Reseña: DOMKRAFT.- ‘Seeds’

Si te gustan los sonidos masivos envueltos en oscuras atmósferas narcóticas, sin duda ‘SEEDS’ es tu álbum. El trio sueco resurge como el Ave Fénix con un álbum nacido de la pandemia para ofrecernos un apocalíptico relato sustentado en monolíticos riffs como nunca antes habías oido. Toda una experiencia narcótica que se centra en la idea de emerger de las ruinas, para empezar de nuevo, construir algo diferente y mejor, más allá del cataclismo. DOMKRAFT construyen su nuevo álbum con un flujo hipnótico que quiebra cervicales, circuitos cerrados en los que los ganchos instrumentales titánicos alimentan conceptos líricos, luego giran de regreso para dirigir la psicodelia elíptica y las voces que ensanchan el cielo. En un ambiente oscuro, incluso a veces tétrico, sus atormentadas canciones, conjugan todos los elementos doom de bandas como SLEEP, añadiendo altas dosis de psicodelia espacial en vena HAWKWIND, con cuidadas y desgarradoras melodías más propias de bandas como ELDER. Sin duda, un álbum que excava mas profundo en los estratos doom de los que banda nació. Nebulosos sonidos masivos sustentados en una monumentalidad al alcance de pocos, riffs monolíticos que no desdeñan la psicodelia pesada en ningún momento. Sus canciones son como el caminar de manada de mamuts tras una ingesta de L.S.D. dejando un rastro de desolación Y angustia a su paso. Un agujero negro que te atrapa con un magnético sonido que bebe de la fuente del kraut, pero que vive en un oscuro bosque heavy-psych. Sabiendo manejarse en los sonidos doom de manual, ese bajo crujiente derrota a cualquier enemigo que pretenda detener su difuso sonido, mientras los tambores retumban en un ritual agónico entre guitarras que se inclinan por la psicodelia pesada, para ofrecer los momentos más narcóticos y psicotrópicos del álbum. Sin hacer mucho ruido y evolucionando lentamente, DOMKRAFT ha ido haciéndose un hueco en la escena pesada silenciosamente; con cada nuevo álbum que el trio publica, ofrece un nuevo aliciente a aquellos que piensan que el doom está anquilosado. Sus angustiosas voces, complementan un álbum faraónico que no da respiro al oyente, y en el que, el magnétismo de sus canciones nos engulle en una espiral de efectos, pedales y crujientes riffs atronadores.  Si tuviera que elegir un solo adjetivo para describir ‘SEEDS’, sería ¡MONUMENTAL!.

‘SEEDS’ nació en medio de la ola de calor del verano de 2020, el cantante y bajista Martin Wegeland, el guitarrista Martin Widholm y el baterista Anders Dahlgren se dirigieron hacia el oeste hacia el Mar Báltico hasta Welfare Sounds Studio, que se encuentra en una vieja casa de madera en las afueras de Gotemburgo, Suecia. Allí, en una gran sala en vivo con aire acondicionado prestado, los suecos sudaron con los jefes de estudio Kalle Lilja y Per Stålberg durante tres días para concretar una nueva epopeya que se siente cruda y viva. Con el debido crédito a la magia de mezcla de Karl Daniel Lidén, el peso característico de DOMKRAFT es más prominente que nunca, y los ambiciosos temas líricos agregan contexto a los riffs siempre masivos y el flujo hipnotizador.

Sonicblast-fest

Originalmente, DOMKRAFT se unió por un amor mutuo por SPACEMEN 3, MONSTER MAGNET, SLEEP y HAWKWIND, por nombrar solo algunos. A partir de la más pesada de sus influencias combinadas, el trío de Estocolmo creó un sonido que combina cantos fúnebres imponentes, psicodelia alucinante y minimalismo hipnótico, que se encarna en su álbum debut monolítico de 2016 ‘THE END OF ELECTRICITY’ y la continuación de 2018. ‘FLOOD’. ‘SEEDS’ está disponible vía Magnetic Eye Records.

