Reseña: ÂGE ⱡ TOTAL.- ‘Âge ⱡ Total’

¿Estás listo para experimentar el doom-metal de una manera nunca antes escuchada y que cambia tu vida? Prepara tus oídos y corazones para lo que está por venir, ya que los franceses ÂGE ⱡ TOTAL, el equipo colaborativo de  ENDLESS FLOODS  y GREYFELL publican en el día de hoy su debut homónimo.

Con 43 minutos, el debut de ÂGE  ⱡ  TOTAL  es un intrigante viaje sónico que gotea con la audacia doom de ENDLESS FLOODS  y GREYFELL., hábiles sintetizadores y la sutil adición de violín y trombón. A veces, voces etéreas y sobre todo apasionantes te llevan a un intervalo fuera de tiempo, donde historias de caballeros épicos y criaturas de otro mundo se encuentran en el camino tejido por sintetizadores celestiales y capas de riffs que retumban la tierra. Siempre creando una atmósfera envolvente los elementos progresivos se yuxtaponen entre pesados riffs de vocación doom para crean un encantador espacio sonoro que rápidamente te atrapa entre sus fauces. Riffs monolíticos y una sensación grandilocuente, nos eleva a una dimensión catártica y mágica a través de sus envolventes desarrollos instrumentales. Un nuevo horizonte para un género en constante evolución que en esta ocasión nos traslada a un espacio experimental en el que todo vale. Un coctel sonoro en el que tienen cabida la música psicodelica, los sonidos industriales, el post-metal y las melodías shoegaze. Una apuesta ecléctica que acabara por engullirte sin remisión.

La grandilocuencia de ‘Armure’ con sus casi quince minutos crean un espacio monumental, con brillantes momentos de metal progresivo entre poderosos riffs doom. En un lento génesis la calma y la dulzura inicial va evolucionando a una atmósfera más inquietante y grandiosa. Ecos shoegaze envueltos entre sintetizadores y teclados con voces celestiales. Rozando el sinfonismo melódico el tema va expandiéndose en busca de un escenario más pesado. Aquí el doom de manual se conjuga con distintos elementos para crecer hasta el infinito ampliando las fronteras del género.

En contraste con el tema anterior ‘Carré’ se sumerge en la experimentación mas inquietante a través de drones y una espacio propicio para desarrollar sonidos drone meditativos que acaban por aturdirnos. Con un predominio de los sintetizadores el tema nos aturde con un histriónico sonido.

‘Metal’ retoma la vocación doom de los franceses combinándola con un espacio más propio del metal melódico. Voces catárticas y espectrales amortiguan la fuerza de unos riffs rugosos y espesos que golpean con lentitud sin renunciar a su fuerza. Creando un espacio expansivo con sucesión de efectos y sintetizadores hacen que las fronteras del doom se amplíen en busca de nuevos horizontes sonoros. Hipnótico para a su vez redentor ‘Metal’ explora los confines del universo doom elevándolo a través del cosmos infinito.

Cerrando el círculo, ‘The songbird’ con casi dieciséis minutos se postula como un nuevo espacio experimental en el que desarrollar su sonido. Sintetizadores y efectos evolucionan en un viaje sideral en el que el post-metal se fusiona con la estética doom entre voces más propias del shoegaze.

Levantemos las gujas a las estrellas y saludemos a la Mujer con su Armadura ligera. Dejemos que los simios toquen su música celestial, que por la noche todos entramos en el ÂGE ⱡ TOTAL  mientras acariciamos la Gran Plaza por última vez’. 

Los especialistas en el doom catártico francés  ENDLESS FLOOD se formaron en 2015 en Burdeos alrededor de Stephane Miollan (Monarch, Bombardement), Benjamin Sablon (Bombardement, Shock) y Simon Bédy. Con “sin límites en la pesadez” como lema, levantan una pared de sonido prodigiosamente gruesa al combinar la estética de la doom y sludge con estructuras metálicas ambientales que expanden la mente. Una procesión dolorosa que surge del limbo. El trío lanzó su debut homónimo en 2015, luego regresó rápidamente con su segundo álbum de larga duración “II” en enero de 2017. El nuevo álbum ‘Circle The Gold “(2019) es el resultado de una reevaluación de un año entre el trío y simboliza una nueva comenzar en su proceso creativo. A lo largo de 40 minutos y dos canciones, ve a la banda evolucionar hacia un aspecto más melódico de su sonido. Como el primer rayo de luz que brilla en la penumbra después de una violenta tormenta, 

