Reseña: MYTHIC SUNSHIP.- ‘Wilfire’

MYTHIC SUNSHIP son una banda errática, apasionada, excitante e indómita, y en su nuevo álbum ‘WILFIRE’ vuelven a romper las cadenas que amarran a muchas bandas para no salir de su zona de confort, destrozando en mil pedazos los estereotipos de la música pesada y psicodélica. ¡MYTHIC SUNSHIP son la anarquía!, pero ¡bendita anarquía!. Destrozando la base sobre la que se construyeron los álbumes anteriores, el grupo se ha reinventado para presentar un álbum que muestra a la banda en su forma más básica y primitiva. Grabado en el transcurso de cuatro intensos días en el generosamente vintage RMV Studio de Estocolmo, el álbum documenta el organismo musical visceral e indomable en el que MYTHIC SUNSHIP se convierte una vez que se desata en la interacción improvisadora. La orgía de sonidos con los que los daneses son capaces de estimularnos es digna de todo elogio. Monumental, exuberante y turbulento, el sonido de ‘WILDFIRE’ es apto para los más aventajados alumnos de la vanguardia psicodélica y todo un reto para los que todavía no se han sentido seducidos por este tipo de apuesta tan magistral. Sus momentos avant-garde, free-jazz, la esquizofrenia de sus ácidas guitarras y las melodiosas armonías, se ven comandadas por unos alborotadores ritmos kraut que atrapan al oyente en su ‘Sodoma y Gomorra’ particular. La improvisación como bandera con un derroche de fuzz y de psicotrópicos, de su autodenominado ‘anaconda rock’. Una serpiente gigante que ondula por pasajes de psicodelia pesada entre malezas jazzísticas muy estimulantes, azuzada por sus diabólicos ritmos. ‘WILFIRE’ cruje, pero también narcotiza, y sobre todo tiene un carácter estimulante para el oyente que se atreve a dejarse llevar por sus improvisaciones en forma de canción. Sus ritmos difusos y su carácter cósmico consiguen crear un inusual caleidoscopio en el que todo tiene sentido, dentro de su propio ‘sin sentido’, ahí radica realmente su grandeza. Habiendo sido habituales del sello El Paraiso Records, en esta ocasión el álbum está disponible vía Tee Pee Records. El quinteto danés continúa regalándonos un nuevo capítulo de personal odisea cósmica y psicotrópica con una fusión de sonidos que solo está al alcance de unos pocos.

Maelstrom’ incide en el sonido característico de la banda, con su dupla de guitarras flotantes entre ritmos kraut, ecos jazz y una atmósfera psicodélica creando una monumental bacanal sónica nacida de una jam. La exuberancia del sonido de los daneses adquiere formas diversas en la orgia instrumental con la que nos invitan a explorar su particular mundo lisérgico. Un mundo en el que todo se desarrolla con un frenesí impactante. El contraste del hipnotismo de sus tambores contrasta con los alocados pasajes del saxo y los psicotrópicos solos de sus guitarras. El tema es el resultado de la creatividad de unos grandes músicos que no se ponen barreras a sus composiciones. Tan electrizantes como estimulantes, las disonancias del saxo son contrarrestadas por acolchados pasajes, pero siempre con la esquizofrenia como bandera. Aún con estas características el tema consigue atraparnos.

 ‘Olympia’ es una canción habitual en sus directos, desde hace un tiempo, una pista que en cada actuación adquiere una nueva dimensión. nacida como una canción suave aquí adquiere unos tonos algo más rockeros sin perder su esencia improvisada. Moldeándose entre distintos desarrollos y con sus habituales ritmos hipnóticos de vocación kraut la frescura se respira en cada acorde. Con su ritmo constante el tema explora atmósferas psicodélicas con una nube de guitarras flotantes. A diferencia del resto de los temas, aquí los daneses prescinden del sonido del saxo. Con una evolución lenta el tema va intensificando su sonido sin perder su esencia psicodélica en ningún momento ofreciendo al oyente un resultado estimulante.

