún momento. Sus canciones son como el caminar de manada de mamuts tras una ingesta de L.S.D. dejando un rastro de desolación Y angustia a su paso. Un agujero negro que te atrapa con un magnético sonido que bebe de la fuente del kraut, pero que vive en un oscuro bosque heavy-psych. Sabiendo manejarse en los sonidos doom de manual, ese bajo crujiente derrota a cualquier enemigo que pretenda detener su difuso sonido, mientras los tambores retumban en un ritual agónico entre guitarras que se inclinan por la psicodelia pesada, para ofrecer los momentos más narcóticos y psicotrópicos del álbum. Sin hacer mucho ruido y evolucionando lentamente, DOMKRAFT ha ido haciéndose un hueco en la escena pesada silenciosamente; con cada nuevo álbum que el trio publica, ofrece un nuevo aliciente a aquellos que piensan que el doom está anquilosado. Sus angustiosas voces, complementan un álbum faraónico que no da respiro al oyente, y en el que, el magnétismo de sus canciones nos engulle en una espiral de efectos, pedales y crujientes riffs atronadores.  Si tuviera que elegir un solo adjetivo para describir ‘SEEDS’, sería ¡MONUMENTAL!.

‘SEEDS’ nació en medio de la ola de calor del verano de 2020, el cantante y bajista Martin Wegeland, el guitarrista Martin Widholm y el baterista Anders Dahlgren se dirigieron hacia el oeste hacia el Mar Báltico hasta Welfare Sounds Studio, que se encuentra en una vieja casa de madera en las afueras de Gotemburgo, Suecia. Allí, en una gran sala en vivo con aire acondicionado prestado, los suecos sudaron con los jefes de estudio Kalle Lilja y Per Stålberg durante tres días para concretar una nueva epopeya que se siente cruda y viva. Con el debido crédito a la magia de mezcla de Karl Daniel Lidén, el peso característico de DOMKRAFT es más prominente que nunca, y los ambiciosos temas líricos agregan contexto a los riffs siempre masivos y el flujo hipnotizador.

Sonicblast-fest

Originalmente, DOMKRAFT se unió por un amor mutuo por SPACEMEN 3, MONSTER MAGNET, SLEEP y HAWKWIND, por nombrar solo algunos. A partir de la más pesada de sus influencias combinadas, el trío de Estocolmo creó un sonido que combina cantos fúnebres imponentes, psicodelia alucinante y minimalismo hipnótico, que se encarna en su álbum debut monolítico de 2016 ‘THE END OF ELECTRICITY’ y la continuación de 2018. ‘FLOOD’. ‘SEEDS’ está disponible vía Magnetic Eye Records.

Sonicblast-fest

DOMKRAFT son:
Martin Wegeland – voces y bajo
Martin Widholm – guitarras
Anders Dahlgren – batería

Sonicblast-Fest

Monolíticos riffs atmosféricos abren ‘Seeds’. Nueve minutos de oscuridad doom envueltos en una espesa neblina psicotrópica. El tema golpea fuerte con toda su pesadez, mientras sus atormentadas voces asoman de las profundidades mostrando todo su desasosiego. El tremendo sonido de la línea de bajo se conjuga con unos solos de guitarra estilistas. Su atronador y aturdidor sonido nos deja noqueados. Pero no solo de pesadez vive el trío sueco, sus misteriosos pasajes heavy-psych se desarrollan con soltura entre la densidad habitual de la banda. El tema es impulsado por fuertes tambores en un ondulante transitar por el mundo de los espectros. Si estamos ante un corte pesado, también estamos ante una canción que contiene un espacio melódico, que a veces se inclina incluso a territorios progresivos sin perder su pleno carácter doom. Un corte hipnótico y masivo.

El crujiente bajo nos introduce en ‘Perpetuator’. Una nueva odisea en la que la psicodelia pesada se dorna de momentos sludge entre voces llenas de lírica. Siempre en tonos lánguidos su potencia narcótica nos impregna de psicotrópicos inyectados a golpe de riffs. Un magnetismo soporífico que no pierde jamás el ritmo. Lento, parsimonioso, pero completamente psicotrópico, el tema mantiene una primera parte de pesadez extrema, para introducirnos en lisérgicos espacios en los que la banda brilla con luz propia. Otro tema desgarrador que lleva el sello de la banda. En su ondulante transitar por la oscuridad, el tema pasa por una fase tormentosa para morir en una atmósfera psico-espacial que nos aleja de la contundencia previa.