Sonicblast-fest

DOMKRAFT son:
Martin Wegeland – voces y bajo
Martin Widholm – guitarras
Anders Dahlgren – batería

Sonicblast-Fest

Monolíticos riffs atmosféricos abren ‘Seeds’. Nueve minutos de oscuridad doom envueltos en una espesa neblina psicotrópica. El tema golpea fuerte con toda su pesadez, mientras sus atormentadas voces asoman de las profundidades mostrando todo su desasosiego. El tremendo sonido de la línea de bajo se conjuga con unos solos de guitarra estilistas. Su atronador y aturdidor sonido nos deja noqueados. Pero no solo de pesadez vive el trío sueco, sus misteriosos pasajes heavy-psych se desarrollan con soltura entre la densidad habitual de la banda. El tema es impulsado por fuertes tambores en un ondulante transitar por el mundo de los espectros. Si estamos ante un corte pesado, también estamos ante una canción que contiene un espacio melódico, que a veces se inclina incluso a territorios progresivos sin perder su pleno carácter doom. Un corte hipnótico y masivo.

El crujiente bajo nos introduce en ‘Perpetuator’. Una nueva odisea en la que la psicodelia pesada se dorna de momentos sludge entre voces llenas de lírica. Siempre en tonos lánguidos su potencia narcótica nos impregna de psicotrópicos inyectados a golpe de riffs. Un magnetismo soporífico que no pierde jamás el ritmo. Lento, parsimonioso, pero completamente psicotrópico, el tema mantiene una primera parte de pesadez extrema, para introducirnos en lisérgicos espacios en los que la banda brilla con luz propia. Otro tema desgarrador que lleva el sello de la banda. En su ondulante transitar por la oscuridad, el tema pasa por una fase tormentosa para morir en una atmósfera psico-espacial que nos aleja de la contundencia previa.

‘Into Orbit’ nace de guitarras distorsionadas para caminar como un paquidermo gigantesco. Ese característico sonido monolítico se retuerce entre pedales y distorsiones aportando un aura espacial en su propuesta psycho-doom. Un sonido turbio, denso, plomizo, pero que acaba atrapándonos entre sus fauces. Ornamentando su sonido con sutiles incursiones de guitarra, la espesa cortina que suponen su sonido, resulta como un agujero negro del que no podemos salir. La conjunción de elementos kraut, psicodélicos y espaciales consigue un resultado monumental. Probablemente el tema más turbio del álbum.

En contraposición, ‘Dawn of man’ nos devuelve al doom ortodoxo entre pedales y efectos. Toda una bacanal de sonidos masivos con un poder magnéticos de proporciones descomunales. Aquí las voces cambian su registro par ofrecernos un chamánico espacio narcótico. Su atrayente poder de seducción hace que nuevamente caigamos rendidos a su propuesta sonora. El tema se ensambla en una efectiva combinación de psicodelia pesada, rock espacial, ecos progresivos y los imperturbables genes doom. En esta ocasión la banda atraviesa continuamente esa difusa frontera entre la psicodelia pesada y el doom. Todo un atrayente ritual en el que la luz parece no existir.

‘Tremors’ describe enigmáticos espacios que vuelven a beber de las aguas psico-progresivas. Aguas impregnadas de dietilamida en las que la voz flota creando una sensación placentera y soporífica. Con la sensación de algo grande va a suceder, la canción evoluciona con lentitud guiada por sus poderoso tambores y por ese bajo que parece que va a quebrar. Con alguna incursión sludge, el tema mantiene la tensión en un nivel elevado. Nuevamente las incrustaciones espaciales aparecen en forma de efectos, mientras la voz regresa a sus tormentosos pasajes. Amortiguando su densidad con chamánicos pasajes la dualidad de melodías vocales hace que el tema resulte fascinante para el oyente.

A continuación, ‘Krank Blekhet’ con un minuto de duración sirve como almohada para devaneos psico-espaciales

El álbum cierra con la mastodóntica ‘Audiodome’. Aquí la banda desata todo su potencial en atmosféricos pasajes en los que el doom habita con la más oscura psicodelia pesada. Los monolíticos riffs se adueñan de un tema hipnótico, pesado y a su vez muy psicodélico. Lleno de rabia, el tema vomita toda la fuerza de la banda. Contundente, hipnótico y sin hacer prisioneros el tema se embarca en una odisea espacial sin perder un ápice de fuerza. Ese sonido masivo de los suecos transita aquí por atmósferas siderales en las que la oscuridad cubre todo. Propulsado por la fuerza del fuzz, la banda gravita en una misteriosa atmosfera entre tambores rituales y melodías psicodélicas arropadas por una turbia cortina cegadora. En su parte central encontramos los pasajes más narcóticos del álbum. La semilla del paquidermo sueco parece reproducirse lentamente ofreciendo su lado más lisérgico hasta difuminarse en el infinito.