En un escenario más ensoñador ‘Landfall’ juega con ritmos y sensoriales momentos de fascinante psicodelia que estimula los sentidos del oyente. Aturdidores y narcóticos el free-jazz se une a una fiesta heavy-psych más propia de bandas como Earthless. Sus atronadores tambores eclosionan en una erupción hipnótica entre ramalazos de pesadez de gran carácter magnético. Los efluvios lisérgicos aquí adquieren un mayor peso haciendo que el tema atraviese la barrera sensorial del mundo de la psicodelia para ofrecernos un universo nuevo. Las disonancias son uno de los elementos con los habitualmente juegas los daneses y aquí una ve más, lo reflejan con acierto.

Con una atmosfera más espacialRedwood grove’ supone un pequeño oasis en el particular mundo De la banda. Una marcada línea de bajo, psicodelia aromática y ecos 70’s se unen a esta nueva improvisación reflejando un espacio más reflexivo. Con sus temas naciendo de la improvisación todo puede suceder, algo que queda patente en la pesadez de un tema que sabe con llevarnos a un viaje multicolor con mil alicientes en el camino. Su carácter kraut, no impide que el jazz aparezca en esta montaña rusa de emociones, creando momentos que estimulas los sentidos del oyente hasta hacerlo flotar en un espacio cósmico en el que nada resulta diseñado de antemano.  

‘Going up’ son nueve minutos de MYTHIC SUNSHIP en estado puro. Sus poderoso tambores, sus guitarras magnéticas y la espiral de libres sonidos de fusión emprenden un viaje cósmico a remotos lugares guiados por su hechizante psicodelia. Guitarras en capas construyen una canción instrumental con sólidos pilares y la innata vocación de jam. Mágicos y sosegados por momentos, pero completamente experimentales en otros. Seguramente es el tema más calmado de un álbum excelso que refleja la experimentación de su psicodelia cósmica con elementos jazz de una manera sublime. El viaje acaba en una autentica bacanal sónica de la que no podrás escapar. Pocas banas son capaces de ofrecer una apuesta tan rica en texturas sin renunciar a su pesadez.

Mythic Sunship

Tee Pee Records

Reseña: STONUS.- ‘Séance’

En este nuevo viaje, STONUS adoptan un enfoque más experimental en busca de la tradición, experimentan sonidos populares, paisajes gitanos y se exponen al lado más oscuro de la naturaleza. En algunas partes son crudas y pesadas, mientras que en otras se pierden en un trance psicodélico, lleno de líneas de bajo rugientes, riffs pesados ​​y melodías de ensueño, siempre sedientas de sangre por la revolución y el cambio. Ya sea que esté atado por las malvadas cadenas del amor pretencioso, sintiéndose desconectado de sus sueños o encadenado al sistema, SÉANCE’ es un amable recordatorio de que no está solo. ‘SÉANCE’ nace, como tantos álbumes últimamente, la situación de encierro provocada por la pandemia. Algo que queda reflejado a través de las cenizas de la frustración, la soledad y el aislamiento, un grito silencioso de libertad, una autorrealización de múltiples realidades posibles y un estallido esotérico que conduce a una muerte superficial del ego. Estilísticamente los chipriotas retoman el legado de KYUSS o bandas como 1000 MODS, para ofrecernos su particular visión del stoner moderno. Siempre impulsados por ráfagas de fuzz los tres temas se desarrollan con un groovy que te lleve en volandas a los distintos escenarios que explorar. Bien en los momentos más arenosos, bien en los valles psicodélicos, o caminando por esa atmósfera vintage en la que el blues se une a la fiesta, los chipriotas tienen claro su objetivo. El resultado es un EP que acaba sabiendo a poco de una banda que cada día, con cada trabajo recluta más amantes a su causa.

