ROYAL SONS.- «Praise warship»

royal-sons-praise-warships-album-art-720x720

Un debut en el que se deja patente de donde viene la banda. Los tejanos ROYAL SONS, nos ofrecen la crudeza ya vista en las bandas de Texas desde comienzo de los setenta. Blues-rock, boogie-rock, aderezado unas gotas de cannabinoides todo ello metido en la trituradora del stoner. Energía y sudor que hace que la temperatura suba. Una magnífica carta de presentación.

Los primeros riffs de «The devil’s knocking» ya nos dan una pista de por donde va la cosa. Blues-rock setentero con mucho groovy. Una guitarra ácida y punzante, con algún toque slide. Cadente y firme, permite el desdoble de las guitarras y tras una construcción lenta de la melodía que llega a generar angustia, llega el frenesí boogie-rock con armónica incluida.

Seguimos con un fornido blues-rock potente y lleno de acidez como es “Shufflin’ Shoes” cantado con un registro vocal que me recuerda a Dan Mc Cafferty, pero en modo vacilón. Bajo efectos psicodélicos, el resultado es un corte vibrante y potente.

Algún eco retro se vislumbra en “Nobody Has to Know” en otra potente dosis de hard difuso y humeante. El repetido y contagioso ritmo no permite ni un respiro.

Cambiando un poco la fórmula, “Let it burn”, se presenta como un corte más enigmático. Un hipnótico y repetitivo ritmo de batería se va coloreando con rasgueos de guitarra, apareciendo desde la oscuridad una cálida voz evocadora de Jim Morrison. Pasional y desgarrada, pero bien encajada en el puzle caleidoscópico que genera una instrumentación que se inflama apabullante, evolucionando enérgicamente para involucionar sutilmente en la parte final.

Sobre slide sureño y con voces ahogadas “Orále culeros”, entre acordes acústicos consiguen un tema en línea Graveyard, en el que la voz aguardentosa junto a nos medios tiempos bluseros y sureños ofrecen otra visión de la banda.

A caballo entre ZZ Top, Nazareth y The Black Angels transcurre “The eve”, el boogie-rock psicotrópico de un cañonazo que deja metralla ácida en su deflagración.

Mas arenosos se muestran en temas como “Praise & warchip” y “Familiars”. Gruesos riffs Stoner con algún toque de hard-retro y alguna reverberación grunge, en momentos cegadores.  

Ecos de Detroit aparecen en “Taste the whip”, con una vocación porto-punk atiborrada de fuzz.

La psicodelia con genes bluseros de “Too far gone” va evolucionando a ritmo de una poderosa batería, con desgarradores voces que se van zarandando por los riffs.

La parte más sosegada aparece en “Dawey”. Cálidas voces y coros sobre brumosos ritmos con mucha esencia en su interior custodian un corte de blues psicodélico rebosante de aroma..

.

 

https://www.facebook.com/royalsonstx/

THE OMY.- «Sgt​.​Badtrip»

a0628430119_16

Es increíble la cantidad de buenas bandas que están apareciendo últimamente en la escena psicodelica rusa, y entre todas, THE OMY, y su nuevo álbum «SGT.​​ BADTRIP» brillan con luz propia. 

Ha pasado casi un año desde que su tema «In my blood» golpeara mi cabeza, y ahora, por fin, aparece junto a otros tres temas en los que ejecutan una psicodelia que tiene en sus entrañas aromas de blues humeante, con una portentosa voz y la suficiente melodía como para quedarte extasiado. Si a esto, unes su potente instrumentación, el viaje está asegurado. Una bacanal de fuzz de la que te será difícil escapar y que gozarás en su plenitud si la acompañas de un alto volumen y alguna sustancia psicotrópica. para un gozo completo, como «SGT. BADTRiP» merece. .