Domkraft

 Bandcamp 

 Magnetic Eye Records

CVLT OV THE SVN publica su video ‘We Are The Dragon’

El acto finlandés de rock oculto oscuro CVLT OV THE SVN lanza el último sencillo del próximo álbum ‘WE ARE THE DRAGON’ que verá la luz el próximo 7 de mayo vía Napalm Records.

Encarnando una sensación reverberante de inquietud, peligro y miedo, enriquecida con una pizca de romanticismo gótico y seducción negra como la boca del lobo, el apasionante debut de CVLT OV THE SVN se siente peligrosamente inquietante, uniendo su agitada pesadez con melodías pegadizas que viajan a través de tus oídos para su sistema nervioso central.

Con la presentación de goth-boppers lanzados anteriormente como “Twilight” , “The Pit” , “Whore Of Babylon” , “Luna In The Sky Forever”, “My Venom” y, recientemente, el himno de heavy rock oscuro ” Hellbound” , CVLT OV THE SVN ya han demostrado cómo fusionar con éxito la pesadez hirviente y las dulces melodías pop. La banda ha lanzado un single final para el tema que abre el álbum. ‘We Are The Dragon’ allana el camino para un viaje peligroso pero intrigante hacia el frenético vórtice de CVLT OV THE SVN. Como una película de terror cautivadora, el estado de ánimo espeluznante de la canción te deja sin aliento, atrayendo tu atención a cada nota y detalle. Piérdete en esta vorágine de rock oculto y pop oscuro.

‘We Are The Dragon’ fue una de las primeras canciones de COTS en ver la luz del día y se ganó el papel de ‘canción principal’ de inmediato”, revela el visionario anónimo detrás de CVLT OV THE SVN. El álbum, las primeras letras que la gente eventualmente escucharía al darle una vuelta fueron muy importantes para mí. ‘Somos la oscuridad y la decadencia’ es una línea adecuada para comenzar el álbum. Un sencillo himno de rock n ‘roll que representa la propia oscuridad “.

Inspirado en películas como El exorcista y la oscuridad devoradora en sí, CVLT OV THE SVN se inspira no solo en el género del heavy rock y en grandes como Type O Negative , Ghost y Turbonegro , sino también en las influencias nostálgicas de artistas convencionales como Roxette .
Transmitiendo conceptualmente una variedad de emociones extremas, cada una de las doce fascinantes pistas del álbum atraviesa el ruido de la sociedad como una hoja de afeitar, dejando una impresión duradera en el oyente que lo hará clamar por más.

Además de las emociones macabras de su música, también está el personaje que el misterioso líder de la banda asume en el escenario, torciendo la daga de la percepción aún más como tu película de terror favorita y creando una experiencia combinada que corta profundamente y llega hasta los huesos.

 “Es más fácil contar esas historias sombrías a través de otra identidad, otro personaje”, dijo recientemente el líder creativo de CVLT. “Las capas negras simplemente van con eso, obviamente. Soy un gran fanático del suspenso y este tipo de contenido tiene que ver con las sorpresas. Encuentro que es un reino intrigante para explorar. Sea lo que sea lo que se avecina, CVLT OV THE SVN se adaptará y prosperará “.

‘WE ARE THE DRANGON’ contendrá los siguientes temas:
01. We Are The Dragon
02. My Venom
03. Don’t Be Tender Love Me Cruel
04. Hellbound
05. Dancing With The Devil
06. Twilight
07. I’m Gonna Find Out
08. Luna In The Sky Forever
09. The Murderer
10. Whore Of Babylon
11. The Pit
12. Another Infinity

http://www.facebook.com/cvltovthesvn
http://www.instagram.com/cvltovthesvn
https://label.napalmrecords.com/cvlt-ov-the-svn

PLAINRIDE comparte su video “Hour Of The Mûmakil”

PLAINRIDE, los rockeros de la tierra rugiente de Alemania, presentan su nuevo y divertido video de ‘Hour Of The Mûmakil’, tomado de su próximo álbum que se lanzará a finales de este año en Ripple Music. ¡Déjate llevar por la fuerza de su gospel rock and roll ahora mismo! 