‘SÉANCE’ es el tercer EP de la banda chipriota con sede en Londres STONUS, un EP totalmente analógico de 18:24 minutos grabados en vivo en Hot Soap Studios en Larnaca, Chipre, bajo la supervisión de Andreas Mattheou y masterizado por George Leodis. La delicada obra de arte, que traduce perfectamente la visualización de ‘SÉANCE’, fue realizada por Petros Voulgaris. ‘SÉANCE’ está disponible vía Electric Valley Records.

“Una sesión de espiritismo o sesión de espiritismo (/ˈseɪ.ɑːns/; francés: [seɑ̃s]) es un intento de comunicarse con los espíritus. La palabra llegó a usarse específicamente para una reunión de personas que están reunidas para recibir mensajes de fantasmas o para escuchar un médium espiritista que discute o transmite mensajes de los espíritus “.
Tras el lanzamiento de su álbum debut ‘APHASIA‘ a principios de marzo de 2020, STONUS se encontraron en medio de la pandemia, obligados a cancelar su primera gira europea, dejando a los miembros aislados en Chipre, Leeds y Londres. Este fue un período emocionalmente pesado para la banda, ya que se vieron obligados a mantenerse alejados de las cosas que los mantenían juntos, sin embargo, estas restricciones les dieron espacio para reflexionar sobre sí mismos, lo que les permitió conectarse y unificarse con energías superiores exploradas a través de la conciencia, la meditación y melodías espirituales.


STONUS son: Kyriacos Frangoulis (voz), Pavlos Demetriou (guitarra principal), Nicky Ray (guitarra rítmica) Andreas Aristides (bajo) y Kotsios Demetriades (batería).

‘Evil woman’ se deja llevar por los citados más ortodoxos del stoner arenoso. Tema fresco y de gran dinamismo. Con buenas dosis de fuzz, y pasajes vocales con un regusto 70’s le dotan de vitalidad. El fantástico groovy en el que se desarrolla hace que nos sintamos atraído por su ritmo contagioso. Estamos ante una canción que parece rendir a los pioneros de género con gran acierto. Sin aditivos, los sonidos del desierto se envuelven en una tormenta arenosa que te arrolla a su paso. En su parte central el tema coquetea con sonidos lisérgicos y una voz ecualizada con un claro carácter chamánico.  Aquí los efectos y pedales nos envuelven en una nebulosa de la que los griegos acaban escapando con una huida frenética por la senda del stoner clásico. Hirientes solos de guitarra ponen el cierre en una bacanal psicotrópica.
Como si caminara de forma sigilosa, ‘Messianism’ desata un torrente de tambores y riffs envolventes. En un escenario más psicodélico el tema, imprime la calma tensa junto a sus registros vocales, para continuar por el sendero desértico. Impulsado por la energía del fuzz, los ecos blues y los sonidos más crudos del desierto serpentean entre los cactus. Menos directo que el corte anterior, los desarrollos instrumentales cobran una nueva dimensión por la senda lisérgica. Una cruda línea de bajo y unos tambores poderosos marcan el ritmo entre efluvios de peyote sin perder un ápice su fuerza. Un tema poderos y atmosférico a su vez que refleja que estos chicos saben lo que hacen.    
‘El rata de stonus’ cierra este breve trabajo golpeando con sus riffs arenosos de vocación casi retro. Entre efectos y pedales la fuerza primitiva se desata  en cegadores momentos. Jugando con el tempo del corte, los parones se recuestan en melodías vocales envueltas en un hechizo psicotrópico con un fantástico groovy. Parones que no suponen sino una mera bajada de revoluciones para rearmarse en riff rompe cervicales.   Unas nebulosas cegadoras que resultan de lo más atrayentes y efectivas. El tema adquiere tintes épicos en su parte final con multitud de efectos y giros en la trama argumental.

