TOMMY CONCRETE publica ‘Hexenzirkel’

TOMMY CONCRETE HEXENZIRKEL‘ vía Trepanation Recordings.
“Hay personas que dicen que no hay nada nuevo en el rock y el heavy metal en estos días, y luego está TOMMY CONCRETE. Él es posiblemente uno de los escritores y compositores más inteligentes y estimulantes que hay hoy en día “. “A veces desgarrador, a veces esclarecedor, no hay un segundo […] que no se sienta completamente genuino”. Son afirmaciones sobre el músico escoces que nos hacen explorar en el contenido de su música.

Marcada por una persistencia implacable y un espíritu creativo en constante evolución, el músico de Edimburgo, TOMMY CONCRETE empuja nuevos límites con su nuevo álbum ‘HEXENZIRKEL‘. En el mismo presenta una variedad de artistas invitados e incorpora géneros musicales inesperados para ofrecer un paisaje sonoro que los fanáticos de Devin Townsend, Ihsahn, The Gathering y Opeth disfrutarán.
El músico nos comenta sobre el álbum’: “Utiliza los mismos ingredientes musicales que mi trabajo anterior, ya que es una combinación de black, doom, prog y trad metal. Pero esta vez he intentado crear una fusión de estilos en lugar de intercambiarlos. Este concepto vino de escuchar a artistas de fusión de rock / flamenco de los 70 como Al Di Meola y Cameron De La Isla. ‘HEXENZIRKEL‘ también contiene elementos de flamenco, trip-hop, rap y rock alternativo con la mezcla habitual de metales extremos “.
Líricamente, CONCRETE considera que el álbum es una exploración de la psicosis de la que se le diagnosticó en 2019. Una condición con la que aceptó durante la pandemia global, en la medida en que le dio el impulso para crear HEXENZIRKEL. Las letras se escribieron en el orden en que aparecen en el álbum, en formato casi diario desde marzo de 2020 hasta mayo de 2020.
CONCRETE, que es autista, experimenta la sinestesia, que es la capacidad de experimentar el sonido y la música visualmente. Sus recientes álbumes ‘Unrelaxed 1 & 2’ tenían la neurodiversidad como concepto lírico. Esta vez, Concrete decidió representar musicalmente la neuro-diversidad, utilizando su sinestesia como herramienta creativa. Como dibujar la música primero y componer las canciones para que se ajusten a las formas y colores. HEXENZIRKEL es literalmente el sonido y la forma (si tiene sinestesia) de la psicosis.
HEXENZIRKEL‘ contiene más influencias de doom metal que sus lanzamientos anteriores. Un género por el que es más conocido fuera de su trabajo en solitario, habiendo aparecido más recientemente en tres de las cuarenta bandas de la reciente compilación ‘Doomed & Stoned in Scotland’, a saber, Psychotic Depression, Jackal Headed Guard of the Dead y, por supuesto, TOMMY CONCRETE.
Ha dado un giro definitivo a su tiempo con las leyendas del punk escocés The Exploited, forjando su propia identidad en solitario. Ahora con ‘HEXENZIRKEL‘, su noveno álbum en solitario y el segundo con Trepanation, CONCRETE da la bienvenida a una gran cantidad de colaboradores para continuar esta evolución musical. “La palabra ‘Hexenzirkel’ en alemán significa ‘aquelarre de brujas’, que sentí que era un título apropiado ya que muchas personas han contribuido al álbum”, dice.
A CONCRETE se unen los siguientes vocalistas:
Laura Gilchrist de la banda de doom metal King Witch
Jenni Sneddon de la banda de brujo rock Juniper Grave
Michael Brannagh de Tommy Concrete and the Werewolves y la antigua banda estadounidense de hard rock Warrior Soul
Christian Kimmet de Warrior Soul y las leyendas del glam estadounidense Love Odio
Jamie Herkes de Tommy Concrete and the Werewolves y los punks escoceses Critkill
Bryan Ramage de la banda de metal progresivo Ramage Inc.

Ramage también produjo, mezcló y masterizó el álbum.

