KEY MACHINE.- “Revival”

a3397314691_161

Banda canadiense formada por  Gabriel (Voz y armónica) Paul (Guitarras) y Jordan (Percusión).

Veinte minutos de blues ácidos hasta las trancas. Temas llenos de tensión vocal, como si de una revisión comptemporánea de algunos clásicos se tratara.

En “Burning the candle at both ends”, sobre una base de blues y a través de atmósferas lisérgicas, KEY MACHINE caminan  entre reverberencias caleidoscópicas, con una conclusión difusa en su ritmo, vislumbrandose ecos zeppelinianos.

Recordándonos los sonidos más ácidos y sosegados de finales de los sesenta. “Oh  mother” se convierte en el tema más destadado del disco. Un plácido y melancólico blues humeante en el que subyacen ecos de Hendrix o de bandas como Trapeze. La belleza a través de un viaje en el tiempo a épocas de cambios musicales y sociales.

KEY MACHINE tiene registros retro rock con sonido vibrante. “Walk the land” se inicia con riffs pegadizos, tensión, y una fuerza que se va oscureciendo hasta internarse en una neblina de la que la banda sale con una instrumentación bien calibrada.  Unas dimensisones sensoriales tras un muro que es traspasado con gran efecacia, con efectos de guitarras distorsionadas.

“Travelin’ son”. trascurre sobre atmósferas oscuras, apacible, gratificante. Un jardín que despierta los sentidos, placentero, y no exento de cierta sensualidad. Manteniendo la tensión y levantando el vuelo guiado por unos coros repetitivos. Calidez vocal, densidad, y sutileza. 

Un gratificante momento de introspección ofrece “REVIVAL”, con  momentos tonificantes y momentos revitalizantes que nos magnetizan con el péndulo del blues balanceandose en todo momento a lo largo de sus cuatro temas. 

 

VUG.-VUG

 a0604658883_101

Publicado el 13 de abril en LP y CD de la mano de Noisolution Records.

VUG es el álbum debut de la banda de hard-rock del mismo nombre, con  sede en Berlín formada  por viejos amigos. Max Raine (guitarra), Philip Hennermann (bajo) y Felix Scholl (guitarra, voz) y por Nick DiSalvo (batería)

Reunido en los sótanos de Neukölln en 2015, VUG desarrolló rápidamente un sonido de rock pesado y melódico que se sentiría como en casa en la capital escandinava del rock de Gotemburgo. La banda ya tenía una historia diversa de punk, stoner rock y doom de sus miembros en el pasadoivo. Sin embargo, su objetivo siempre fue simple y atemporal: hacer música a alto volumen, pasar un buen rato sin tener en cuenta las etiquetas.

El disco fue grabado en directo en Mesanic Music Kreuzberg por Max Körich y masterizado  por Carl Saff.
El primero de los temas, “Lose”, refleja una de las constantes del album. el espíritu de Hendrix revolotea por los temas..
Cortes compactos que guardan una estructura parecida, aunque tengan su propio argumento. partiendo de un espeso hard-rock a través de finos solos de guitarra a modo de liberación con la sensación de quedar exhausto tras romper las cadenas.
Suaves acordes de guitarra introducen “Garden”, el comfort y el sosiego da paso a un riff retro. La voz netamente hendrixiana cabalga en una tensión contenida. todo un “tira y afloja” por la hegemonía entre una guitarra ácida y un ritmo netamente setentero.
La versatilidad de VUG hace que transiten por caminos psico-progresivos con reconfortantes voces y armonías. “Prophecy” es un tema embriagador en el que se vislumbran ecos de bandas como Wishbone Ash en sus acordes y melodías. 
Al margen de los buenos solos de guitarra hay algo que según vas escuchando el disco queda más patente. La importancia del bajo en gran parte de los temas es vital. Si DiSalvo imprime una fuerza descomunal a los temas con sus baquetas, el domino de Felix de las cuatro cuardas es innegable. Solo basta detenerse en “Awaken”. con pinceladas bluseras, con psicodelia. Con aires vintage, el corte tiene una cadencia en la que queda claro quien ostenta el control. Esto no impide buenos solos de guitarra.
Con un extasiante comienzo, “Poseidon” está lleno de dulzura. Un ritmo marcado por ese bajo subyacente y esa batería que ordena la subida de tono del tema. Como si de una reencarnación de Hendrix (en la voces) en un stoner del siglo heredero de los pioneros del proto-metal de los setenta.
Insisto en los registros vocales del mago de Seattle,  esta vez en versión germana. “White room” vive de las distorsiones y efectos  a un ritmo acelerado y frenético.
Cierra el album, el tema que da nombre al mismo y al propio grupo. “Vug”. Con apariencia de blues psicodélico nos encontramos un caleidoscopio burbujeante en el que existen grandes desarrollos instrumentales. Ritmos setenteros que suben y bajan, llenos de matices. Algún coro con falsete nos sorprende en la lejanía.
Un completo trabajo en el que se reflejan las inquietudes de la banda. Una vocación de hacer música como divertimento. Siempre dije que cuando un músico disfruta, ese goce lo transmite al oyente. Creo que aquí tenemos el ejemplo. Sin grandes pretensiones, los temas van a merced de las olas, aguantando las embestidas, y disfrutando de su sosiego. Como si una travesía desde la cresta más incipiente hasta la fina playa de arena más solitaria. 
Disco recomendable para los amantes de los sonidos 70’s.
 