STONUS:
https://www.facebook.com/ stonerscy
https://www.instagram.com/ stonus.band

Electric Valley Records:
http: // electricvalleyrecords. com 
https://www.facebook.com/ electricvalleyrecords 
https://twitter.com/electric_ valley 
https://www.instagram.com/ electricvalleyrecords

Reseña: CACTUS FLOWERS.- ‘Solace EP’

Inspirados por bandas texanas como 13th Floor Elevators, The Moving Sidewalks y moviéndose hacia los riffs fuzz de ZZ Top con los ecos de SAM GOPAL, el trio de Houston CACTUS FLOWERS publica su trabajo más pesado hasta la fecha. Cuatro canciones con olor a desierto, pero también con aroma a blues sureño. Temas directos que se desarrollan en una persistente tormenta de fuzz de la que emergen la voz llena de garra de Jessica Murillo, el faro que les ilumina. Jessica lleva un peso fundamental en el sonido de una banda que golpea con crujientes riffs enturbiándolo todo, pero que también sabe recuperar un legado del puro hard-rock. Un sonido primitivo y sólido, lleno de pasión que la propia banda denomina psychedelic-fuzz. No seré yo el que cuestione tal calificativo, porque lo cierto es que entre las hordas de fuzz nebuloso, encontramos muchos efluvios psicodélicos. ‘SOLACE’ fue escrito para brindar consuelo a través de narraciones y melodías. Combinando exuberantes tonos fuzz con historias de angustia y fantasías lejanas, la banda quiere ser tu próxima banda sonora favorita tanto en días buenos como malos. Ya sabemos de la calidad y garra que gastan las bandas texanas desde finales de los 60’s, ese legado sigue vigente con formaciones como CACTUS FLOWERS. Un nombre que es toda una revelación de su objetivo, y supone una dualidad que funciona bien entre lo punzante y lo sutil, algo que reflejan con nitidez en sus canciones.

CACTUS FLOWERS son: Jessica Murillo (voz y guitarra), Mark Carcamo (bateria) y Chris Dunaway (bajo).

Grabado durante un período de estancamiento global provocado por la pandemia de COVID, y después de dejar de lado los planes para una gira de primavera de 2020, la banda se refugió con el productor John Griffin (Wild MoccasinsThe Ton Tons, Television Personalities) para capturar un compuesto más pesado se estilo psicodélico, gallardía lírica y todo un puntal de rock duro.

‘SOLACE‘ ha sido masterizado por Heba Kadry (BattlesBlonde RedheadSlowdive), con llamativas ilustraciones de Jaime Zuverza (Sugar Candy MountainGolden Dawn Arkestra) y con Paul Chavez de Baby Birds / Funeral Horse reemplazando a Dunaway en funciones en vivo,  Solace  es increíblemente impresionante capítulo en el viaje en curso de la banda. El EP verá la luz vía People.Parties.Places en cassete verde neón y vinilo de 10 ” el 12 de marzo de 2021.

Razor blade’. Se desarrolla en un ambiente desert-rock en el que los efectos revolotean. Con un carácter alternativo y algún eco blues, la voz de Jessica A.M nos seduce entre ritmos pegadizos y una cortina de fuzz. Conjugando los ritmos difusos con los ocasionales efectos flotantes el tema mantiene un groovy contagioso. Una forma audaz de salir de propuestas repetitivas que toman el stoner rock como un calco unas de otras. Melodías sutiles aparecen discretamente aportando riqueza al tema. Un corte pesado pero lo suficientemente versátil como mostrarse con un gran gancho para el oyente. Sus elementos psicodélicos se unen a las nebulosas sonoras con un tono vintage mientras sus riffs adoptan un cierto tono retro. Sin duda, el tema contiene los suficientes alicientes como para engancharnos a su sonido.
Crujiendo con una cadencia rítmica de puro hard rock, ‘Dirty double’ es comandado por una unos riffs que parece que se fueran a quebrar. La distorsión llevada al extremo, en otra canción cegadora. Usando el particular registro de su vocalista nos sacan de la monotonía con un groovy vacilón y desafiante. Fuzz intoxicante, así como un tempo oscilante y pegadizo van conjugando una canción entre nebulosas arenosas y el legado del hard-rock del siglo pasado. Una cadente y bien trabajada línea de bajo hace que tema adquiere un aspecto más apetecible y atrayente. Sin abandonar la cortina nebulosa en todo el tema, van coloreándolo, gracias especialmente, a la portentosa voz y esos registros más propios del siglo pasado.