Un incondicional empedernido de las escenas del metal y el punk del Reino Unido, el multi-instrumentista de Edimburgo, TOMMY CONCRETE , es un veterano del underground escocés que sigue dejando huella. Concrete ha tocado la guitarra para los legendarios punks británicos The Exploited y para la banda instrumental de Doom Jackal-Headed Guard of the Dead, además de cantar para los infames metaleros Man of the Hour. Comenzó a lanzar música con su propio nombre en 2001.

Desde entonces, ha publicado ocho álbumes de larga duración y dos EP, y el LP ‘Unrelaxed’ de 2018 fue nombrado Álbum del año por Gary Cooper de Moshville TimesConcrete dice: “La salud mental, la adicción y los estados alterados han sido temas que recorren toda mi discografía. Sin embargo, desde ‘Unrelaxed’ he enfocado el tono y mi objetivo es defender la capacidad, promover la recuperación y desestigmatizar los problemas de salud mental. ” En noviembre de 2018, Concrete impartió un seminario en la conferencia del 50 aniversario del autismo escocés en el Grand Central Hotel en Glasgow, ampliando su posición como defensor de la neuro-diversidad fuera de la escena musical.

Concrete acaba de lanzar su noveno LP: ‘HEXENZIRZEL‘, a través de Trepanation Recordings. El álbum es una mirada íntima a su propia psicosis, que le diagnosticaron en 2019. A través de su música y activismo, Concrete convierte lo que podría ser un estigma en una perspectiva desafiante. Marcado por una persistencia incansable y un espíritu creativo en constante evolución, TOMMY CONCRETE continúa empujando nuevos límites en las décadas de su carrera. Y qué carrera ha sido. Más allá de sacar música constantemente, Concrete ha lanzado una novela ‘The Wages of Metal’ (con una segunda prevista para 2022), hizo bandas sonoras de películas y nunca dejó de tocar en vivo, al menos hasta la pandemia del coronavirus. Ahora que la crisis llega a su fin, TOMMY CONCRETE está planificando la emocionante próxima fase de su carrera. Como dijo un crítico, “‘Concrete’ es un gran nombre en clave para describir la carrera de Tommy: sólido, consistente e increíblemente pesado”.

https://www.facebook.com/ TommyConcreteAndTheWerewolves /

https://www.instagram.com/ concretetommy /

https://twitter.com/tommy_ concrete

https: // http://www.youtube.com/user/ tommyconcrete

https: // tommyconcrete. bandcamp.com/

https://open.spotify.com/ artist / 4K3A8izO8ytLsrW2r5iRvd? si = jLBGjIvMTk2krx7o7NO6Rg

Reseña: DUST MICE.- ‘Earth III’

‘EARTH III’ es el primer Lp de DUST MICE, el quinteto de Space-Garage de Seattle. ¡Toda una locura sónica que no te dejará indiferente! Los sintetizadores analógicos, el saxofón distorsionado y la guitarra en bruto se combinan con una sección de ritmo de conducción para ofrecer rock de garaje espaciado con influencias de New Wave Sci-Fi, post-punk y metal clásico. Sus pegadizas armonías contrastan con la fuerza de unos poderosos tambores y unos riffs que no dudan en tornarse pesados entre efluvios jazz, psicodélicos y espaciales, aportados por teclados y saxo. Ecos de los 80’s, de los 90’s y un sonido del nuevo milenio, construyen un ecléctico relato entre lo vintage y lo modernista en el que todo puede sorprendernos. Temas fascinantes en combinaciones imposibles que finalmente resultan muy sugerentes que en cierta manera evocan el sonido de bandas como ECSTATIC VISION, pero que también recuerdan a HAWKWIND en una sesión de baile en un after al amanecer. Los temas líricos exploran cuentos de cultos de magos, androides suicidas, la carga existencial de vivir en una nave estelar de generación X y los fracasos del imperialismo estadounidense. Todo esto viene junto en la versión de Black Sabbath (‘Solitude’), interpretada como una celebración en un garaje espacial del último fracaso de la humanidad. La única nota de esperanza proviene de ‘Desert Bus,’ una oda a la introspección psicodélica y la apertura a la majestuosidad del universo. ‘EARTH III’ sigue la estela de los temas introducidos en su EP, ‘MOON FETUS’. El álbum fue compuesto mientras la banda actuaba activamente, y la forma final de muchas de las canciones se desarrolló en el escenario antes de seguir el álbum en vivo. Para obtener el sonido en capas y fuera de control, DUST MICE se agachó para una sesión de sobre-grabaciones y jams extendidas. Esas pistas se cortaron y mezclaron a lo largo del álbum como tejido conectivo sónico, imitando el caótico asalto sónico de un espectáculo en vivo de DUST MICE.