‘Into Orbit’ nace de guitarras distorsionadas para caminar como un paquidermo gigantesco. Ese característico sonido monolítico se retuerce entre pedales y distorsiones aportando un aura espacial en su propuesta psycho-doom. Un sonido turbio, denso, plomizo, pero que acaba atrapándonos entre sus fauces. Ornamentando su sonido con sutiles incursiones de guitarra, la espesa cortina que suponen su sonido, resulta como un agujero negro del que no podemos salir. La conjunción de elementos kraut, psicodélicos y espaciales consigue un resultado monumental. Probablemente el tema más turbio del álbum.

En contraposición, ‘Dawn of man’ nos devuelve al doom ortodoxo entre pedales y efectos. Toda una bacanal de sonidos masivos con un poder magnéticos de proporciones descomunales. Aquí las voces cambian su registro par ofrecernos un chamánico espacio narcótico. Su atrayente poder de seducción hace que nuevamente caigamos rendidos a su propuesta sonora. El tema se ensambla en una efectiva combinación de psicodelia pesada, rock espacial, ecos progresivos y los imperturbables genes doom. En esta ocasión la banda atraviesa continuamente esa difusa frontera entre la psicodelia pesada y el doom. Todo un atrayente ritual en el que la luz parece no existir.

‘Tremors’ describe enigmáticos espacios que vuelven a beber de las aguas psico-progresivas. Aguas impregnadas de dietilamida en las que la voz flota creando una sensación placentera y soporífica. Con la sensación de algo grande va a suceder, la canción evoluciona con lentitud guiada por sus poderoso tambores y por ese bajo que parece que va a quebrar. Con alguna incursión sludge, el tema mantiene la tensión en un nivel elevado. Nuevamente las incrustaciones espaciales aparecen en forma de efectos, mientras la voz regresa a sus tormentosos pasajes. Amortiguando su densidad con chamánicos pasajes la dualidad de melodías vocales hace que el tema resulte fascinante para el oyente.

A continuación, ‘Krank Blekhet’ con un minuto de duración sirve como almohada para devaneos psico-espaciales

El álbum cierra con la mastodóntica ‘Audiodome’. Aquí la banda desata todo su potencial en atmosféricos pasajes en los que el doom habita con la más oscura psicodelia pesada. Los monolíticos riffs se adueñan de un tema hipnótico, pesado y a su vez muy psicodélico. Lleno de rabia, el tema vomita toda la fuerza de la banda. Contundente, hipnótico y sin hacer prisioneros el tema se embarca en una odisea espacial sin perder un ápice de fuerza. Ese sonido masivo de los suecos transita aquí por atmósferas siderales en las que la oscuridad cubre todo. Propulsado por la fuerza del fuzz, la banda gravita en una misteriosa atmosfera entre tambores rituales y melodías psicodélicas arropadas por una turbia cortina cegadora. En su parte central encontramos los pasajes más narcóticos del álbum. La semilla del paquidermo sueco parece reproducirse lentamente ofreciendo su lado más lisérgico hasta difuminarse en el infinito.

Domkraft

 Bandcamp 

 Magnetic Eye Records

Reseña: BONGZILLA.- ‘Weedsconsin’