«The begining stars with the end», parte de suaves acordes que brotan de la nada. Recitando sobre una atmósferica y ambiental instrumentación, los rusos se muestran calmados, suaves, susurrantes, relajante y a su vez chamánicos. Los registros vocales me recuerdas a la voz de Jim Morrison. un tema que evoluciona con una garra vocal descomunal. Una fuerza que arrastra a la instrumentación en una conjunción de The Doors stonerizada. La guitarra derrocha acidez y fuzz con unos solos que no pueden dejarte indiferente. Sobre el pulsante y nítido sonido del bajo, THE OMY es capaz de seducir al más pintado, atrapándolo en sus fauces con su heavy-psych de muchos kilates. Tanto la voz como la guitarra descienden a relajantes pasajes, manteniendo unos incisivos solos. A paso lento, las cuatro cuerdas avanzan generando ese aura misteriosa y enigmática a la vez, con narcotizantes y adormecedores momentos. cuando te dejas llevar, arremeten con gran potencia a golpe de riffs poderosos.

Solo con el primero de los temas el disco ya merece la pena, pero cuando escuchas los ecos herederos del Rey Lagarto en una fusión con The Black Angels en cortes como «9 lives» la escapatoria es imposible. Un sonido atrayente que te atrapa en tre sus surcos, con seductoras voces en su caleidoscopio sonoro. Partiendo de la oscuridad la psicodelia con fuerte influencia doorsiana y la fuerte instrumentación logran envolverte en una espiral sin salida. Efectos y guitarras que se desdoblan hasta descender a chámanicos espacios de murmullos narcótizantes en los que la relajación hace desplomarte anestesiado.

El blues está presente en alguno acorde de sus temas, pero, seguramente en «Mountain», es mucho más evidente. Ese blues psicodelico que personalmente me vuelve loco y hace que me humedezca. Un groovy que va transformándose en riffs arenosos y gruesos. Intensidad y nebulosidad unidas con un gran trabajo de composición y de ejecución en una fusión ácida que se acerca a ciertos dictados stoner. 

«In my blood», el tema que hace meses publicaron y que nos dejó a muchos con ganas de escuchar más material de THE OMY, cierra un excitante disco de los que te hacen salir del hastio de determinados sonidos que se repiten en muchas otras bandas.

Una ceremonia en el que los chamanes esparcen ayahuasca invocadora y redentora. Voces envueltas en efectos y un sonido de saxo, que consigue el efecto narcótico de la espiritualidad que el ritual merece. Fuerza, intensidad, profundidad sobre registros blues empapados de psicotrópicos. Profundo e intenso, el tema supone todo un exorcismo. Un tema lleno de efectos, distorsiones y sonidos que se unen un un aquelarre orgásmico. Si has conseguido sobrevivir, repite, este tipo de experiencias siempre pueden ser distintas en una segunda cata. 

En el disco han participado:  Igor Volkov (voz, arpa) Daniel Izmaylov (guitarra, voces y voces, piano eléctrico),  Gley Galdine (guitarra, y voces) Dmitry Syrtsov (batería y programación) Sergey Contrarian (percusiones) Sergei Khramtcevich (saxo) Amir Islam

https://www.facebook.com/omyband/

 

LIQUID VISIONS.-«Hypnotized»

39486027_506599996468086_5071694861418102784_n

Lanzado en 2002, «HYPNOTIZED» uno de los discos iconos de la formación alemana LIQUID VISIONS, que nunca había estado disponible en formato vinilo hasta ahora que Sulatron Records edita esta joya de la neo-psicodelia 16 años después de su publicación con una nueva y maravillosa portada diseñada por Kiryk Drewinski. 

LIQUID VISIONS fue una banda por la que pasaron muchos grandes músicos, pero éste trabajo fue creado por HP Ringholz (ex Zone Six) (voz, guitarra, sitar), Kiryk Drewinski (Wedge, ex Magnificent Brotherhood) (voz, guitarra y órgano), Dave Schmidt (Sula Bassana, Electric Moon, Zone Six …) (bajo, fender-rhodes, y mellotron), Chris Schwartzkinsky (ex Johnson Noise) (batería y percusiones) y Katja Wolff (Theremin). 

LIQUID VISIONS fue una especie de buque insignia para el renacimiento de neo psych de los años 90 en Berlín. Por aquellos años la banda tocaba con bandas como Ozric Tentacles, Bevis Frond, Baby Woodrose, Vibravoid y otras bandas muchas de esta época. 

Herederos de los ecos sesenteros, con una pseudo-garage, «State of mind», se presenta como un tema lleno de frescura.