ENDLESS FLOODS en  Facebook  /  Bandcamp 

En el centro de la escena local de Rouen,  GREYFELL son el brazo armado del colectivo Soza. Stoner, por si acaso, no por tendencia, donde toques de black metal, doom y hardcore que tampoco son coincidencia. Dibujando la influencia de los pesos pesados ​​sónicos como el tipo o negativo, el sueño y el retroceso, y también rindiendo homenaje a los antiguos astronautas3. Dominando el poder interior de la música extrema, su sonido demuestra ser celestial, telúrico y en general masivo. Riffs de guitarra molestos amontonados en un sonido de bajo de una pesadez inaudita, encadenado a ritmos de batería entregados como si no hubiera un mañana. Las melodías hipnóticas y tensas mantienen voces vehementes y encantadas. Su música hará temblar los cimientos de los poderes fácticos. Habrá una luz en la oscuridad, habrá tranquilidad antes de la tormenta, habrá armonía en el caos.
GREYFELL en  Facebook  / Bandcamp  /  Insta gram

 AGE  ⱡ TOTAL
son:
Voz: Quentin / Hugo / Stéphane / Anne-Laure
Guitarras: Simon, Clément
Bajo: Quentin, Stéphane
Sintetizadores: Hugo
Batería: Benjamin, Thierry
Machines: Quentin
Violín: Anne-Laure
Trombón: Theo

SOZA / COLLECTIF 5024:

  Facebook  /  Bandcamp  /  Insta gram

ÂGE ⱡ  TOTAL  es el proyecto colaborativo formado por el cuarteto francés de stoner progresivo Greyfell y los especialistas en ambient doom / drone Endless Floods. Escrito y grabado colectivamente y con la participación de otros músicos de su séquito, su álbum debut homónimo eleva el dominio de ambos conjuntos a clímax celestiales en el transcurso de sus cuatro pistas. El disco fue grabado por Hugo Magontier, mezclado por Cyrille Gachet y masterizado por Bruno Varea. Obra de François Vesin.

Reseña: WHEN THE DEADBOLT BREAKS.- ‘Until it all collides: The nightmare versions’

Uno de los discos más singulares de la banda y que cierra el círculo con las versiones de la pesadilla. Tres temas publicados previamente en el álbum ‘UNTIL IT ALL COLLIDES’ de 2.016 (‘Until It All Collides’), de 2.010 ‘LAST DAY OF SUN’ con ‘Last day of sun’ o ‘Floyd’s machine’, perteneciente a su trabajo de 2018 ‘ANGELS ARE WEEPING’ más una particular e hipnótica versión del tema de THE DOORS ‘My wild love’, conforman un EP que no te defraudará. Remezclando melodías originales haciendo su sonido más limpio, o reconvirtiendo en un sonido industrial, consiguen reinventar las armonías y meterlas en un sótano donde los hongos mágicos crecen intoxicando el oscuro ambiente. Pausados pasajes atmosféricos que se alargan en una narrativa terrorífica con momentos doom habitando una cavidad de la que emergen voces guturales mostrando todo su desasosiego en contraposición con la cálida y seductora voz principal. Los espacios drone se transitan con paso firme para llevarnos a bellos jardines en los que los pasajes psicodélicos acarician con delicadeza. En esa aparente contradicción, los desarrollos ceremoniales de sus silenciosas liturgias chocan de frente con la crudeza de sus riffs de metal y sus sucios ecos sludge. Por momentos plomizos y parsimoniosos, por momentos narcóticos y creativos, pero siempre ofreciendo una alternativa sonora para sus temas para que se muestren atractivos. Los de Connecticut logran crear una cortina hipnótica y aturdidora de la que se zafan con pasajes de psicodelia narcótica asediados por los contundentes y gruesos riffs así como desgarradoras voces.  En su conjunto toda la cacofonía del EP viene altamente influenciada por la intervención del ingeniero Juno6 consiguiendo un sonido que recuerda a Nine Inch Nails o Godflesh. Asimismo, la incorporación de Charlie Platterborze en la guitarra y Rob Birkbeck a la batería, abren un camino completamente nuevo haciendo la nueva música más extrema, más diversa y más aplastante que cualquier otra cosa que hayan hecho antes.

