Reseña.- VVLVA.- “Silhouettes”

a0504356434_10

“PATH OF VIRTUE”, el álbum debut de los alemanes VVLVA fue el primer álbum reseñado en DenpaFuzz, por lo que esta nueva entrega tiene algo de especial.   “SILHOUETTES” ve la luz vía Word In Sound y continua el camino iniciado por la senda del heavy progresivo que tanta gloria dio a bandas como Uriah Heep o Atomic Roostermarcado por un sonido de órgano en línea John Lord o Vincent Crane, pero en esta ocasión con un sonido que inevitablemente recuerda a Wishbone Ash. Melodiosos y sinfónicos VVLVA crean ensoñadores pasajes (con momentos Camel en el horizonte) llenos de belleza bajo el intenso y arrebatador sonido de órgano y una guitarra seductora que sin estridencias consigue atrapar al oyente con sutileza. Los tonos retro vivaces son una constante en un trabajo que bien pudiera haberse construido en los gloriosos setenta. La melancolía y los tonos ocres se llenan de luz con estructuras ampulosas y fornidas. Ondulando en cada tema consiguen un sonido familiar pero a la vez particular. Una banda sonora de cuentos de hadas y relatos fantásticos en los que la oscuridad y la nostalgia nos trasladan a otras épocas.

“Cosmic pilgrim” parte de dictados retro-rock al uso con el protagonismo de la dualidad entre un órgano penetrante y el elegante sonido de la guitarra. Buenas melodías y coros que se elevan en constantes ondulaciones rítmicas creando un triangulo amoroso entre las voces y coros, la guitarra y el órgano. Medios tiempos que se recuestan en laderas psico-progresivas sin perder la vivacidad y el dinamismo. 

Un hipnótico y pastoral órgano describiendo atmósferas sombría nos introduce a “What do i stand for”. Ecos Purple junto a armonías mas propias de Wishbone Ash obtienen un sonido característico de las islas británicas. Un tempo vivaz sobre melodías vocales en constante evolución y una estructura que se repite nos trasladan a cuatro décadas atrás en un rescato del rock sinfónico mas pesado.

El órgano en vena John Lord y los celestiales coros dotan de un aura litúrgica a “Tales told by a gray man”. Finas y elegantes guitarras colorean un tema que en su melodía se acerca momentos del sonido Canterbury. Sin perder la vocación retro-rock rescatan espacios mas propios de Caravan. Acarameladas melodías y una compleja e penetrante instrumentación va torneándose hasta llegar a atmósferas más propias del medievo. Una extraña pero efectiva combinación en la que pasajes arábigos se entrecruzan con espacios Sabbath en su faceta más amable y asequible. La brillantez de la guitarra no falta a su cita para lucirse majestuosa entre los firmes cimientos del omnipresente órgano.

Con la particular del uso del alemán en las voces, “Gomorrha” crea un extraño espacio sonoro. Un tema oscuro con Purple nuevamente en el horizonte,  y las dulcificadas voces herederas de Ash. Momentos blues, progresivo, y hard unidos en una causa común que acba decantandose por un sinfonismo placentero y calmado.

Con unos bellos acordes “Night by nigh” nos seduce en esta ocasión por territorios pisados hace décadas por Jethro Tull. Bajo la atenta mirada del órgano pastoral y la constante nostalgia de las armonías, el tema se eleva en una extraña pero atrayente mezcla sonora a caballo entre Atomic Rooster, Tull y Wishbone Ash. Si, ya sé que la referencia a la banda de Ted Turner es constante, pero cualquier amante de los sonidos sinfónicos de los setenta lo reconocerá. Aquí la guitarra adquiere su mayor protagonismo elevándose a los altares con fuerza y contundencia.

Es posible que cada oyente encuentra nuevas influencias en cada uno de los temas que contienen “SILHOUETTES” y “Hobos” vuelve a ofrecernos nuevos horizontes de comparación. Una comparación que uso únicamente de modo de referencia, sin tratar de juzgar. Se trata de un corte que continúa por la senda hard-progresiva, pero que incorpora momentos en los que, al margen de las características voces y del sonido del penetrante órgano puede diferenciarse por algún solo en el que Santana o el mismísimo Hendrix hacen acto de presencia de forma sutil y oculta.

En el tema que cierra el álbum, “Dance of the heathems” la épica oscura de cuentos fantástico se ve reflejada. Líneas progresivas con pasajes sinfónicos cuya belleza no ofrece dudas y guitarras dulces y profundas completan un relato de cuentos del pasado. Si hasta ahora he nombrado múltiples bandas del pasado en las que los alemanes pueden estar inspiradas, también se podría decir que la senda del álbum no se aleja de la propuesta que los suecos Hällas viene practicando. Sus ocho minutos dan para la sinfonía y para dinámicos espacios en los que los riffs retro y una endiablada batería toman el protagonismo. Posiblemente el tema mas destacado de un álbum que manteniendo una misma vocación está lleno de matices y calidad. 