DUST MICE son:

Patrick Seick: Lead Vocals, Synth, Percussion
Robbie Houston: Guitar, Acoustic Guitar, Backup Vocals
Nate Henry: Saxophone, Backup Vocals
Lewis Hunt: Bass, Acoustic Guitar, Backup Vocals
Zane Graham: Drums, Backup Vocals
Todas las canciones de ‘EARTH III’ fueron escritas por DUST MICE excepto ‘Solitude’ escrita por Iommi, Osbourne, Butler y Ward. Habiendo sido mezclado por Robbie Houston y masterizado por Cass Anawaty, con un diseño grafico y de portada obra de Chad Kesegi.

La maquinaria psico-espacial de DUST MICE pone los motores a máximas revoluciones en el impactante tema ‘Choom wagon’, que ya os ofrecimos en primicia desde DenpaFuzz (aquí). Un híbrido entre el rock espacial, los ritmos de baile de finales de los 80’s, el jazz y la psicodelia. Sus estribillos mas propios de la new wave contrastan con los efectos de los sintetizadores y los poderoso tambores robóticos, casi kraut. Sin duda, el tema tiene fuerza y más con las veleidades del sonido siempre hechizante del saxo. El tema, funciona, que que entre esta espiral futurista, saben incrustar buenos solos de guitarra que hacen que tome un carácter más pesado y contundente.  

Con el marcado sonido del saxo como protagonista, ‘Eye make you eye’ nos ofrece atractivas melodías y estribillos pegadizos en una atmósfera futurista con el jazz en el horizonte. Una conjunción de elementos que funciona logrando un tema atrayente y vistoso. Su sonido, lleno de frescura contrasta con las entrañas pesadas de su línea rítmica y unas guitarras diabólicas que aparecen con sutileza.

‘Hepatitis X’ se muestra más fornido y rugoso en su apertura, antes de ejecutar esas armonías llenas de ritmo más propias de los 90’s. La luminosidad de los vientos hace que el tema adquiera un carácter más elegante sin salirse de su apuesta alternativa con un final turbio. Y espacial.

Los fuertes ritmos del tema de Black Sabbath ‘Solitude’, chocan con la cadencia vocal y un espíritu espacial que coquetea con el jazz en una combinación aparentemente imposible, pero que finalmente resulta de gran frescura. Vientos, guitarras y sintetizadores construyen un tema dinámico y alocado de difícil calificación.

‘Skyy king’ con un sonido más grueso explora los confines cósmicos entre saxo, un poderoso bajo y efectos de sintetizadores sin perder el espíritu de new wave de la banda. Ritmos bailables y un frenesí ritmico y envolvente convierten el tema en una espiral psicodélica ideal para las pistas de baile.

Los mas de siete minutos de ‘Crisis on infinite earths’ permiten los desvaríos electrónicos y espaciales de los Seattle en una especie de caos en el que todo vale. Free-jazz, Avant-garde, rock espacial, electrónica, son muchos los estilos que podemos encontrar en un corte hipnótico, y alienante así como completamente experimental.

‘Desert bus’ nos saca del caos anterior a base de ritmos kraut salpicados con el siempre gratificante sonido del saxo. Frenesí cósmico, con ecos post-punk salvajes en una nueva combinación atrevida. Reminiscencias Hawkwind, con solos ácidos e hipnóticos y trepidantes ritmos. Finalmente, el caos regresa.