«Waste», viene completo de solos psicodélicos del siglo XXI, en una especie de pop-rock con solos ondulantes sobre una sobria pero a la vez delicada instrumentación con tonos vintage.

La psicodelia abarrotada de efectos aparece en plenitud en «Butterflight», delicadas voces aparecen entre solos que se desdoblan en efectos y distorsiones en una orgía de fuzz Con algunos registros de vocación oriental, una milimétrica batería completa el conjunto sonoro en uno de los temas más destacados y ácidos de «HYPNOTIZED»

La voz de Kiryk en tonos sesenteros que aparece en «Be Lie’ve» así como la cadencia de su guitarra no difiere demasiado de sus trabajos actuales en WEDGE. Siempre fresco, con el pulsante bajo de Dave, sus siete minutos son de una escucha completamente gratificante.

A continuación un tema heredero de algunos sonidos west-coast como «Morning rain», una versión de los franceses «Third Twyn» combinados con una sutil instrumentación y algún eco blusero, en una espiral psicodelia con el sonido de órgano en el fondo compitiendose y haciéndose un hueco entre las combinación de guitaras ácidas. Un maravilloso viaje al centro de tu mente.

El disco se cierra con el tema que le da nombre. «Paralyzed», en sus quince minutos nos ofrece la profundidad psicodelica de la banda a través de calmados y enigmáticos pasajes. Enigmática e hipnóticas atmósferas con momentos drone en los que voces rebosantes de misticismo, sobrevuelan por apacibles entornos psicotrópicos. Un sutil y narcotizante viaje pseudo-espacial a través de un caleidoscopio adormecedor y mántrico con envolventes efectos líquidos. Un sosiego sólo alterado por momentos de intensidad rítmica con pesados efectos y lánguidas voces. una fuerza y garra que en su parte final se acerca a postulados cercanos al stoner.
El LP será publicado en vinilo verde de 180 gramos, en una edición limitada a 500 unidades el próximo 9 de noviembre.

Disponible aquí:

https://www.sulatron.com/xoshop/liquid-visions-hypnotized-lp-colour.html?fbclid=IwAR17VozZtv0tfwSOBQghDQdmKK0l1zOGbeS2KAD6JWLZcpXb_BQWlINS8I4

FROZEN PLANET…. 1969.- «The Heavy Medicinal Grand Exposition»


a2514450047_16Sexta entrega de los psych-jammers australianos FROZEN PLANET…. 1969. La banda de divertimento de miembros de MOTHERS MARS nos presenta un álbum con solo dos temas en casi una hora de duración del álbum.

Siendo fieles a su tradición como jam-band, presentan un viaje psicotrópico a través de desarrollos interminables, en los que los solos ácidos se van sucediendo con mil efectos envolventes, espaciales y lisérgicos. El esquema de grabar un jam es algo que no todo el mundo llega a apreciar. Hay opiniones de que son aburridas, pero aquí el músico probablemente trate de trasmitir algo, pero si algo grande tiene la música es la magia para que el oyente se haga su propia composición de lugar de lo que está sintiendo que este tipo de desarrollos.

Los casi cuarenta minutos de «THE HEAVY MEDICINAL GRAND EXPOSITION», un disco conceptual sobre el circo de la medicina ambulante, son divididos por la banda en varias partes de cinco minutos como «1.Oddball Sundae» «2.The Juggler (3.Introducing… Oxandra Lanceolata Swords For Hire»  con otras que rondan los diez minutos «4.The Talking Juice yo»  o «6.Never Should Have Left Town With A Whistling Monkey By My Side».

En cualquier caso no es descifrable para el oyente la conexión ni la diferencia entre ellas, o al menos, no lo ha sido para mí. Guitarras oscilando en solos que se suceden y se modulan recordando por momentos el legado hendrixiano, con una batería rocosa, y un bajo que parece seguir su propio camino. Con momentos en los que la nave del planeta congelado surca espacios siderales con completa sobriedad describiendo estados ingravitatorios que nos elevan de lo terrenal. Momentos en los que el pulsante bajo se enmaraña en momentos en los que es complicado como saldrá y que dirección tomará. En esos momentos es otro de los instrumentos el que toma el mando en su propio camino. unos caminos que culmiman en una encrucijada donde todo parece tener sentido. Extraño pero maravilloso al mismo tiempo, generando siempre la tensión donde va a estar el siguiente giro. Al mismo tiempo ofreciendo la posibilidad de que sea el oyente como interpreta su propio viaje.