Tras 16 años de letargo desde su último álbum el monstruo del sludge-weed, ¡LA BESTIA HA DESPERTADO!!! El ‘Cannabeast’ está aquí con su nuevo álbum ‘WEEDCONSIN’ para mostrar al mundo toda su fuerza. La fecha elegida para el regreso por BONGZILLA, no está escogida al azar, es hoy, 20 de abril (04/20) una fecha marcada en el calendario para los consumidores de marihuana. La leyenda del 04/20 nacía a primeros de los 70’s cuando aquellos cinco estudiantes californianos se reunían a esa hora para buscar el cultivo de marihuana señalado en un mapa encontrado. Desde entonces, se ha convertido en una fecha clave para los consumidores de marihuana, y si hay alguna banda que defina esto, ellos son BONGZILLA. La banda parece haber plantado sus semillas de marihuana en alguna caverna infecta de la que asoman sus guturales voces entre espeso humo cannabico. Para alguien que no es amante de las voces guturales como yo, es todo un reto adentrarse en un álbum de estas características, pero este obstáculo lo suplen con sus dosis de humante psicodelia pesada. El álbum escrito por los tres miembros originales de BONZILLA: Muleboy (bajo, voz), Spanky (guitarra) y Magma (batería).  Sus seis pistas te dejarán boquiabierto con sus contaminantes sonidos impregnados en tetrahidrocannabinol. Stoner-doom, momentos sludge y narcóticos pasajes heavy-psych. Su pesadez produce un efecto expansivo en la mente del oyente, tonos sónicos que muestran a la banda en una manera diferente, pero igualmente atronadora. El resultado es un álbum pesado, lento pero penetrante y viscoso. Grabado y mezclado por el difunto John Hopkins en Future Apple Tree Studios en Rock Island, Illinois en octubre de 2020. El álbum está masterizado por Carl Saff en Saff Mastering en Chicago, Illinois, y Eli Quinn (Madison, Wisconsin) es el artista detrás de la asombrosa nueva portada. ‘WEEDSCONSIN‘ está disponible vía Heavy Pysch sounds. Sus particulares rocas lunares lunares (cogollos de cannabis bañados en aceite y enrollados en kief) harán que pases cuarenta minutos de aletargante ‘viaje’ al mundo de la marihuana.

‘Sundae river’ abre el álbum con parsimoniosos riffs creando una atmósfera densa. Los ecos sludge se complementan con altas dosis de psicodelia pesada sustentados en un riff que se repite. El tema se desarrolla sobre esos espesos pasajes con solos de guitarra que consiguen atraer la atención del oyente quedando de lado su plomizo base rítmica.

El siguiente tema ‘Free the weed’ se sumerge en un espacio doom. Parsimonioso, cadente, plomizo, el tema avanza lentamente sacando toda la mugre sonora que la banda tiene en sus entrañas. Terroríficas voces mas propias de un ser nacido en el averno nos aterrorizan entre fuertes andanadas de fuzz. Su cadencia contagiosa nos lleva a ese inframundo en el que habita la bestia. Su grueso sonido con esa portentosa línea de bajo y esos tambores ruidosos se salpica de momentos lisérgicos que casi se inclinan por laderas progresivas en los desarrollos de guitarra antes de resurgir como Ave Fénix para retomar la senda doom.

‘Space rock’ nos ofrece los momentos más psicodélicos del álbum. Como si la bestia dormitara el tema camina lento pero seguro por una senda psicodélica. Diez minutos de humeantes sonidos asediados por poderosos riffs guardando una armonía contenida. El tema mantiene una cierta épica mientras se modula haciendo que sus riffs serpenteen con armonías pegadizas. No falta a su cita esa terrorífica voz que parece salir de algún inframundo infecto. Afortunadamente solo lo hace puntualmente, porque en mi opinión sería completamente prescindible. Es cierto, que forma parte de la esencia de la banda, pero, en cualquier caso, en esta ocasión soy capaz de soportarla. Evolucionando a un sonido más grueso el corte abandona de alguna manera el escenario psicotrópico, para ofrecer un sonido espeso, denso, pegajoso que forma parte de su ADN. En la parte final la canción recupera la senda psicodélica, con finos acordes de guitarra mientras no tambores no cesan en su particular batalla rítmica. El corte eclosiona en un final apoteósico y contundente.