Sin salirse de su apuesta futurista, ‘Mountain wizards’ recupera las bolas de colores de las pists de baile de una estación espacial llena de androides moviéndose con ese ritmo hipnótico que los caracteriza. El tema evoluciona incrementando su pesadez a un espacio post-punk, sin perder la dualidad cósmica y alternativa con un final aturdidor y repetitivo.

Facebook

Reseña: MYTHIC SUNSHIP.- ‘Wilfire’

MYTHIC SUNSHIP son una banda errática, apasionada, excitante e indómita, y en su nuevo álbum ‘WILFIRE’ vuelven a romper las cadenas que amarran a muchas bandas para no salir de su zona de confort, destrozando en mil pedazos los estereotipos de la música pesada y psicodélica. ¡MYTHIC SUNSHIP son la anarquía!, pero ¡bendita anarquía!. Destrozando la base sobre la que se construyeron los álbumes anteriores, el grupo se ha reinventado para presentar un álbum que muestra a la banda en su forma más básica y primitiva. Grabado en el transcurso de cuatro intensos días en el generosamente vintage RMV Studio de Estocolmo, el álbum documenta el organismo musical visceral e indomable en el que MYTHIC SUNSHIP se convierte una vez que se desata en la interacción improvisadora. La orgía de sonidos con los que los daneses son capaces de estimularnos es digna de todo elogio. Monumental, exuberante y turbulento, el sonido de ‘WILDFIRE’ es apto para los más aventajados alumnos de la vanguardia psicodélica y todo un reto para los que todavía no se han sentido seducidos por este tipo de apuesta tan magistral. Sus momentos avant-garde, free-jazz, la esquizofrenia de sus ácidas guitarras y las melodiosas armonías, se ven comandadas por unos alborotadores ritmos kraut que atrapan al oyente en su ‘Sodoma y Gomorra’ particular. La improvisación como bandera con un derroche de fuzz y de psicotrópicos, de su autodenominado ‘anaconda rock’. Una serpiente gigante que ondula por pasajes de psicodelia pesada entre malezas jazzísticas muy estimulantes, azuzada por sus diabólicos ritmos. ‘WILFIRE’ cruje, pero también narcotiza, y sobre todo tiene un carácter estimulante para el oyente que se atreve a dejarse llevar por sus improvisaciones en forma de canción. Sus ritmos difusos y su carácter cósmico consiguen crear un inusual caleidoscopio en el que todo tiene sentido, dentro de su propio ‘sin sentido’, ahí radica realmente su grandeza. Habiendo sido habituales del sello El Paraiso Records, en esta ocasión el álbum está disponible vía Tee Pee Records. El quinteto danés continúa regalándonos un nuevo capítulo de personal odisea cósmica y psicotrópica con una fusión de sonidos que solo está al alcance de unos pocos.

Maelstrom’ incide en el sonido característico de la banda, con su dupla de guitarras flotantes entre ritmos kraut, ecos jazz y una atmósfera psicodélica creando una monumental bacanal sónica nacida de una jam. La exuberancia del sonido de los daneses adquiere formas diversas en la orgia instrumental con la que nos invitan a explorar su particular mundo lisérgico. Un mundo en el que todo se desarrolla con un frenesí impactante. El contraste del hipnotismo de sus tambores contrasta con los alocados pasajes del saxo y los psicotrópicos solos de sus guitarras. El tema es el resultado de la creatividad de unos grandes músicos que no se ponen barreras a sus composiciones. Tan electrizantes como estimulantes, las disonancias del saxo son contrarrestadas por acolchados pasajes, pero siempre con la esquizofrenia como bandera. Aún con estas características el tema consigue atraparnos.

 ‘Olympia’ es una canción habitual en sus directos, desde hace un tiempo, una pista que en cada actuación adquiere una nueva dimensión. nacida como una canción suave aquí adquiere unos tonos algo más rockeros sin perder su esencia improvisada. Moldeándose entre distintos desarrollos y con sus habituales ritmos hipnóticos de vocación kraut la frescura se respira en cada acorde. Con su ritmo constante el tema explora atmósferas psicodélicas con una nube de guitarras flotantes. A diferencia del resto de los temas, aquí los daneses prescinden del sonido del saxo. Con una evolución lenta el tema va intensificando su sonido sin perder su esencia psicodélica en ningún momento ofreciendo al oyente un resultado estimulante.