WITCH HAZEL.-“Otherworldly”

a1724174948_161

Publicado el pasado 30 de marzo, WITCH HAZEL, la nueva entrega de la banda formada por Nate Tyson (voces), Andy Craven (guitarra) Seibert Lowe (bajo) y Nicholas Zinn (batería), acompañados para la ocasión por Ian Taraschi (saxofón), Jesse Barki (trombón), Nicole Migliore (trompeta), Ben Roth (flauta), Mike Kiker (órgano, piano, piano eléctrico, sintetizador, mellotron, Matt Suter y Rachel Robison (coros). Grabado de mayo a noviembre de 2017 en Kaleidoscope Studios en Lancaster, y masterizado por Jon Smith.

Una mezcla de sonidos Sabbath, ecos ochenteros, proto-metal todo bajo un prisma de rock clásico con tendencias ocultistas.

“Ghost & the fly” abre con un stoner de tintes vintage, con potentes y efectivos riffs que mutan entre el hard más clásico con estética heavy. Un incesante órgano en segundo plano sirve de telón para los ejercicios de la guitarra.

La influencia de banda como Pentagram se refleja en algunos de los temas del disco. “Otherworldly”, decae en pantanosos terrenos psych cuando transitaba por territorios más propios del hard & heavy. WITCH HAZEL sale del fango con riffs retro. 

La banda se atreve por ecos del rock más clásico, usando cánones tradicionales del soft rock ochentero, rozando territorios progresivos en “Midnight Mist”. un tema que no está exento de tensión.

En cortes como “Meat for the beast”,  o “Bled Dry” encontramos de nuevo los tonos Sabbath, sobre estructuras de rock clásico, riffs repetitivos en el primero, y más clásicos en el segundo.

Otro tema de clásico rock añejo es “Driving for a living”. Un tema con ritmo divertido y coros en la línea heavy de los ochenta, en el que no faltan los momentos oscuros, fundamentalmente en las voces y coros, así como esencia retro.

El lado más oscuro aparece en “Zombie flower bloom”. Tintes ocultistas, cadente, diabólico. Un corte denso y difuso a la vez.

La versatilidad de WITCH HAZEL, hace que los de Pensilvania efectuen incursiones blues-rock. El tema que cierra  “OTHERWORLDLY” bien podría servirnos de resumen de su capacidad musical. “Devastator” transcurre sobre once minutos en los que logran conjugar todos esos estilos e influencias. Hard, heavy, blues, stoner, progresivo, psicodelia. Una gran combinación en la que incluyen instrumentos de viento.

https://www.facebook.com/witchhazelyork/

SWEET TOOTH.-“Singles”

a2435294200_16

Como anticipo de lo que será su primer trabajo, la banda canadiense compuesta por Bödean (voces), Thomy (guitarra), Patrick (bajo) y Laprade (batería) libera en su página de Bandcamp tres tema que formarán parte del album que publicarán en el mes de junio.

Rock clásico con mucha frescura, grandes registros vocales y coros en una espiral de riffs asesinos. La tensión y el color contenidos en “All over again” retoma ecos del siglo XX, haciéndolo un tema vibrante.

“Have you no love? se viste de flores para  un ejercicio en el que el funky, el blues y el soul rock están presentes. Bajo una apariencia de hard rock es todo un coctel en el que cayeron unas gotitas zeppelinianas.

El boogie rock, no podía faltar en la mezcla. Así “She don’t now” consigue que nuestros cuerpos se agiten al son de sus ritmos blues-rock, con altas dosis de boogie.

Estamos ante un nuevo descubrimiento de una banda, esta vez desde Canada, a la que debemos de estar atentos. 

 

https://www.facebook.com/SweetToothQC/

 

 

 

BIGDAY BREAKER “THE TIP”

a4263906211_16

La formación barcelonesa nos acaba de sorprender con nuevo material casi 10 años después de la publicación de su brillante “STOP TALKIN’ABOUT THE WEATHER”.

Al parecer, se trata de cuatro temas que la banda tenía compuestos hace tiempo y que hacen que “THE TIP” se convierta en  todo un viaje al rock clásico de los setenta.

“Half pier” suena de LED ZEPPELIN por los cuatro costado, especialmente en los registros vocales. Esto no significa que estemos ante un clon de los ingleses. Tonos de guitarra sureña se intercalan en una composición con gancho y  sutileza a la vez. El desgarro de su vocalista le imprime una especial fuerza al tema.

Los primeros acordes de “Realize” silban  como si se tratara de un tema incluido en alguno de los discos de ERIC CLAPTON de mediados de los 70’s. El regusto sureño, mezclado con notas caribeñas y el toque que le da el órgano le dotan de una frescura especial. Medios tiempos  salpicados de sobresalientes punteos de guitarra.

Evidentemente, como comprobamos hace años en su primer trabajo estamos ante una de las bandas que su hábitat natural está ubicado en otros tiempos musicales.

Los matices bluseros imprescindibles en aquellos maravillosos setenta, no faltan en “I am mob”. Un blues-rock lleno de fuerza y sentimiento en el que la guitarra fuzz camina por la psicodelia dándole colorido al corte.

El tema que cierra “THE TIP”, “Gypsy woman”, parte de acordes de guitara española, para internarse nuevamente en territorios blues-rock con ecos de los ingleses FREE.

La combinación entre el hard-rock más vintage, el blues-rock y la psicodelia hace de “Gypsy Woman” el tema más notable del disco. Siete minutos y medio de goce total que se concluyen nuevamente con acordes de guitarra española para cerrar el círculo.

Amblar Studio realizó un magnífico trabajo de grabación, mezcla y masterización,

https://www.facebook.com/Bigday-Breaker-191654237700/