‘Swiming trough the sea of mercury’ arranca con poderosos riffs difusos invitándonos a un paseo por arenosos entornos vigilados por el blues. Pesadez, y mucha garra cohabitan en una atmósfera turbia y envolvente. El constante rugido de los riffs, se adorna con acordes más nítidos que no entran en batalla. Ondulante y repitiendo su armonía, los tambores explotan en un ritual tribal mostrando su crudeza. Esto hace que el tema te absorba en sus arenas movedizas atrapándote sin remisión.

El blues, tan presente en los temas precedentes, parece tomar más fuerza en ‘Dirty double’ vision’ la canción que cierra el EP. Entre la horda de riffs crujientes y arenosos, consiguen aportar un fantástico groovy sureño a un tema crudo, pero moldeable. Buscando ese equilibrio entre lo pesado y lo fluido, los tejanos consiguen su objetivo. Su sucio y primitivo sonido a pioneros del desierto resulta atractivo por ese fantástico ritmo que le imprimen.  

CACTUS FLOWERS:

Facebook –  facebook.com/ cactusflowersband
Bandcamp –  cactusflowers.bandcamp.com
Instagram –  instagram.com/ cactusflowersband

Reseña: ACID MAMMOTH.- ‘Caravan’

Ármate para la batalla contra bestias gigantescas ya que una vez más, el dúo de padre e hijo a las guitarras ofrecen al oyente una horda de riffs de Iommi aplastantes y difusos, mientras el bajo gigantesco derriba todo a su paso con sus pezuñas ácidas. A su vez, los griegos ACID MAMMOTH nos traen tambores que retumban con ritmos sobrenaturales en una angustiosa oscuridad, mientras que sus fascinantes voces logran hechizarnos con sus lamentos llenos de un dolor que sale de lo más profundo de sus entrañas. Transmitiendo desesperación, logran encontrar el equilibrio entre la pesadez y la acidez para crean un tétrico relato cuya narrativa resulta muy fluida. ‘CARAVAN’ es un claro ejemplo de la evolución de una banda que habita en la oscuridad, pero que también saber ofrecernos otros alicientes más luminosos. Sus dosis de psicodelia pesada y los desarrollos progresivos que encontramos en la parte final del álbum, hacen que su escucha resulte fascinante. Si atendemos a sus influencias, podríamos pensar en Sabbath (evidentemente), pero también en el legado que en los últimos tiempos nos ofrecen bandas como UNCLE ACID & THE DEADBEATS u otros grandes del género, como los mismísimos ELECTRIC WIZARD. ‘CARAVAN’ consigue derribar muros con sus colmillos llenos de acidez, voces angustiadas y afligidas así como sus efluvios lisérgicos. Seguramente estemos ante el álbum más pesado de la banda, pero a su vez el más polifacético. Es un álbum de brujas para oídos de brujas, una obra plomiza y turbia, que ha surgido directamente del abismo más profundo y que llega para mostrar al mundo todo el poder del mamut acido. Un poder que está destinado a derribarte hasta el último suspiro.

‘CARAVAN’ es el tercer álbum de larga duración de la banda. Es el sucesor directo de “UNDER ACID HOOF’ del año pasado y el cuarto lanzamiento de la banda con Heavy Psych Sounds Records. Fue concebido, grabado y producido durante un estado de bloqueo total debido a Covid-19, por lo tanto, refleja en gran medida ese estado de ánimo durante estos tiempos oscuros. Es un viaje pesado, sublime y oscuro como la boca del lobo hacia lo vasto y desconocido. Como todos los trabajos anteriores de la banda, ‘CARAVAN’ fue grabado, mezclado y masterizado con Dionysis Dimitrakos en Descent Studio en Atenas, mientras que la batería se grabó en Ignite Studio. La obra de arte fue realizada una vez más por Branca Studio

ACID MAMMOTH son: Chris Babalis Jr. (guitarras y voces), Chris Babalis Sr. (guitarra), Dimosthenis Varikos (bajo) y Marios Louvaris (batería).