En un escenario más ensoñador ‘Landfall’ juega con ritmos y sensoriales momentos de fascinante psicodelia que estimula los sentidos del oyente. Aturdidores y narcóticos el free-jazz se une a una fiesta heavy-psych más propia de bandas como Earthless. Sus atronadores tambores eclosionan en una erupción hipnótica entre ramalazos de pesadez de gran carácter magnético. Los efluvios lisérgicos aquí adquieren un mayor peso haciendo que el tema atraviese la barrera sensorial del mundo de la psicodelia para ofrecernos un universo nuevo. Las disonancias son uno de los elementos con los habitualmente juegas los daneses y aquí una ve más, lo reflejan con acierto.

Con una atmosfera más espacialRedwood grove’ supone un pequeño oasis en el particular mundo De la banda. Una marcada línea de bajo, psicodelia aromática y ecos 70’s se unen a esta nueva improvisación reflejando un espacio más reflexivo. Con sus temas naciendo de la improvisación todo puede suceder, algo que queda patente en la pesadez de un tema que sabe con llevarnos a un viaje multicolor con mil alicientes en el camino. Su carácter kraut, no impide que el jazz aparezca en esta montaña rusa de emociones, creando momentos que estimulas los sentidos del oyente hasta hacerlo flotar en un espacio cósmico en el que nada resulta diseñado de antemano.  

‘Going up’ son nueve minutos de MYTHIC SUNSHIP en estado puro. Sus poderoso tambores, sus guitarras magnéticas y la espiral de libres sonidos de fusión emprenden un viaje cósmico a remotos lugares guiados por su hechizante psicodelia. Guitarras en capas construyen una canción instrumental con sólidos pilares y la innata vocación de jam. Mágicos y sosegados por momentos, pero completamente experimentales en otros. Seguramente es el tema más calmado de un álbum excelso que refleja la experimentación de su psicodelia cósmica con elementos jazz de una manera sublime. El viaje acaba en una autentica bacanal sónica de la que no podrás escapar. Pocas banas son capaces de ofrecer una apuesta tan rica en texturas sin renunciar a su pesadez.

Mythic Sunship

Tee Pee Records

Reseña: Ryley Walker and KIKAGAKU MOYO.- ‘Deep Fried Grandeur’

El sello Husky Pants, propiedad del músico de Chicago Ryley Walker nos sorprende con ‘DEEP FRIED GRANDEUR’. Un registro en vivo del propio Ryley Walker junto a los japoneses KIKAGAKU MOYO en la actuación que realizaron juntos en el marco de la edición de 2018 del festival holandés de Le Guess Who? que se celebra en la ciudad de Utrech. Se trata de dos jams que se extienden a lo largo de cuarenta minutos hipnóticos y psicodélicos en los que nos presentan una aterradora fusión de rock acido, folk, freak y jazz, en una sesión en la que los sonidos pesados se mezclan con distintas referencias estilísticas. Un enfoque libre de la música que está en los genes de los japoneses, una banda que no duda en unir su talento con otros músicos para disfrutar juntos de su pasión común, hacer música. Tras una tarde de ensayo en la que principalmente bebieron expresos, y fumaron unos cigarrillos, se dijeron:  “Hombre, estaremos bien”. Y lo cierto es que solo tienes que escuchar ‘DEP FRIED GRANDEUR’ para descubrir a un puñado de músicos pasándoselo bien. Unidos por un hilo invisible, sus acordes hacen que el caos sea algo controlado. Atmosféricos, psicotrópicos, místicos y con un magnetismo absoluto, los japoneses y el americano, van construyendo sus jams ofreciéndonos siempre un espacio hipnótico lleno de alicientes. Serpenteando entre exóticos sonidos orientales e hipnóticos desarrollos espaciales de vocación kraut, transitan por una senda llena de psicotrópicos creando un efecto narcótico en el oyente. momentos de psicodelia aromatiza, pasajes mucho más ácidos y pesados conviven en un colorista Jardín del edén en el que todo es belleza. Como si dividieran los dos temas en varias etapas ambos tienen el denominador común de la métrica. Divididos en tres partes diferentes los temas evolucionan tanto en intensidad como en armonía ofreciendo un estimulo distinto al oyente. Toda una liberación sensorial desde la improvisación de unos músicos talentosos y creativos.