Tambores rockeros de la tierra, un bajo que induce el crecimiento de la barba, guitarras fuzzomental, el rugido de un hombre lobo y un montón de cerveza: estos son los elementos que hacen PLAINRIDE. La musculosa marca de rock’n’roll es tan adictiva. El cuarteto de Colonia aprovechó al máximo la celebración tradicional alemana de la Noche de Walpurgis para lanzar su nuevo video hilarante y de adoración a la magia para su canción ‘Hour Of The Mûmakil‘. Respaldada por la magia natural de Richard Münchhoff en la percusión y el compositor y pianista de gospel Niko Schlenker en los órganos, esta nueva canción siente el fuego mágico.

Su líder Max Rebel nos comenta: ” Hour Of The Mûmakil es una de esas canciones en las que te diriges a la práctica de la banda con ese riff pegado en la cabeza y dos horas más tarde sales con un rock en toda regla y de bolas a las paredes”. Rock’n’Roll tune. Sin embargo, no fue hasta que Florian y Bob dejaron un montón de percusión en el estudio RE · 36 de nuestro amigo Richard Münchhoff y el padre de Flo, el compositor y pianista de gospel Niko Schlenker, apiló algunas líneas de órgano picantes encima que la canción floreció en su forma final. Tuvimos un poco de vibración Cream al principio de la fase de escritura, pero al final salimos con un tono casi como el de Santana, lo cual, perdón, simplemente tienes que cavar “.

‘Hour Of The Mûmakil’ está fuertemente inspirada en los escritos de la erudita italoamericana Silvia Federici, según la cual el concepto de magia engloba una noción de insubordinación, un rechazo al trabajo y el potencial de resistencia popular al poder. En un mundo que ha sido “desencantado para ser dominado”, el poder oculto y siempre desafiante del Rock’n’Roll, los riffs, los mitos y las bestias mágicas pueden ser justo lo que la gente necesita. Además, la banda publicó recientemente su video “Shepherd”  aquí

Innumerables camisetas han huido de sus dueños ante el sonido de los principales proveedores de rock pesado de  Colonia , PLAINRIDE , que hace mucho tiempo se liberaron del flagelo de las vestimentas de la parte superior del cuerpo, están en una venganza contra las glándulas sudoríparas secas y el régimen conformista decidido a mantenerlas así. Su misión: liberación con la guitarra eléctrica. Habiendo plantado la semilla de la rebelión en los corazones y las mentes de la audiencia en Wacken Open Air 2018 y en un programa de Fu Manchu, una vez, ahora han cobrado un impulso tan peligroso que se han convertido en una amenaza absoluta para la seguridad pública. Cierre las ventanas de su baño porque estos cuatro paganos no se detendrán ante nada para exponerse a usted.

PLAINRIDE  lanzó su segundo álbum ‘LIFE ON ARES’ en el otoño de 2018, un esfuerzo impulsado por la continua y fructífera colaboración con el sello discográfico californiano Ripple Music. Después de un año 2020 caótico y bastante adormecedor, la banda regresa para sacudir todas las almas, preparándose para el lanzamiento de su tercer larga duración en 2021 en Ripple Music.

PLAINRIDE son:
Max Rebel – Voz y guitarra 
Florian Schlenker – Batería, percusión
Bob Vogston – Bajo, Guitarra

PLAINRIDE:
WebsiteFacebookBandcampInstagramSpotify

RIPPLE MUSIC:
WebsiteFacebookBandcampInstagramYoutube

BIG SCENIC NOWHERE anuncian nuevo álbum ‘The long morrow’ y comparten su nuevo single ‘Tedü’

El supergrupo BIG SCENIC NOWHERE formado por Bob Balch (Fu Manchu), Tony Reed (Mos Generator), Gary Arce y Bill Stinson (Yawning Man) anuncia el lanzamiento de su segundo álbum ‘THE LONG MORROW’ en el otoño de 2021 y ahora nos adelanta su primer single ‘Tedü’

BIG SCENIC NOWHERE es una fuerza creativa de la naturaleza, una combinación de talentos cuyos respectivos orígenes del desierto, la psicodelia, el rock clásico y progresivo. Los cuatro músicos se convirtieron en uno para formar una marca de rock trascendente, edificante y finamente elaborado. Esta nueva pista es descrita como “determinada y desafiante” por la banda, con la amplia gama de influencias del cuarteto brillando a lo largo de sus 5 minutos. 