Una risa sarcástica abre las hostilidades en ‘Berseker’. Desde el primer momento el tema golpea con sus hordas doom. Riffs difusos con incrustaciones psicodélicas atraen a voces rituales que guardan tributo a lo oculto. El legado Sabbath hace acto de presencia entre ese sonido difuso y pesado del que tanto gustan los griegos. Con un aspecto proto-doom, las voces se vuelven melodiosas entre la tormenta de fuzz. Lento, plomizo y con un sonido turbio, en él hay espacio para solo ácidos que se estiran hasta la estuación. Con gran habilidad construyen una atmósfera, densa que parece rendir tributo a las tinieblas. Lo cierto es que el eso de las voces hace que el tema tenga un carácter propio sin renunciar a los efluvios lisérgicos.

Con aires épicos, ‘Psychedelic wasteland’ nos sume en nebulosos bosques bajo inquietantes y misteriosos acordes. Usando una narrativa descriptiva, cada riff ruge turbio y crujiente creando una cortina sónica intoxicante. Con un evidente carácter Sabbath, la desesperación queda reflejada entre la brumosa instrumentación. Nuevamente me sorprende (aunque a estas alturas no debería) lo atractivo de esos registros vocales, agudos y lánguidos dando un carácter particular a cada canción. Si le nebulosa de riff difuso no cesa, consiguen con habilidad ofrecernos pasajes de guitarra ácidas que nos sacan de la monotonía. Sin duda, los griegos tienen claro lo que quieren ser, y su sonido, a pesar de sus genes ocultistas, resulta de lo mas atractivo para el oyente con esas dosis de psicodelia pesada que imprimen a sus temas.

La apertura tenebrosa de ‘Ivory towers’ nos hace augurar otra embestida del paquidermo acido. La inmensidad de la monolítica línea del bajo se equilibra con esos solos lisérgicos. Embutidos en el sonido proto-doom más tenebroso, la herencia Sabbath vuelve a resurgir, si es que en algún momento se ha ido. Poderosos tambores dirigen el caminar del Mammoth a esas lúgubres cavernas en las que guarda todo su poder. Con tonos de esperanza las voces me recuerdan a momentos Uncle Acid. Incesante y potentes sonidos que caminan con lentitud entre los boscosos entornos inexplorados y tenebrosos. Leves pinceladas progresivas aparecen con pequeñas vetas del rocoso sonido del cuarteto. Aturdidor y plomizo, el desarrollo del tema tiene un carácter cansino, pero con él consiguen su objetivo en esa excursión a lo desconocido. 

Efectos envolven y unos rifs que parecen atascarse abren ‘Caravan’ Un tema pesado como un paquidermo que camina lento y poderoso. Intrigante, el tema, Con una instrumentación que coquetea con espacios progresivos transitados previamente por bandas como Elder, el trio crea un monumental corte de doom en línea Electric Wizard con lánguidas voces entre densas y oscuras atmósferas psycho-doom. Toda una monstruosidad hipnótica y absorbente que mantiene vivo el legado de. Uno de esos temas que se te clava en el corazón de los amantes del doom más tenebrista. Déjate aplastar por la acidez Un corte aplastante que imprime acidez al elefante prehistórico griego.