‘Pour Dampness Down In The Stream’ el flotante sonido del sitar nos introduce con etéreos pasajes a una mágica jam. Misticismo y espiritualidad en una florida atmósfera psicodélica. Incorporando lentamente instrumentos, se va produciendo la lenta metamorfosis. El capullo se convierte en mariposa entre bellas melodías con un denominador común, el caos. Un caos controlado en todo momento como si los músicos estuvieran unidos por un hilo invisible que dirige sus acordes. Al unísono, el tema se retuerce cambiando su fisonomía mientras nos sumerge en un espacio hipnótico. Dulce, pero borroso a su vez, los efluvios psicodélicos nos narcotizan en un trance sensorial que acaba por absorbernos. Bellos y pausados acordes entre loops y acordes en forma free-jazz, van consiguiendo construir una jam que se presenta en distintos niveles. Estratificando su sonido a capa, cada instrumento tiene su protagonismo sin que nada desentone. Una química interpretativa que exuda efluvios psicotrópicos según avanza en su lento caminar. Creando una suave brisa sonora, ésta se ve empujada por vientos más fornidos que hacen la pesadez aflore en un penetrante sonido. Reconfortantes pasajes que consiguen transmitir al oyente un estado sensorial de máxima placidez y relajación hasta producirse el silencio. Tras él el tema ofrece una segunda parte en la que los hipnóticos ritmos nos envuelven en una burbuja psicodelica de la no querrás salir.  Ritmos kraut, efectos espaciales nos trasladan a un espacio sideral en el que encontramos un auténtico calidoscopio sonoro. En su parte final la experimentación freak se impregna de sonidos orientales para cerrar el circulo volviendo a su origen. ¡¡Sencillamente apoteósica!!

La segunda jam, ‘Shrinks The Day’ parte de una atmósfera inquietante e hipnótica. Nuevamente el sitar aportando color y mística tradicional. Mas perturbador desde su inicio la guitarra sucede al sitar ofreciendo ecos a cabello entre el rock sureño y la tradición oriental entre la embriagadora y magnética atmósfera. Un sonido turbio en segundo plano, y los devaneos de los instrumentos aflorando por cada rincón uniéndose a una fiesta colorista. Aumentando la intensidad el sonido se engrandece en una bacanal psicodélica que va cogiendo forma lentamente. Un ritmo dinámico que parece no desfallecer en ningún momento. Solos preciosistas de guitarra que parecen replicarse entre sí, con un denso sonido tras ellos. Con acordes llenos de belleza y luminosidad van describiendo un particular Jardín del Edén. Todo un mundo de color a través de bellas y exóticas melodías. Creando un sonido etéreo y algodonado la mitad de la jam cambia su aspecto para una improvisación Avant-garde. Anárquicos pasajes experimentales crean un momento de confusión aturdiéndonos antes de mutar nuevamente. Tras esos histriónicos momentos, el legado del kraut kosmiche se presenta en un viaje de LSD. Los pasajes más psicotrópicos de la jam logran magnetizar al oyente en un nuevo trance hipnótico de tintes futuristas.  vistiéndose de Hawkwind, la maquinara se eleva a espacios siderales para perderse en el infinito.