‘UNTIL IT ALL COLLIDES THE NIGHTMARE’ está disponible vía Desert Records.

‘Until it all collides’ nos muestra a la banda sumida en un espacio de psicodelia apacible y misteriosa. Creando la atmósfera propicia, los acordes se suceden pausados, junto a una cálida voz. Elevando la intensidad sin perder su espíritu, riffs más pesados y alguna voz gutural resurgen de oscuras cavernas entre la neblina lisérgica, aportando un tono más terrorífico dentro el carácter trascendental del tema. Inmersos en ese entorno heavy-psych los momentos doom aparecen con sus riffs crujientes y plomizos. Esto no hace perder la esencia a un tema en el que la psicodelia se engrosa con una estructura repetida pero que cesa en su avance hacia algún insondable lugar. Recreándose en ese espacio de calma los acordes se suceden bajo un ritmo inmutable, lo que permite que el tema se enriquezca con sutileza sacándonos de la monotonía de sus largos veinte minutos de duración.  


En ese espacio de misterio y oscuridad, ‘Just before twilight’se inicia con una introducción en modo drone, para crear la tensión necesaria en una nueva exploración psicotrópica. Emergiendo de las tinieblas, terroríficas voces guturales comparten espacio con coros celestiales en una contraposición que resulta lo más efectiva. Si personalmente no soy amante de las voces guturales, tras escuchar muchos discos con ellas, empiezo a tomarles un cierto cariño cuando son usadas en pasajes tan descriptivos como en este caso. Esa evocación de fuerzas malignas en lucha con espacios más celestiales a través de coros angelicales consigue meterte en el relato del tema y, por ende, del álbum. Si hay algo que marca definitivamente el tema, son esos coros que nos trasmiten sosiego en contraposición de los pasajes guturales. Una lucha que parece decantarse por las fuerzas del bien entre tambores rituales que custodian esas estrofas ahogadas en la que la quebrada voz nos acecha. Toda una sensación de catarsis, en corte que se desarrolla en un entorno lúgubre.


En un espacio más propio del post-metal, ‘Floyds machine juno’ incide en los tenebrosos espacios sludge. Plomizo y nebuloso el tema ofrece un sonido crudo y experimental con constantes parones y cambios de registro sin perder la esencia tétrica como punto de referencia de su particular versión doom. Los efectos y ruidos se suceden creando una cortina hipnótica y aturdidora de la que salen con pasajes de psicodelia narcótica que son asediados por los contundentes y gruesos riffs.  Con una parte central presidida por sonidos industriales, evolucionan a un espacio de psicodelia pesada que subiendo su intensidad según avanza hasta el final.

Si los tres temas anteriores habían sido publicados con anterioridad, para cerrar y a modo de homenaje, se embarcan en una particular versión del tema de The Doors ‘My wild live’. Entre cantos chamánicos y sonidos industriales, la maquinaria rítmica avanza creando tres niveles sonoros. Voz, batería y efectos y ruidos parecen desarrollarse en distintos niveles. Sin embargo, a pesar lo ecléctico de la versión el resultado es de lo más curioso e interesante. Es como si al chamán del desierto le metieran en una maquina del tiempo llevándolo a una era modernista y robótica presidida por la tecnología y los sonidos prefabricados. Aun así, el cuarteto tiene la habilidad para construir un corte de lo mas atrayente.  

https://www.facebook.com/WhentheDeadboltBreaks

https://www.facebook.com/desertrecordslabel

Reseña: DER BLUTHARSCH AND THE INFINITE CHURCH OF THE LEADING HAND.- “Wish I weren´t here”

a3169946584_16

Con su ecléctica propuesta, los austriacos  DER BLUTTHARSCH AND THE INFINITE CHURCH OF THE LEADING HAND llevan años hipnotizandonos con sus creaciones experimentales en las que la psicodelia, el kraut-rock, el math-rock, los sonidos espaciales se tiñen de resonancias industriales llenas de un hipnotismo robótico.Si, es cierto, el nombre de la banda es dificil de pronunciar para nosotros, pero su música si quedará en nuestro cerebro sin que podamos escapar a su alinenante propuesta sonora.