Disco absolutamente recomendable para los amante del hard-rock progresivo de los setenta y que cuenta con una portada apocalíptica que hace honor a su contenido. ¡¡Sublime!!

 

https://www.facebook.com/vvlva/

https://www.facebook.com/worldinsound/

VVLVA ”PATH OF VIRTUE” (18/02/2018) (Word in sound records)

a1944572441_16

 

Joven quinteto alemán que ya nos ofreció un anticipo de por dónde iba su apuesta musical con su EP “SHAKING BONES” publicado en 2016.

La banda está formada por Tobias Riter (voz), Philipp Muschal (guitarra), Dr. Michael Hook (bajo), Christian Karl (teclados) y Johannes Seidel (batería). El disco fue grabado en Lui Hill Studio y es publicado por el prestigioso sello World in Sound con una portada realizada por Francesca Vecchio Karmazid.

El contenido del disco es una fusión de hard rock setentero con tintes progresivos, leves incursiones krautrock, todo ello condimentado con una gran acidez.

Si hay algo a destacar en este “PATH OF VIRTUE” es la omnipresencia de un órgano Hammond que sigue los dictados de grandes bandas de los 70, recordándonos especialmente al sonido de Ken Hensley sacaba de sus teclas.

Un sonido claramente retro pero a su vez con ingredientes contemporáneos.

Para abrir boca una intro de su paisano Bach es el primer sonido que nos ofrece el primero de los temas, “Black Sands”.  Un sonido de órgano pastoral que nos introduce en tema que bebe de la inagotable fuente de las bandas progresivas de los setenta. Potentes riffs, punteos de guitarra agilados, una voz con garra. El tema tiene todos los ingredientes necesarios para que nos sintamos atraídos por el disco. Voces corales en un auténtico tobogán sonoro. La fuerza cede terreno a la suavidad y dulcura y viceversa según avanza el tema.

Si antes citada la variedad de estilos fusionados, en el segundo corte, “Motel Floor”,  está salpicados de ritmos funk y guitarra fuzz, con clara influencia de bandas de la escena americana como Grand Funk. Estamos ante un tema que gusta mucho más del hard-rock que de los terrenos progresivos.

“Cause and efect”, con un efectivo riff, parece algo más sutil en su composición. Los registros vocales tienen gran culpa de ello. La sedosidad de los mismos contrata con los contundentes riffs, que siguen presentes derivando en esta ocasión hacia terrenos psicodélicos.

La sutileza del tema anterior desaparece en un tema vibrante y enérgico. “Dieb der seelen” camina por la senda del stoner con aires retro, tanto por el órgano como por los vigorosos riffs que salen de la guitarra. Sin tratar de hacer ninguna comparación que confunda al que lea esta reseña, me viene a la mente Nina Hagen en algún momento de la voz.

VVLA FOTO

Misterioso, sosegado, se introduce “Cryptic Faith”. El órgano en la lejanía, y sutiles punteos de guitarra se tornan vigorosos en otro tema de esencia setentera que desemboca en un torbellino en el que el efecto fuzz lo envuelve todo.

“Adam’s one” es una montaña rusa de subidas y bajadas de pasajes enérgicos con otros más relajados, bajo un prisma psico-progresivo de aires setenteros.

VVLVA sabe moverse a la perfección por los distintos terrenos que pisa. El tema que da nombre al álbum, “Path of Virtue”, el órgano de  Christian Karl le da un toque boogie, como si de ZZ Top se tratara, en lo que realmente es un corte progresivo en todo un ejercicio de confusión, o más bien de versatilidad musical.

“PATH OF VIRTUE” se cierra con “Second Voice”. Una balada en la que la sutileza vocal y el sosiego instrumental lo convierten en un tema de netamente americano. Diferente al resto de cortes, sin estar exento de calidad, especialmente por el trabajo de una elegante guitarra.

La facilidad de Tobias para transmitir ambientes y sensaciones con sus registros vocales es uno de los puntos fuertes de “PATH OF VIRTUE”. Si a eso unimos el virtuoso trabajo de los teclados de Philipp Muschal, y el gran hacer de su guitarrista, el resultado es un disco muy apetecible.

Amantes de los sonidos retro, este es vuestro disco. A disfrutarlo!!

 

 

https://www.facebook.com/vvlva/

http://www.worldinsound.de/

https://www.facebook.com/worldinsound/

 

Tags: hard-rock, 70’s, progressive, psychedelic