El guitarrista Gary Arce  comenta: “LeDü se inspiró en una de mis bandas favoritas de todos los tiempos, Husker Dü, y en una de mis canciones favoritas de Led Zeppelin ‘Achilles Last Stand’. Hice el riff y todos se unieron naturalmente, agregando lo suyo. Una cosa que realmente me gusta de Big Scenic Nowhere es que es una verdadera colaboración de diferentes estilos e influencias que se unen sin pensarlo dos veces “.

BIG SCENIC NOWHERE  lanzará una canción por mes antes del  lanzamiento del álbum ‘THE LONG MORROW’ , que además contará con demos, tomas descartadas y extras. Todas las canciones de ‘THE LONG MORROW’ provienen de la sesión de tres días de la banda en 2019 en Joshua Tree, de la que también se originó su último EP ‘LAVENDER BLUES’. La banda lanzó su álbum debut ‘VISION BEYOND HORIZON’ a principios de 2020, con apariciones de personajes como Mario Lalli, Alain Johannes y Nick Oliveri. Siguiendo de cerca, el  EP  ‘LAVENDER BLUES’ estabilizó la formación de cuatro piezas alrededor de Tony Reed en voz / bajo / teclas, en consecuencia, pasando del rock desértico borroso y cargado de psicología de los comienzos a un rock más progresivo y prismático, realzado por el cálido estilo de producción del multi-Instrumentista. 

Acerca de la nueva pista ‘LeDü’,  Tony Reed explica: “Al igual que con todo el material del EP ‘Lavender Blues’, este y el resto del nuevo álbum en el que estamos trabajando ahora, fue tomado de una serie de improvisaciones en vivo que hicimos en noviembre de 2019. La canción fue meticulosamente examinado y reconstruido. Incluso yendo tan lejos como para volver a grabar partes de batería en los coros para aumentar la energía. Es una forma extraña de hacer las cosas, pero como no vivimos cerca el uno del otro, es un desafío necesario. Personalmente, Lo disfruto. Me permite probar y controlar las extrañas fuerzas de la naturaleza. Aunque recientemente escribo las letras, parecen ser sobre cómo cambia el mundo y cuanto más envejece, más parece que lo que viene después será un desastre. Me imagino que todas las personas envejecen y luego ven el mundo de esta manera. Estoy siendo testigo de lo que me está sucediendo ahora “.

Cualquiera que esté familiarizado con los términos “Stoner Rock” o “Desert Rock” seguramente habrá escuchado los nombres de Fu Manchu o Yawning Man. Si eres un fanático del género, o un observador casual, sabes que ambas bandas han estado repartiendo material de calidad desde el principio. Aunque estilísticamente diferentes, ambas bandas ocupan un estatus legendario. El sonido de adoración fuzz bañado por el sol y estratosférico de Fu Manchu y el delay ambiental etéreo de Yawning Man nunca se han cruzado hasta ahora. Es cierto que es un buen momento para estar vivo si eres fan de cualquiera de las bandas.

Si bien el proyecto crecería lo suficientemente pronto para abarcar a músicos como Tony Reed (Mos Generator), Mario Lalli (Fatso Jetson, Yawning Man), Per Wiberg (Spiritual Beggars, ex-Opeth), Bill Stinson (Yawning Man), Nick Oliveri (Mondo Generator, ex-Kyuss, etc.), Lisa Alley e Ian Graham (ambos de The Well), Alain Johannes (Them Crooked Vultures, Chris Cornell, Eleven) y Thomas V.Jäger (Monolord), BIG SCENIC NOWHERE se funda por Balch y Arce lanzando riffs de guitarra y solos de ida y vuelta, juntando las partes de la canción un movimiento a la vez. Interferencia. Compartiendo música. Desarrollar una química para construir algo nuevo basado en sus experiencias individuales. De esta manera, BIG SCENIC NOWHERE es el corazón de lo que la colaboración debe manifestarse. Algo que se hace más fuerte para la cohesión entre quienes lo hacen posible.

BIG SCENIC NOWHERE son:
Bob Balch (Fu Manchu) — guitarra
Tony Reed (Mos Generator) — voces, bajo, sintetizadores
Gary Arce (Yawning Man) — guitarra
Bill Stinson (Yawning Man)  — batería
 
BIG SCENIC NOWHERE :
Facebook / Bandcamp / Instagram / Big Cartel

Reseña: LUCID SINS.- ‘Cursed!’