«Encore, a herbal miracle» se muestra más enérgico y pesado. Caminando por atmósferas espaciales, la intensidad se incrementa. Los solos se afilan mucho más, y el ritmo se acelera en esos universos paralelos por los que nos guían los australianos. con momentos más terrenales de psicodelia humeante y tonos algo más hard, el caleidoscopio sonoro va cambiando de color con un vertiginosos avance.   

«THE HEAVY MEDICINAL GRAND EXPOSITION» puede que sea el trabajo más experimental de los efectuados hasta la fecha, sin olvidar que el objetivo de la banda es ejecutar música sin ataduras, y divirtiéndose haciéndolo, pero, en el mismo dan un paso más hacia adelante en su discografía, con disco complejo pero de muchos kilates.

Algo que no me resisto a comentar es la portada del disco. Probablemente para algunos será maravillosa, pero, personalmente, y como los gustos son libres, a mí me parece horrorosa. Pero dicho ésto, y sin que nadie se enfade, es sólo mi opinión, y además, seguro que  John Debono-Cullen, el autor de la misma, no estaba pensaba en mí cuando la hizo, sino en esos charlatanes de feria que vendían los elixires mágicos que todo lo sanaban hace un par de siglos. Aunque, en otro formato, sigue habiendo muchos de ellos en la actualidad, pero esa es otra historia……

El disco estará disponible en vinilo de dos colores  a través de Head Spin Records y en formato CD y en descarga digital a través de Pepper Shaker Records

https://www.facebook.com/Frozenplanet1969/

https://www.facebook.com/peppershakerrecords/

https://www.facebook.com/HeadSpinRecords/

HOJA MADRE.- «Hoja Madre»

a1443522381_10Desde Perú nos llega la primera producción de HOJA MADRE. Todo una canto a la naturaleza, con una mirada psicodélica y progresiva. Atractivos desarrollos basados en la fuerza de la guitarra de Paul Bracamonte, con suaves y aterciopelados acordes que fusionan naturaleza y música. Ondulando suavemente sobre valles de calma. El trío consigue trasladar al oyente a esos espacios de sosiego en los que la acidez, narcotiza con sutileza.

Con temas como que partiendo de potentes riffs hard-rock con tonos retro van transformándose, para inclinarse a pendientes ácidas en las que la frescura se siente.  Afrodisíacas atmósferas con colorido floral con tallos fuzz que brotan lentamente como es el caso de «Lo santo».

Con momentos en los que el trío se decanta por una jam en a la que dan forma de canción, como es «Trinidad». La guitarra siempre dominando los temas, se guarece tras la fornida batería y un sobrio bajo que parecen contenerse.Efectos varios dan paso a relajantes pasajes que poco a poco van alejándose en el espacio. Un vacío y misterio descrito a través de sus notas. Un tema ácido que ondula floreciendo y marchitándose.

Gruesos ritmos de temas espesos como «Paranoia»,  dotan de misterio y tensión la narración de los peruanos.Una sucesión de solos bien custodiados por un ritmo intenso van armándose vigorosamente.

Nuevamente en esquema de libre composición, «Jam nº 1» nos ofrece melodías evocadoras de espacios naturales, en la que la atractiva guitarra alarga sus riffs hasta el infinito, sobrevolando con sus notas un jardín del edén. Perfumado y bello, pero incisivo a su vez.

El cierre a este primer trabajo de HOJA MADRE lo pone «Into the glad sun», en el que homenajean a dos bandas como GRAND FUNK RAILROAD y CREAM, con la guitarra de Paul aullando entre unos efectos que hacen estragos, en unos riffs que se estiran como chicle. para acabar en territorio CREAM.

Prometedor trabajo que esperamos sea el inicio de una prolífica producción de la banda.

HOJA MADRE son: Paul Bracamonte, (Guitarra), Manuel Bracamonte (Bajo) y Franco Tenorio (Batería). 

https://www.facebook.com/HojaMadre/