Killer Moon – Nocturne en Nebula

killer-moon-nocturne-into-nebula-pink-2lp

Desde aquel TUNNEL VISION de 2013 que me sorprendió gratamente he seguido la pista a esta banda de Chicago. Desde el día 28 de septiembre podemos disfrutar en formato físico de su álbum NOCTURNE INTO NEBULA  via Kozmik Artifacts 

Como dijo el difunto gran Timothy Leary: enciéndete, sintonízate y déjalo caer  Este es el manifiesto de KILLER MOON, expandiendo la conciencia a través de su propia experiencia musical. Empujando los límites de realidad en una visión entre lo que es y lo que no es. Invocando los sentimientos y canalizando como conductores hacia ese abismo entre mundos, convirtiéndose en un faro que nos guía al borde de la realidad. 

Con un sonido que  mezcla la belleza melancólica con la contundencia a través de melodías y arreglos en los que la banda se deja el alma en cada nota de sus temas..
A través de una psicodelia pseudo-espacial en la que una guitarra fuzz supone el combustible que hace que esta Luna Asesina que nos llega desde Illinois, nos lleve en su viaje a través de ese espacio entre lo natural y lo que se escapa a la razón de la mente.
Tras el primer relato (“Temple of son”), “Live fast die young” nos descubre todo el poderío real de la banda. Riffs ácidos desbordantes de fuzz, voces con tonos proto-metal, distorsiones diabólicas, y batería arrolladora y al algún aroma de blues rudo. Seguramente este tema podría definir el estilo de la banda, pero no, KILLER MOON es mucho más. solo tenemos que escuchar “Dazed”, un tema en el que registros vocales evocadores del Jim Morrison más macarra, aparecen entre oscuros e inquietantes pasajes de psicodelia sideral a lo largo de sus catorce minutos. Un tema ácido, corrosivo, que fusiona de alguna forma los legados de Hendrix y Morrison, convirtiéndolos en algo pesado y salvaje después del tránsito humeante por territorios de oscura psicodelia.  

Si las guitarras de Jesse Garza puede ser lo que mas nos llame la atención (aparte de su peculiar registro vocal), la forma de tocar el bajo de Amaris Aviles no se le anda a la zaga.

Otro corte de catorce minutos, “African From space” son un fiel reflejo de lo que digo. Partiendo casi de la recitación, el corte evoluciona gracias a ese bajo que pone orden en los desvaríos de ese omnipresente guitarra hiriente. Un transito desde hipnóticos territorios kraut a espacios desérticos a través de grandes desarrollos instrumentales.

Las voces chamánicas aparecen de las nebulosas en pistas como “Death trip” o “Blind”. Unas brumas salpicadas de una acidez extrema en dos cortes profundos e intensos. Las desgarradores e intensas voces y el derroche de los efectos fuzz se clavan en el alma. Penetrantes lamentos que son modulados con garra en escenarios cercanos a Black Angels.

“Transmitting” se presenta como uno de cortes más frescos con sus melodías mas cercanas a las propuestas de los noventa, dejando un poco de lado esos profundos abismos psicodélicos, pero solo un poco, que conste.

KILLER MOON se mueven como pez en el agua en las calmadas aguas de la psicodelia más apacible. Con suaves pasajes vocales nos arrullan en un canto reconfortante con efluvios bluseros en “Broken blues” o en “As above as below”, en la que encontramos momentos evocadores de los mismísimos Pink Floyd

Una formación que transmite energía positiva iluminándonos con su música en un mundo sombrío, tratando de que nuestras vidas sean más placenteras con discos como  éste NOCTURNE INTO NEBULA.