Con un interludio lisérgico de medio minuto, ‘The weeater’ da paso al tema más largo del álbum,’Earth bong/smoked/ mad bags’. Una susurrante introducción por un espacio cósmico lleno de magnetismo avanza lentamente en la exploración heavy-psych de BONGZILLA. Casi cuatro minutos para retomar la senda Stoner-sludge de la banda. Voces crudas y riffs pesados caminan dejando un rastro de destrucción a su paso. El trabajo del bajo brilla con luz propia marcando los tiempos del tema con gran destreza. Con un tono casi bélico los ramalazos de su sonido viscoso aparecen entre las embestidas sónicas de la banda. El paseo por las cavidades humeantes se desarrolla con desarrollos de guitarra comedidos. La bestia descansa para dejar paso a los vapores cannábicos antes de proseguir su camino con mas fuerza. La parte final del tema se deja llevar por los dictados del doom pateando con fuerza en andanadas de rabia que muestran todo el poder de una bestia que dormita, pero que cuando despierta golpea con toda su fuerza.

‘Gummiens’ transita por la senda Stoner-doom, con su denso sonido. Lento, cadente y plomizo, el tema nos empapa de thc entre sus fornidos riffs. Desarrollándose con un sonido repetitivo no nos ofrece muchas alternativas resultando por momentos algo monótono en su discurso narcótico. Ahí, precisamente puede residir su encanto; esa espiral que golpea una y otra ve hasta dejarnos exhaustos.

BONGZILLA:
WebsiteFacebookBandcampInstagram

HEAVY PSYCH SOUNDS:
WebsiteFacebookBandcampInstagramYoutube

16 & GRIME.- ‘Doom Sessions Vol. 3’ (Heavy Psych Sounds)

La tercera entrega de las series divididas del sello Heavy Psych Sounds nos presenta a los legendarios riffers estadounidenses 16 y la banda italiana de heavy sludge GRIME en un álbum en el que todas las pistas son temas nuevos.

Siguiendo el rastro gigantesco marcado por los EP divididos previos de CONAN / DEADSMOKE (‘VOL.1’) y ACID MOMMOTH/1782,(‘VOL.2’) el tercer capítulo nos trae casi media hora de furiosos y agresivos riffs pesados ​​y fangosos, presentado con un artwork impresionante obra de Branca Studio.

Las pistas correspondientes a 16 fueron producidas por Alex Shuster, grabadas y diseñadas por Jeff Forrest en Doubletime Studios, San Diego, (California), mientras que las correspondientes a GRIME fueron grabadas y mezcladas por Enrico Uliana en Venera Studio (Italia) y masterizadas por Brad Boatright en Audiosiege

16 comentan sobre el split:“ Estamos muy emocionados de anunciar este lanzamiento dividido con una de nuestras bandas favoritas y compañeros de gira, Grime de Italia . Estas tres nuevas canciones representan nuestro continuo crecimiento musical con la adición de voces melódicas amenazantes, Hammond, y nuestra tradición autoimpuesta de riffs y ritmos oscuros “.

GRIME  agregan: ” Todos en Grime han sido fanáticos de – ( 16) – desde que éramos adolescentes. Después de recorrer Europa juntos dos veces y compartir escenario en Los Ángeles, estamos muy emocionados de anunciar que nuestra amistad y respeto mutuo culminarán en un lanzamiento conjunto en 2021. También estamos encantados de que sea lanzado por Heavy Psych Sounds. un sello increíble que respetamos mucho, hogar de muchas grandes bandas. Estas dos canciones marcan una evolución en nuestro sonido y son incluso más misantrópicas que cualquier otra cosa que hayamos hecho antes, ¡no podemos esperar a que todos la escuchen!.

16: A una compañía estadounidense pionera de sludge metálicos con sede en Los Ángeles, California, (16), se le atribuye haber ayudado a dar forma al subgénero del hard rock sísmico junto con actos acordes de metal extremo como Acid Bath, Eyehategod y Crowbar. Fundada en 1992, la banda lanzó su álbum debut de larga duración, ‘Curves That Kick’, en 1993 a través del sello independiente Bacteria Sour del fabricante de escenas hardcore punk / heavy metal Pushead. Citando una amplia gama de influencias, la banda tuvo un gran éxito en 1996 con el lanzamiento del aclamado ‘Drop Out’. A pesar de soportar numerosos cambios de formación, la banda continuó lanzando nueva música, lanzando Blaze of Incompetence en 1997 y Zoloft Smile en 2003, así como una serie de EP y sencillos. La banda hizo una pausa oficial en 2004, pero se volvió a formar en 2007 después de firmar un contrato con Relapse Records. El resultado Bridges to Burn llegó al año siguiente y obtuvo altas calificaciones en todos lados. En 2010, Relapse reeditó el debut del grupo en 1993, y en 2012 se produjo el sexto músico de estudio de la banda, Deep Cuts from Dark Clouds. En 2014, la banda agregó al baterista Dion Thurman y al bajista Barney Firks. El castigo Lifespan of a Moth siguió en 2016. En 2018, Alex Shuster fue agregado como guitarrista principal y posteriormente se convirtió en el productor interno.