Las hostilidades pesadas persisten en ‘Black dust’. Con sus monolíticos riffs el paquidermo griego sigue avanzando en su peregrinar por la senda del proto-doom ocultista. Lánguidas voces, un muro de sonido y solos incesantes colorean un tema psycho-doom al uso. Sobre algún tono progresivo la canción desfallece en una senda pausada a pesar de su sonido doomy. Sin estridencias consiguen conjugar la pesadez con brillantes momentos melódicos a lo largo de sus nueve minutos. Fieles a su estilo la parte central nos ofrece monumentales pasajes llenos de misterio de los que salen con esos momentos en los que el legado Sabbath hace acto de presencia. Sin duda, consiguen crear un corte atractivo e impactante en el que logran un equilibrio entre la densidad sonoro con los elementos psicodélicos aportados.

ACID MAMMOTH:
Facebook
BandcampInstagram

HEAVY PSYCH SOUNDS:

WebsiteFacebookBandcampTwitterInstagram

Reseña: MT. MOUNTAIN.- ‘Centre’

En cada nuevo álbum, el quinteto australiano MT. MOUNTAIN, nos ofrece un aliciente para amar la psicodelia contemporánea. Con su nuevo álbum ‘CENTRE’ nos ofrecen un LP gourmet, especial para los paladares más exquisitos que hará la delicias de los fans más sibaritas del género. Construyendo sus canciones con cuidadas melodías, nos ofrecen un plácido viaje a la psicodelia de tintes kraut, (seguramente éste sea su álbum más hipnótico), con elementos de los pioneros como CAN o NEU!, pero sobre todo, con algodonadas canciones en línea KIKAGAKU MOYO o MOON DUO. Llevándonos siempre al éxtasis, sus temas nos acarician en un placentero trance místico lleno de magia y espiritualidad reflexiva.  Sus guitarras flotantes, sus aterciopeladas melodías, o sus ritmos hipnóticos, nunca pasan la línea de lo ruidoso, ofreciendo todo un gratificante bálsamo para los sentidos. Si la suavidad de su sonido pudiera llevarte a engaño, solo tienes que escuchar sus riffs ácidos y sus embestidas de fuzz, que convierten cada canción en una experiencia gratificante. Manteniendo una línea pausada, sin estridencias, sus temas construyen un apacible relato del que no querrás salir. Un equilibrio perfecto entre unos pasajes casi drone, desarrollándose en atmósferas llenas de espiritualidad y los momentos más pesados y ácidos. Sin perder su vocación de jam, consiguen ensamblar todas las piezas de su particular puzle sonoro. ‘CENTRE’ corrobora una vez más la buena salud de la que goza el volcán psicodélico australiano, y la gran calidad de muchas de sus bandas. Sin duda, MT MOUNTAIN están en el grupo de cabeza de esa atractiva escena psicodélica llegada de las antípodas.

Musicalmente, el sonido de la banda nace de largas improvisaciones, por lo que, naturalmente, gran parte del álbum se grabó en vivo para capturar a la banda en su forma más desenfadada. Stephen Bailey (voz/órgano/flauta), que creció rodeado de religión pero sin ser un seguidor, describe cómo, temáticamente, gran parte de ‘CENTER’ es una disección de la fe, tanto espiritual como secular, y su relación personal, a menudo complicada, con ella. : “El álbum para mí, líricamente, trata principalmente sobre mi experiencia con la religión. Explora estos conceptos y las reglas que me fueron contadas desde la niñez hasta la edad adulta y mis pensamientos sobre mi propia conexión con ellos. Temas similares surgen entre las pistas, ya sea lírica o estructural, tanto un juego de repetición como de simplicidad‘ nos comenta Stephen.

MT MOUNTAIN son: Steve Bailey (voz, órgano, flauta), Thomas Cahill (batería), Brendan Shanley (bajo), Derrick Treatch (guitarra) y Glen Palmer (guitarra, sintetizador )

‘CENTRE’ fue concebido, escrito, y producido por MT MOUNTAIN, grabado y mezclado por Ron Pollard en North Dandalup, entre 2019 y 2020, habiendo sido masterizado por James Plotkin. El arte de la portada es obra de Pete Schulte y está disponible vía Fuzz Club Records.

