YAWNING MAN.- Sala Wurlitzer Ballroom.

Yawning Man026

Dos años habían pasado desde la última vez que pude disfrutar de un directo de los denominados “hijos del desierto”, y desde aquel momento en el marco del Madrid Stoner Fest que se celebró en la Sala Gruta 77, tenía claro que debía de estar presente en su nueva visita.

Al llegar a ese templo de los sonidos alternativos que se ha convertido el Wurli, las sensaciones de que íbamos a tener una gran noche, aparecieron de inmediato. La numerosa gente que se iba arremolinando en los aledaños de la Sala, hacía prever que los californianos no iban a estar desamparados. Valorados como unos de los pioneros de aquellas generator desérticas de hace ya unos cuantos años, YAWNING MAN llegaban con nuevo trabajo debajo del brazo.  Un disco en que el estilo que les catapultó a la popularidad se había transformado de alguna forma. Si siempre fueron la banda menos contundente de aquellos primeros años de nacimiento del desert rock, en la actualidad su apuesta, desde mi humilde opinión se acerca a otros sonidos.


Yawning Man003La entrada a la sala me deparó el rencuentro con Gary Arce, su guitarrista, un tipo afable y simpático que para entenderse, se esfuerza en hablar en un castellano que no practica desde hace años. Intercambiando alguna anécdota y comentaba que estaba encantado de los shows previos que habían dado en los últimos días en la península, lo cual era un buen augurio. 

Poco más tarde de las diez y media de la noche el trío subía al escenario bien acompañado de unas cervezas. Sin preámbulos, y con una austera puesta en escena, los sonidos atmosféricos de la guitarra de Gary comenzaban a inundar la sala. A los pocos minutos, me daba cuenta de aquella máxima que dice: “A veces, menos es MAS!”. Cuando lo que de verdad importa es la música, el resto sobra. Con unos instrumentos ya curtidos en esto de los escenarios, (la cinta aislante cubriendo algún desperfecto era lo normal) los tres músicos, se dedicaban a la suyo, a lo que saben hacer, y muy bien además. Sin interactuar con el público y concentrados en su tarea, Mario Lalli no dejaba de balancear su cuerpo de lado a lado, con su bajo como guía, dejándose las yemas de los dedos en el empeño. Terroríficos riffs y sonidos salían de aquel instrumento. Greg Saenz aporreaba una batería que se veía por momentos eclipsada por la ampulosidad del sonido que Gary Arce extraía de sus guitarras. 

Yawning Man001

Ubicado a un metro escaso de él, me percato de que estaba tocando sin púa, algo que me llamó la atención, al duplicar y triplicar el sonido de su guitarra como si no fuera una sola. Pendiente de ese detalle, pude comprobar que no la usó en ningún momento del show. Fue el momento de preguntarme….. ¿De que tamaño será el callo que tiene el dedo?. La incógnita me la resolvió él mismo al final del show cuando me mostró el pulgar de su mano derecha y el callo que contenía. No podía ser de otra manera!!!. increíble su capacidad para transmitir distintas atmósferas.

Yawning Man010

A lo largo de su show fueron desgranando parte de los temas contenidos en su último disco “The Revolt Against Tired Noises”, en el que su sonido camina por territorios más cercanos al post-rock que al desert-rock.  Si bien, YAWNING MAN fueron la banda instrumental de la corriente que nació en los desiertos californianos, su sonido ha evolucionado, aunque en su show, combinaron a la perfección la sutileza de sus últimos temas, con sonidos más propios de stoner, especialmente gracias a la contundencia del bajo de Mario. Una combinación que fue recibida con gran entusiasmo por los allí presentes. Con una sala con tres cuartos de aforo cubierto, la satisfacción de los presentes, por lo que estábamos escuchando, era más que evidente. El momento álgido llegó con la interpretación de “Catamarán” cuando el show estaba llegando a su fín. Con la cálida voz de Mario haciendo llegar al éxtasis a todos los presentes. y previa ingesta de sendos chupitos de tequila, más varias cervezas para refrescar esa fogosidad que se estaba viviendo en el escenario.

Yawning Man013

 

El show llegaba a su fín con un público que reclamaba más. La hora y pico de show se nos había hecho corta a todos. Retirándose del escenario Gary y Greg y dejando solo a Mario, la cosa pintaba bien. Tendríamos propina. A modo de anécdota, la ausencia solo se debía a problemas urinarios, las cervezas y los tequilas hacían su efecto diurético!!…. Una vez que hubieron evacuado, ambos regresaban al escenario ante el clamor del personal que pudo disfrutar de una nueva embestida atmosférica. 

Es de agradecer que unos músicos curtidos en mil escenarios, sigan ofreciendo actuaciones de ese calibre. La falsa frialdad que demuestran, en realidad es sólo ponerse a hacer los que les gusta, y lo que mejor saben hacer, TOCAR.  

P1110803 (2)

Un nuevo éxito de Red Sun Barcelona, la promotora que hizo posible el concierto, con la colaboración de Nooirax Producciones, siempre al lado de la escena alternativa, aunque en otras ocasiones la respuesta del personal no sea la esperada, ellos, no desfallecen en seguir apoyando la música en directo, al igual que la Sala Wurlitzer. Gracias!

Todas las fotos aquí:

https://www.facebook.com/DenpaFuzz/

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s