Avance rápido hasta 2020 y – (16) – regresan con su nuevo álbum, ‘Dream Squasher‘. Un testimonio del poder de la pérdida, cada momento de ‘Dream Squasher‘ arroja a la banda, ahora en San Diego, a nuevas y más profundas profundidades.

16 son: Bobby Ferry (guitarra / voces), Alex Shuster (guitarra solista), Barney Firks (bajo) y Dion Thurman batería.

GRIME comienza su misión en Trieste, Italia, durante el verano de 2010.
Su único objetivo es llevar la destrucción a una ciudad cercana a la tuya.
Su sonido está arraigado en un cementerio podrido y sus canciones son la voz de un pantano en descomposición lleno de basura.
Su ritmo lento y pesado es sucio y vicioso, los riffs de guitarra son agudos y están cubiertos de óxido, la batería y el bajo golpean con el poder imparable de una avalancha de barro.
En 2011 lanzaron su EP de producción propia, posteriormente reimpreso en 2012 por Mordgrimm Records (Reino Unido), que fue recibido como uno de los mejores primeros trabajos en la escena del sludge/doom contemporánea.
Un año después, en 2013, lanzaron su primer larga duración “Deteriorate” a través de Forcefield Records (EE. UU.). El disco ha sido grabado por Enrico Baraldi y mezclado y masterizado por el legendario Billy Anderson. Con este disco se concentraron en un sonido más atonal, sucio y menos groovy. 

Después de un año de gira como trío, dieron la bienvenida a un nuevo guitarrista como cuarto miembro y comenzaron a trabajar en su segundo LP, agregando algunos elementos de Death Metal crudo de la vieja escuela a su sonido distintivo. A finales de 2015 “Circle of Molesters”, grabado por Lorenzo Stecconi (Ufomammut, ZU) y masterizado por Brad Boatright en Audiosiege, fue lanzado por la recién nacida Argento Records.

A lo largo de los años, la banda hizo un montón de giras europeas (con Converge, Windhand, Cough, Fistula, Today is The Day y 16, por nombrar algunos) y tuvo el honor de tocar en algunos grandes festivales europeos, como Roadburn, Heavy Days in Doomtown, Bloodshed Festival, Barroselas Metal Fest, Metal Days y Desertfest (Londres y Bélgica), también fueron invitados a tocar en dos festivales en Rusia con Suma. En 2018 realizaron una gira por la costa oeste de EE. UU. Con Cough y en 2019 por Europa con Windhand. Volviendo a ser un trío durante los últimos tres años, están listos para lanzar nuevo material en 2021 para celebrar el décimo aniversario de su debut. Vendrán a esparcir su plaga por tu ciudad muy pronto. Temer.

GRIME son: Paolo (bajo), Chris (batería) y Marco (voces y guitarra)

16- : Facebook – Bandcamp – Instagram
GRIME: Facebook – Bandcamp – Instagram
HEAVY PSYCH SOUNDS:

 Website – Facebook – Bandcamp – Twitter – Instagram

Reseña: ZEBU.- ‘Reek of the Parvenu’

Tras siete años de elaboración el cuarteto griego ZEBU publica su álbum debut ‘REEK OF THE PARVENU’. Un proceso artístico minucioso independiente que representa un crecimiento significativo en su idiosincrasia mezclando distintos géneros musicales, su personal musicalidad y el establecimiento de una orquestación de distintas firmas. El álbum fue grabado en su totalidad en la propia banda estudio logrado con suficiente perseverancia. ‘REEK OF THE PARVENU’ simboliza el hedor espantoso de una sociedad en quiebra sin integridad, respeto y confianza impulsados ​​por las élites patriarcales de los nuevos ricos. Dicho esto, no es de extrañar que ZEBU esté muy involucrado en la escena de bricolaje más amplia de Grecia y se mantienen muy activos desde sus inicios. Un álbum con fuerte carga emocional que rinde homenaje a varias influencias, desde el sludge al doom, hasta el hardcore punk y el heavy metal coqueteando incluso con el black metal. ¿Estás preparado para la embestida de los atenienses?