‘Tassels’ abre el álbum con hipnóticos acordes psicodélicos para embarcarse inmediatamente en ese motorik presente en todo el trabajo. La perfecta combinación entre los sonidos más letárgicos y las ensoñadoras atmósferas psicodélicas. Solo hace falta escuchar los dos primeros minutos para sentirte atrapado por su sonido. Sus aterciopeladas voces shoegaze complementan un tema lleno de magia y ritmo. Buenas guitarras y una instrumentación perfectamente ensamblada hacen que su carta de presentación sea intachable.

El hechizante ritmo de ‘Hands together’ nos lleva hasta un particular jardín del Edén en el cada acorde desprende belleza y placidez. En tonos místicos con vocación oriental, el corte sus nos susurra seduciendo nuestros sentidos. Voces con sabor a miel entre momentos drone que nos llevan a un estado sensorial más allá de lo terrenal. Allí todo resulta gratificante. Estructurando su sonido en distintas capas, siempre hay espacio para bellos desarrollos de guitarra.

Con un carácter al más espacial, ‘Dawn’ entre sus ritmos hipnóticos, deja aflorar bellos pasajes de psicodelia aromatizada. Creando un estado sensorial en el que nuestra mente emprende un viaje catártico hacia insondables espacios. Tras el permanente zumbido, los acordes brotan dulcemente entre angelicales voces llenas de una mística placentera y reconfortante. La dupla de guitarras se contonea grácilmente entre el aturdidor ruido de fondo. La mística al servicio de la psicodelia moderna.

Mas dinámico que el corte anterior, ‘The list’ retoma el caleidoscopio sonoro con esa dualidad entre lo sutilmente aturdidor y la lisérgico. Placidez instrumental con aspecto de jam que funciona a las mil maravillas en ese ambiente kraut lleno de pasajes de ensueño. Aquí las vibraciones de KIKAGAKU MOYO vuelven a aparecer en una canción que refleja la personalidad de los australianos.

‘Two mind’ coquetea con elegantes sonidos de fusión en ese bosque psicodélicos en el que MT MOUNTAIN construyen sus canciones. Sus dulces voces vuelven a ser un gratificante bálsamo para los sentidos. Aromas exóticos aparecen como una suave brisa que nos acaricia.

Dejándose llevar por los dictados del kraut ’Aplomb’ incide en esa fórmula que también les funciona. Voces melodiosas y ritmos cautivadores construyen otro tema con vocación de jam. Un motorik incesante coloreado con ese caleidoscopio lisérgico que tan bien saben construir. Elegantes pasajes que se complementan con las nebulosas psicotrópicas en una composición libre.

Con una apertura algo más sobria ‘Peregrination’ parece mostrarse algo más oscuro que los temas anteriores. Efectos psicotrópicos suavemente ensamblados van evolucionando a un mundo sensorial en el que las texturas se vuelven algo más progresivas en una fusión en la que incluso encontramos elementos jazz. Un complejo tema que muta constantemente con elegantes pasajes sin perder el auténtico sonido que inspira a la banda. Una instrumentación algo más compleja entre insondables espacios psicodélicos con tonos que rozan lo sinfónico completan esta jam.

‘Second home’ mantiene los tonos kraut y las dulces melodías vocales. Con una sencilla estructura en su apertura, el tema juega con las guitarra bajo una mística subyacente. Si bien, lo que más destaca del corte, es si implacable ritmo hipnótico, las pausas silencias unas guitarras que cuando aparecen se muestras llenas de magia. Todo un susurro, en el tema menos sugerente de todo el álbum.

El cierre del álbum viene de la mano de ‘Deluge’. Naciendo entre suaves efectos con tonos drone y una atmósfera espacial, el corte acaba desarrollándose en un ambiente psicodélico con la calma como bandera. Relajante, sus bellos acordes eligen el camino de la sencillez para mostrar toda su belleza.

https://www.facebook.com/mtmountainperth

https://www.facebook.com/FuzzClubRecords/