https://www.facebook.com/kikagakumoyo

https://www.facebook.com/ryleywalkerjams

Reseña: ELLIS/MUNK ENSEMBLE.- “San Diego Sessions”

ellis-munk-ensemble-san-diego-sessions-480x480-1

Si unes a dos talentos llenos de virtuosismo como Jonas Munk (CAUSA SUI) a la guitarra y Brian Ellis (BRIAN ELLIS GROUP, ASTRA, PSICOMAGIA) a los teclados, y  les acompañas de una corte de músicos de lo más granado de la escena de San Diego como Dominic Denholm (bajo) (MONARCH) Thomas DiBenedetto (Batería / guitarra) (SACRI MONTI, MONARCH, ex-JOY) Anthony Meier (bajo, teclados) RADIO MOSCOW, SACRI MONTI), Dylan Donovan (guitarra) (SACRI MONTI, PHARLEE), Paul Marrone (batería) (RADIO MOSCOW, ASTRA, PSICOMAGIA, COSMIC WHEELS, BIRTH, BRIAN ELLIS GROUP) Andrew Ware (batería) (MONARCH), Trevor Mast (bajo)  (BIRTH, PSICOMAGIA, BRIAN ELLIS GROUP, ex-JOY), Conor Riley (teclados) (ASTRA, SILVER SUNSHINE, BIRTH), Andrew Velasco (percusión) (LOVE, THE CITY  & SPACE), Evan Wenskay (SACRI MONTI) y Kyre Wilcox (bajo) (TRUTH ON EARTH) dejándoles tocar con libertad en unas sesiones en la soleada California, la tormenta perfecta está servida. Una bacanal de ritmos con unos tambores atronadores entre una sangría psicotrópica de la guitarra y unas teclas vintage multicolor con elementos jazz y una cierta vocación espacial acompañan la orgía lisérgica que crean en cada tema. Temas que son como auténticos agujeros negros que acaban por atraparte en su interior y que son como un brebaje intoxicante que hace que durante cerca de una hora, nos olvidemos del mundo terrenal para embarcarnos en un viaje cósmico del que no querrás salir. Cortes exuberantes llenos de matices y sonidos  fluyendo libremente, sin ataduras, pero que acaban por conseguir que todo tenga sentido, y ahí está su mérito. 

Podríamos decir que estamos ante ese segundo álbum de PSICOMAGIA que tanto llevamos esperando. Al menos su contenido es el que yo me hubiera imaginado de esa segunda entrega que por ahora no ha llegado. La fé es lo último que se pierde.   

Si hay trabajos experimentales de estas características que su digestión no es del gusto de todos los públicos, en este álbum, ya seas fan de estos sonidos, o no, si lo pruebas,  acabarás completamente atrapado. Puede ser que teniendo en cuenta los antecedentes, cosas así solo pueden suceder en San Diego.  Con los roles bien definidos, Jonas nos ofrece una orgía psicodélica que es amortiguada por los teclados de Ellis, ofreciendo distintos aspectos, a veces espacial, otras progresivo, en muchas ocasiones jazz. Todo es válido y más si se hace de la forma en la que lo hacen estos talentosos músicos. Todo un brebaje embriagador de proporciones monumentales que nadie debería dejar pasar sin disfrutarlo.  

“SAN DIEGO SESSIONS” está disponible vía El Paraiso Records.

“The wedge” abre el álbum con los rebosantes tambores como preludio de una jam ácida en la que encontramos numerosos elementos progresivos. La libre creación en un tema psicodélico con un ritmo arrollador. Solos interminables entre teclados envolventes y efectos incesantes. Una bacanal de sonido que nos atrapa sin remisión en mundo en el que los psicotrópicos son el plato principal. Con una vocación avant-garde los teclados confluyen con los solos de Jonas en un viaje a los confines de la psicodelia más abrumadora. Con momentos casi espaciales, la travesía se convierte en tortuosa mientras los músicos lograr combinar pasajes mágicos con perturbadores momentos instrumentales. Toda una experimentación en la que los músicos parecen sentirse cómodos en esa orgía de instrumentos que por momentos parece anárquica pero que finalmente logra unir todas las piezas del puzzle con maestría. Un exuberante tema que fluye con brío pero cuidando los detalles.