Los 4 compañeros de banda entre ellos realmente no pueden describir su música (¡todavía!), pero, en sus propias palabras, están seguros de que este álbum es “una especie de MIERDA HEAVY.”

El álbum se lanzará en marzo de 2021 en formato CD, LP y digital.

ZEBU son: Kostas: Garganta, Yannis: Guitarras, Alex: Bajo y Nicholas: batería. Habiendo contado como invitada con Katerina K. (Bacchus Priest) voz en “The Skin I Wear”.

Producido por ZEBU y Johnny Slacker, el álbum fue grabado en Off Air Studios con Johnny Slacker como ingeniero de sonido y mezclas; siendo el arte de la portada obra de Mike S. Putrefurnaced.

‘The Setting Dust’ se basa en un riff de bajo más grande que la vida, completamente malinterpretado por el baterista que llevó a este ritmo inusual pero feroz. Con el fin de mantener feliz a toda la sección de ritmo, se han agregado algunos golpes fuertes alrededor de la intersección de la corteza.

‘Shattered Mentality’ El primer intento de incorporar una marca de tiempo ¾. Si bien tiene Black Sabbath como brújula y Danzig señalando el camino desde lo alto del nido de cuervos, es el puente punk el que más se destaca.

‘People Under The Stairs’ se presenta como una canción impulsiva y apasionada que surgió del ritmo de un tambor. Subcutáneamente es una canción de riff único tocada con varios grados de ferocidad y velocidad que canaliza las influencias Refused de la banda.

‘Hollow’ es la canción que desbloqueó el bloqueo del escritor de la banda con la formación actual. Mientras el guitarrista profundizaba en Corrosion of Conformity, esta canción tiene la vibración heavy rock más perceptible.

‘Burden’ Es un palíndromo desafiante enmarcado por un sentimiento de improvisación subyacente durante la parte media, donde la dinámica lúdica e intercambiable suave y fuerte se esfuerza por crear un bulevar de rock progresivo para aterrizar el enorme solo de guitarra.

‘The Skin I Wear’ La introducción de la palabra hablada sobre un bajo gigantesco y una voz femenina colosal y omnipresente evolucionan en una extraña obertura atmosférica doomy. La coda tiene un cambio de tempo y comienza con un frenético ritmo explosivo y algunas armonías de black metal y termina con un crescendo generalizado.

‘Our Shame’ se desvanece en una introducción rápida y volátil a medida que las cosas toman un giro impredecible, mientras que la canción se vuelve más lenta y pesada y termina en un pantano fangoso de frecuencias graves. Hambre Un solo de guitarra chillón al principio nunca lastimó a nadie. Pero una sensación de presagio inminente fue el objetivo de esta canción y la misión cumplida.

‘The Nature of Failure’ resulta una versión rudimentaria de la canción que fue escrita hace más de 6 años, pero cuyo toque final se agregó justo antes de la grabación. Todavía revela algo de la era temprana e inmadura de ZEBU, pero ahora tiene un cuerpo mucho más groovier y doom así como un interludio distintivamente melódico.

‘Keys To The Gutter’ viene introducida por una guitarra acústica que prepara el escenario para la próxima tormenta de heavy metal puro. La canción con probablemente los ritmos más intensos y peculiares, así como algunas voces limpias idiosincrásicas.

‘The City’ a pesar de ser una de las canciones más antiguas del álbum, finalmente se completó durante las sesiones de grabación. De manera inequívoca, encapsula la ecléctica gama de influencias y actitudes que tiene la banda.

https://www.facebook.com/Zebuband