Su nuevo ábum “WISH I WEREN’T HERE” sale a la luz desde oscuras catacumbas de hormigón. Como si estuvieramos en una era post-nuclear y el refugio atómico de la banda hubiera servido para componer mientras en el exterior solo existía desolación. Un trabajo que no sonará en ninguna emisora de FM pero que sus temas están llenos de calidad. Aquí el termino “post”, podría valernos para todo, pero los austriacos son una banda dificilmente clasificable y a veces, las etiqueitas sobran. Lo cierto que el magnetismo que nos ofrece este trabajo merece una buena escucha si te gusta la experimentación psicodelica más hetereodoxa. 

La grandilociencia sonora de “Evil” es contrastada con la sutileza de la voz femenina que aparece dentro una épica post-apocaliptica que reune pesados ritmos envueltos por hipnóticos efectos dentro de una oscuridad tenbrosa e inquietante.

Espaciales y futuristas, en “Wish I weren`t here”, con sus dosis de psicodelia enigmática e inquietante, construyen su personal odisea. A través de magnetizantes ritmos, van introduciendo voces que por algún momento me recuerdan a la Patti Smith más oscura y underground. Es solo una sensanción porque estamos ante un tema de corte industrial, en el que los efectos se suceden. Su vocación robótica no evita que aparezcan buenas guitarras y sintetizadores que lo hacen más asequible. Un bajo que te machaca como un martillo robótico, te lleva a al espacio exterior en su experimentación, pero a pesar de sus extraños sonidos , resulta un tema atractivo y versatil.

El camino que toman los austriacos en su música está claro, pero vislumbramos alguna influencia floydiana en un corto tema como la “All one”, en el que los ritmos kraut espaciles se van difuminando en el infinito.

Sin perder la vocación kraut de sus ritmos, la voz sugerente, es combinada en  “Just because I can” con ácidos solos de guitarra. Psicodelía sonidos kraut, y ritmos pesados son combinados con maestría. Un corte más terrenal que no pierde la vocación experimental de la banda, pero en el que las afiladas guitarras lo acercan a sonidos más ortodoxos de psicodelia pesada. Eclecticos, pero atractivos y atrayentes, en este tema se muestran más asequibles a los oidos no acostumbrados a estas resonancias.

El grueso ritmo de bajo y batería de “Just because I can” es coloreado por sugestivos efectos y distorsiones. No es una música de fácil digestión, pero lo cierto es que es “acojonante”.

Sonidos industriales, noise, doom, space, y psicodelia se unen en el mismo barco en “My soul rests free”. Con una voz cautivadora, estamos ante un corte aparentemente inconexo, pero con grandes melodías en su surcos.

“Forgotten” desvela el lado más kraut y espacial de una banda que opta por una electrónica que es combinada con alguna herencia floydiana de una forma muy particular en un tema de noise industrial de tintes espaciales, que nos hace gravitar por espacios intergalácticos.

También encontramos algunos riffs hard-rock en “WISH I WEREN’T HERE”. Fuzz y un implacable y pesado bajo hacen de “He is here” un tema algo más convencional sin salirse de su propio camino.

Los austriacos son una banda cuya musica se alja de muchos estándares, pero que es capaz de construir temas como “O lord”. Mas cercanos a la oscuridad doom tan al uso en los últimos tiempos, Lsu sacerdotisa entra en un trance ritual de corte ocultista. Envuelta por difusos efectos ofrece varios intermedios en los que la musica de disipa como si estuvieramos ante una intro. Tras un rato de silencio el tema te sorprende con un descenso a oscuras cavernas enigmáticas y extrañas. Una incursión de poco mas de un minuto tras la cual el corte vuelve a disiparse.

Peculiares pero grandilocuentes, DER BLUTTHARSCH AND THE INFINITE CHURCH OF THE LEADING HAND obtienen un notable trabajo.

http://www.derblutharschandtheinfinitechurchoftheleadinghand.com/

https://www.facebook.com/Der-Blutharsch-and-the-infinite-church-of-the-leading-hand-112227928849449/