Siete años después de su álbum debut, el dúo psico-progresivo escocés LUCID SINS vuelve convertido en una bestia más grande y ambiciosa para crear su segundo álbum ‘CURSED!’. Al invitar a varios músicos de su séquito a subirse al tren, LUCID SINS gana en matices, solidez y versatilidad para crear un pequeña obra maestra del rock vintage contemporáneo. Explorando los sonidos hard-progresivos nacidos en los 70’s, los escoceses crean un álbum cálido, excelso y brillante. Sus oscuros y sedosos temas caminan por una senda que ya recorrieron los alemanes KADAVAR en sus últimos álbumes, si bien aquí, los ecos Progresivos son mucho más evidentes, convirtiéndose en el leit-motiv de ‘CURSED!’. Un álbum en el que todo fluye sin estridencias, con suaves melodías, pero que ocultan un trasfondo rítmico de gran solidez en el que la psicodelia aporta su granito de arena. Las canciones siempre nos ofrecen giros inesperados que cambian su aspecto sonoro; esto finalmente, resulta un acierto que hace al oyente estar en todo momento enganchado a las canciones, no sabiendo en que encrucijada en la que se apartarán del camino. Seguramente aquellos amantes del sonido progresivo ortodoxo de los años setenta se van a ver fuertemente atraídos por este trabajo, pero a su vez, otros no iniciados en este género, también encontrarán alicientes suficientes para sumergirse en su sonido orgánico e intrínsecamente más progresivo. Impulsado por una dosis embriagadora de teclados y violines, riffs de dedos líquidos y a veces con tintes de jazz, los ecos folk también están presentes en el álbum. Sus voces sobre-grabadas, se remontan a artistas como Wishbone Ash, Blue Öyster Cult o incluso The Doors en sus meandros más fascinantes, sin que por ello LUCID SINS pierdan sus genes progresivos mas propios de bandas como Jethro Tull, Camel, o de la escena de Canterbury. Si su debut ‘OCCULTATION’ resultó ser un álbum magistral, me atrevo a afirmar, que con ‘CURSED!’ incluso, se han superado. Un álbum que nos ofrece un rico tapiz sonoro lleno de bellos ornamentos inspirados en lo tradicional con sus momentos folk, pero sabe nadar con destreza en las aguas del hard-progresivo de los 70’s.

Con una obra de arte surrealista del ilustrador británico de principios del siglo XX, Alan Odle, ‘CURSED!’, lo convierte en una pieza imprescindible del rock progresivo de los 70. El álbum está disponible vía Totem Cat Records.
LUCID SINS son Andreas Jonsson (voces y guitarra) y Ruaraidh Sanachan (guitarra, bajo, teclados y percusión) y en ‘CURSED!’ estuvieron acompañados por Joe Gallagher (guitarra), Martin ‘Eggy Beard’ McKenna (Violin), Sondre Berge Endegal (bajo) y Stuart Coleman (teclados). Grabación adicional por Clark Neville. Ruaraidh Sanachan y Andreas Johnsson, son los jefes que trajeron una psicodelia explosiva de forma libre a la escena en vivo de Glasgow a través de su primera banda Moon Unit. Con su debut ‘Oscillation’ de 2005, sin mencionar su versión estelar de “Black Wizard” de Medusa, el dúo escocés llamó la atención sobre su marca teñida de oscuridad de la psicodelia de los setenta y el rock clásico, haciendo una irrupción entre sus artistas. compañeros de proto-metal Uncle Acid & The Deadbeats, Witchcraft o Dead Meadow. ‘Oscillation’ se envolvió en una impresionante manga Alasdair Grey, que marcó la pauta para sus aventuras impulsadas por el ocultismo.

‘Joker dance’ seguramente es mejor tema que podían haber elegido los escoceses para abrir el álbum. Si fue el single que previamente habían presentado, no era por casualidad. Una canción pegadiza y seductora que refleja por donde va a transcurrir el devenir de este magnífico álbum. Hard-progresivo de estirpe setentera, con ritmos pegadizos, voces sugerentes y un tempo que te atrapa desde la primera escucha.