En un escenario aparentemente más calmado, “Pauly’s Pentacles”, también con once minutos supone un nuevo paseo por atmósferas psicodélicas. En esta ocasión más cercanos a postulados espaciales, la sangría de la guitarra de Jonas produce una hemorragia de pasajes de mágica psicodelia con un trasfondo más sosegado. Pura acidez si, pero a la vez amortiguada con las dosis vintage de las teclas de Brian.  Un espacio cósmico en el que los músicos se mueven con facilidad tomándose un respiro del frenesí del corte anterior.  Mucho más narcótico y hechizante, el tema deja espacio para el lucimiento de esa dupla maravillosa que componen Jonas y Brian. Inspìrados en momentos hendrixianos, van creando una serie de capas superpuestas que elevan la intensidad del tema. Una evolución que vuelve a sumergirse en esa poción mágica llena de alucinógenos para ofrecernos un tema lleno de una intensidad no reñida con la belleza. Si el tema anterior conseguía atraparnos entre sus fauces, aquí el efecto narcótico nos lleva a un estado flotante en el que nuestros sentidos son estimulados en cada acorde, en cada nota. sin dejar espacio para la pausa el tema fluye y evoluciona por esos insondables entornos nebulosos ubicados en un lugar indeterminado de la galaxia en el que la magia surge espontáneamente.  

“Munk’s dream”, un título a priori muy evidente, nos hace presagiar un nuevo paseo por el lado más acolchado de la psicodelia. Con una cadencia rítmica algo más contenida, la guitarra de Jonas desprende belleza y magnetismo en cada nota, mientras Brian toma un papel secundario aunque fundamental para poner la guinda a ese ambiente de ensueño en el que se desarrolla el tema.

En “Electric saloon” se vislumbra un mayor peso de Ellis en la composición, aportando ese toque funk a la psicodelia florida. Con ornamentos jazz, el corte conjuga distintos estilos manteniendo sus genes psicotrópicos.   Aquí se percibe la influencia del sonido que lleva caracterizando a San Diego desde hace años. No en vano en el disco participa la flor y nata de la escena local, y eso, sin duda se hace sentir. Con la guitarra instalada en la psicodelia más vanguardista, y las teclas oscilando entre distintas vibraciones van tejiendo otro tema impactante y atrayente que nos sitúa en su parte final en los confines del universo entre una nueva bacanal de ritmos.   

Cada canción parece ser como un agujero negro que te atrapa para transmitirnos variadas sensaciones que lo alejan de la monotonía. 

“Bucket Drips” se sumerge más en una espacio jazz con complementos psicodélicos. susurrante y cauteloso, el tema va describiendo una atmósfera oscura e intrigante. Casi desde el silencio, despliegan sus virtudes en un escenario distinto al de los cortes anteriores. Jugando siempre con los sonidos en distintos estratos, aportan un tono vintage a los hechizantes acordes. Masajeando con cada nota, logran crear el sosiego y un estado sensorial de lo más gratificante. 

Alejándose aparentemente de la bacanal perturbadora, “Larry’s Jungle Juice” emerge con sosiego para ir convirtiendo su forma a una especie de free-jazz lisérgico que acaba por precipitarse en una nueva jam. La improvisación en estado va construyendo un hipnótico tema que va volviéndose más tormentoso a diferencia del sonido que le vió nacer. Por momentos, decantándose por el exotismo, extraños coros parecen presentarse como espectros momentáneos. Revolviéndose entre una nueva orgía de ritmos y solos en un ejercicio experimental de proporciones monumentales. 

“Stone Steps” cierra el álbum por un prado acolchado de psicodelia aromática con vocación cósmica. Sutiles pinceladas jazz se pintan en es cuadro caleidoscópico que van creando en esta nueva jam. elegantes momentos que contrastan con la virulencia de los tambores o la ambientación espacial. Por el lado más narcótico se van dejando llevar por ese viaje lisérgico con destino indeterminado. Dicen algunos que lo importante no es la meta, sino el camino. Pues aquí parece que siguen esa premisa, dedicándose a que cada nota, cada acorde, cada riff, sea único e irremplazable.  El final del tema me da razón, ya que acaba diluyéndose sin ningún final. ¿Será esto una puerta abierta a una nueva entrega?

https://www.facebook.com/elparaisorecords/