‘The serpentin path’ se desarrolla entre alegres armonías retro. Con el registro vocal emulando a Jethro Tull, el tema camina por la senda hard-progresiva predominante en todo el álbum. Sustentado en una sencilla armonía el tema evoca pasajes vintage transitados en los últimos tiempos por bandas como Kadavar. Descendiendo la intensidad, la canción se muestra menos rock en su parte central, lo que no impide que afloren algunos solos de guitarra que complementan sus plácidos pasajes progresivos. Momentos de belleza con el sonido en distintos niveles y el cálido bajo protegiendo el tema de una forma pausada. Tras oscuros pasajes con tonos misteriosos, el tema recupera el color inicial en su parte final con sus atrayentes melodías salidas de la dupla de guitarras.

Instalados en sonidos casi medievales, y emulando el canto de los juglares aparece ‘Sun and the moon’. Un relato de rock progresivo ortodoxo que se desarrolla en una atmósfera vintage. El órgano se siente más presente entre los constantes cambios de ritmo que el tema contiene. Pasajes pastorales en los que el sonido del hammond se erige en protagonista de una narración en la que aparecen ecos folk en forma de coros. Aportando un carácter luminoso al tema, la canción se alborota con resonancias aparente caóticas pero que ofrecen un magnífico resultado.

‘The devil’s sign’ se desarrolla con una orquestación sinfónica entre suaves acordes en tonos grises. Aires de melancolía y sonidos contenidos con voces manejables, que evocan nuevamente el último trabajo de Kadavar. El tema, se torna hard-rock tras sus dos primeros minutos, sin perder su alma progresiva. Aquí guitarras, brillantes y briosas conviven con un violín mágico pero histriónico que adquiere su cota de protagonismo. El tema tiene distintas pausas con las que la banda cambia la fisonomía del tema sin salir de esa tenue luz en la que se desarrolla a lo largo de cuatro minutos tristes.

El órgano pastoral abre ‘Cursed’, el tema que da nombre al álbum, y que con sus casi siete minutos sirve como escaparate del sonido de los escoceses. Acercándose a sonidos de fusión con un carácter más propia de los floridos sonidos west-coast o incluso de la campiña escocesa, mostrando un sonido más rural. Una perfecta combinación de un bajo denso y cálido con las guitarras tomando formas exóticas y un cadente ritmo van construyendo un tema progresivo de innegable carácter setentero. Pausa a mitad del tema y la oscuridad se hace dueña del entorno sonoro de LUCID SINS. La segunda parte del tema se construyen con la dualidad órgano guitarras, aportando una versatilidad bien ensamblada para que todo resulte compacto.

Una breve introducción a modo de banda sonora de película abre ‘Snake eyes’. Tras ella, los riffs más propios de una versión progresiva de Sabbath van avanzando entre voces misteriosas y teatrales. Con esto consiguen crear un aura enigmática a un tema en el que aparecen risas maléficas sin caer en lo fúnebre ni en lo tétrico. La riqueza de sus armonías contrarresta esos juegos vocales y sus repetidas oscilaciones y giros. Muy teatral, pero con buenas guitarras el tema resulta entretenido en su narrativa.

‘By your hand’ es un tema más directo y ortodoxo de hard-progresivo. Guitarras crudas, pero con la suficiente armonía para resultar de lo más sugerentes. Sus ritmos contagiosos hacen que la canción adquiera un tono colorista en contraste con el tema anterior. Prescindiendo del órgano en esta ocasión, el tema resulta más pesado que los cortes precedentes. Sonidos vintage elaborados con unos moldes contemporáneos consiguiendo no sonar a copia de nada.

El paseo por los sonidos del siglo pasado tiene su última parada en ‘The Forest’. Con un carácter folclórico, y de nuevo con el órgano como invitado los ecos del pasado retumban entre aterciopeladas melodías vocales, más propias de bandas como Camel. Salpicando con pincelas de guitarra, y órgano van creando un tema denso pero atrayente en el que su sonido va mutando hacia un entorno más hostil. Allí el sonido se vuelve más denso, sin perder su espíritu retro. Recuperando sonidos tradicionales que se unen a un collage multicolor de reverberaciones coloristas, el tema serpentea entre distintos estilos haciendo que parezcan varias canciones distintas. La parte final sucumbe a acordes acústicos con un tono melancólico de firme vocación folk.

Lucid Sins

Totem Cat Records